Histórico
26 noviembre 2011Daniel Cana

Liga: No habrá derby si uno no quiere

Santiago Bernabeu - RealMadrid-Atletico

Resulta difícil analizar el derby madrileño desde la estadística. Más de diez años desde la última victoria rojiblanca, que ni siquiera pudo ser dignamente disfrutada ya que meses después el Atlético descendía a Segunda División pese a contar con jugadores como Hasselbaink o Valerón, Solari o Molina, es un período de tiempo demasiado largo para poder establecer relaciones de causa y efecto entre partidos anteriores. Las temporadas se suceden sin que el Atlético sea capaz de encontrar casi nunca el modo de resistir más de veinte o treinta minutos. Ni siquiera con el Kun Agüero, cuyas actuaciones contra el Real Madrid fueron muy destacadas, lograron los colchoneros saborear al menos un triunfo. El pasado y el presente, que señala sin disimulo al Atleti como el peor equipo a domicilio en toda Europa, grupos de Segunda B incluidos, tampoco permiten por tanto recurrir al aspecto anímico para equilibrar las fuerzas.

Respecto a lo futbolístico, lo que debería predominar al fin y al cabo, el panorama no es mucho mejor. La confirmada baja de Falcao, fichaje referente del Atlético esta temporada, parece haber convencido a Gregorio Manzano de que lo más sensato es defenderse con orden y dejar la ambición para días mejores. Frases como “si no es posible ganar vamos a intentar no perder, si nos ganan…” siempre en condicional negativo, no muestran audacia, precisamente.

La temporada del Atlético no será un éxito o un fracaso por los tres puntos del Bernabéu, pero ganarle al eterno rival sí que podría suponer un estímulo que le rescate de la actual mediocridad y le impulse para el resto del curso. Manzano anuncia que no repetirá el (presunto) planteamiento ofensivo del Camp Nou y que desea un encuentro “cerrado y largo” sin errores defensivos. Lamentablemente para él, son sus defensas y centrocampistas quienes deberán capear con los futbolistas del Madrid.

Mourinho dice que se conforma con un 2-1 ó un 1-0, pero al tiempo es muy posible que ordene esa presión alta y ese vértigo incontenible que si ya actualmente castiga a la mayoría de los equipos con los que se enfrenta, imagínense qué no hará ante rivales deprimidos y temerosos. El Madrid recupera a Di María antes de lo previsto (era duda para el clásico ante el FC Barcelona) y a Marcelo, y volverá a estar dirigido por Xabi Alonso y sus cuatro tarjetas.

En condiciones normales, al partido solo le queda evitar la negación de esas ciertas dosis de imprevisibilidad que siempre flotan alrededor de un duelo entre vecinos, por grande que se la diferencia futbolística entre ambos, que lo es.  Puede que el Atlético no pueda competir hoy día de tú a tú con el Madrid, pero desde luego sí debe ser capaz de salir del guión que le condena sin jugar. No todas las derrotas son iguales.

También te interesa: Derbys del Mundo: Madrid, un derby centenario

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche