Histórico
28 noviembre 2011Daniel Cana

Liga: ¿Cambio de escenario?

Messi - Getafe-Barcelona

Quizá la derrota del Barcelona en Getafe fuera inesperada, más aún con el buen inicio del partido, pero ya en Granada o Gijón, incluso en Donosti, el equipo no resolvió con demasiada contundencia  y la derrota, como sabemos, solo está a un gol de distancia. Aún así, el resultado del Coliseum debería barrer de lugares comunes el escenario del  inminente clásico del 10 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu, para convertirlo en una batalla futbolística con variables más concretas y cuantificables en juego.

Obviando el partido adelantado contra el Rayo Vallecano, y a la espera de la próxima jornada, el Barcelona visitará el feudo madridista obligado a no perder. Nunca, desde que Guardiola ocupa su banquillo, salió derrotado el grupo azulgrana de Chamartín; ni en las tres visitas precedentes en Liga, ni en la Supercopa, ni en la Liga de Campeones. En alguno de aquellos partidos, sobre todo en las dos primeras temporadas, el panorama podría equipararse al actual respecto a la necesidad de supervivencia. En equipos como éstos, sobrevivir es ganar el título, por supuesto. El Barça debió ganar aquellas veces en el lugar más difícil para asegurarse el Campeonato frente a la pujanza de moral inquebrantable siempre exhibida por su rival.

Esta vez, la ida liguera no es en Barcelona sino en Madrid, pero el conjunto barcelonista ya sabe que perder supone ceder una desventaja de nueve puntos; tres partidos no son barrera una insuperable y menos en el mes de diciembre pero sí el comienzo de un camino cuanto menos perturbador para afrontar más de la mitad de la temporada. Mientras tanto, el Madrid, con seis puntos de margen y el apetitoso premio de tres más, se enfrenta a la disyuntiva de cómo plantear el partido. El sábado, el Atlético, pese a su habitual empeño autodestructivo, le hizo daño en la primera mitad, y seguro que Mourinho tomó buena nota. El entrenador portugués, intervencionista como Guardiola, tendrá que optar por la presión alta o por el repliegue más atrasado.

La temporada pasada varió casi con cada enfrentamiento entre ambos, pero en ésta su envidiable posición clasificatoria se explica en gran medida por la ambición, por los galones definitivamente concedidos a Xabi Alonso como lanzador del engranaje por encima de algunas individualidades y por ese comportamiento real de equipo grande. Continuar por ahí o no ver con malos ojos un empate, he aquí una de las cuestiones que se mostrarán en el tablero táctico. Apasionante.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche