Histórico
14 diciembre 2011Francisco Ortí

Barcelona: Pedro, el distinto matiz de un mismo rol

El punto desde el que se mire un mismo objeto, situación o actuación cambia inevitablemente su percepción. Uno no gana si otro no pierde, cuando uno cobra es porque alguien paga y para ser el primero otro tiene que ser el último. Son acciones únicas, pero con distintas interpretaciones. Su lectura depende del punto de vista desde el que se analice. Pedro Rodríguez serviría como paradigma de estas ‘ilusiones óptimas’ que juzgan una misma realidad de manera muy distinta en función del contexto que la enmarca. El distinto matiz de un mismo rol.

El Mundial de Clubes 2011, que el Barcelona está disputando en Tokio durante estos días, se presenta como la excusa perfecta para analizar la evolución del rol del jugador canario. El Pedrito del 2009 y el Pedro del 2011 apenas presentan diferencias en cuestión de minutos o  importancia dentro de la dinámica del Barcelona. El rol no ha cambiado, el matiz, sin embargo, es opuesto. Si en 2009 el canario representaba la figura de un jugador prometedor, un producto ilusionante de la cantera del Barcelona. El Pedro actual es jugador valorado, por supuesto, pero su importancia en la plantilla no supera la de un actor secundario al que no se le podría atribuir la condición de titular indiscutible.

La diferencia entre una situación y otra está, insistiendo en la idea, únicamente en el contexto. En 2009 Pedro no era Pedro. Era Pedrito. El canario había disputado partidos sueltos con el primer equipo del Barcelona, y su mayor logró fue saltar al césped de Roma en la final de Champions a los 92 minutos. Sin embargo, durante el curso 2009-2010 se confirmaría como un jugador importante dentro de los planes de Pep Guardiola, quien cumplía su segunda temporada al frente del banquillo azulgrana. Pegado a la banda derecha sorprendió por la frescura de su juego y por no acusar el salto de Segunda División B a Primera, convirtiéndose en el nombre propio de la temporada, incluso por delante de Zlatan Ibrahimovic, quien estaba predestinado a ser la gran novedad en los planes de Guardiola.

Pedrito logró discutir el protagonismo del delantero sueco e incluso se puede decir que le arrebató el sitio en las alineaciones del Barcelona. Aunque no ocupen la misma ubicación sobre el terreno de juego la progresión del canario terminó de enterrar la poca confiaba que le quedaba a Guardiola con Ibrahimovic. Pedrito supo aprovechar sus minutos, tanto cuando jugaba como titular como cuando aparecía desde el banquillo y asumió la costumbre de marcar en los momentos más oportunos y en todos los escenarios. Gracias a esto, pasó a la historia por marcar en todas las competiciones: Liga, Copa, Copa de Europa, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

Dos años después, Pedrito ha dejado paso a Pedro. El canterano que marcaba en todos los torneos es ahora un jugador cotizado, con un curriculum envidiable, dos veces campeón de la Copa de Europa y ha ganado un Mundial. Sin embargo, su situación en la plantilla no es tan diferente, y eso que han abandonado el club sus rivales en el ataque. Ibrahimovic no está, pero ha llegado Alexis Sánchez, quien, pese a las lesiones, parece establecerse en la banda derecha, mientras que Isaac Cuenca es quien interpreta ahora el papel de canterano emergente. Pedro, por su parte, continúa siendo un jugador eficaz, que rinde independientemente del minuto en el que arranque su participación en el partido, pero su contexto ha cambiado y, por lo tanto, también el matiz desde el que juzgar sus números.

Centrándonos en las estadísticas de Liga, Pedro ha disputado once partidos, siete de ellos como titular y cuatro saliendo desde el banquillo, lo que conforma un bagaje que podría sonar insuficiente para todo un campeón del mundo. Su rol en el Barcelona es el mismo que el de hace dos temporadas. Su realidad, muy diferente. Cuestión de matices. El gol que le convirtió en historia lo logró en la final del Mundial de Clubes 2009 frente al Estudiantes de La Plata. Dos años después el canario, vuelve a la competición que le encumbró para reivindicarse de nuevo. Pedro tendrá la oportunidad de volver a brillar, aunque eso dependerá, como siempre, del punto desde el que se mire.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche