Histórico
17 noviembre 2011Francisco Ortí

Italia, Rizziconi y la ‘Ndrangheta’

Desde que Gennaro Gattuso comunicó que sufría graves problemas de vista se escondió del mundo. Apenas se aleja de su domicilio, desapareció de los entrenamientos del Milan y, por supuesto, también de las convocatorias de la selección de Italia. Sin embargo, esta semana ha vuelto a aparecer para luchar por una causa mayor: ayudar para erradicar la mafia. Le ha plantado cara a la ‘Ndrangheta, la organización criminal que ha infectado Calabria, región del sur de Italia de la que es natural el mediocentro rossonero, y lo ha hecho en Rizziconi acompañado por todos sus compañeros de la selección italiana y el técnico Cesare Prandelli.

En un acto cargado de simbolismo los jugadores de la Nazionale, acompañados de un icono de la región como Rhino, se ejercitaron sobre el césped artificial del campo maldito de Rizziconi, un terreno vedado por la mafia calabresa. El campo de Calcetto (una versión de fútbol en la que compiten cinco contra cinco) está construido sobre un terreno que pertenecía a la ‘Ndrina Crea, una de las familias mafiosas más importantes del sur de Italia, liderada por el capo Teodoro Crea, y los vecinos de Rizziconi se niegan a utilizarlo por temor a que se produzcan represalias. La polémica arranca en 2006, cuando Teodoro Crea fue detenido y le expropiaron numerosas posesiones.

Una de ellas fue un terreno de 3,7 hectáreas que ‘Il Toro’ Crea quería transformar en un vertedero, aprovechando que ya controlaba -de manera ilegal- la gestión de basuras de Rizziconi. Tras la sentencia del Tribunal Supremo y 105.000 euros de inversión, lo que estaba destinado a ser un almacén de desperdicios se transformó en una coqueta instalación deportiva con la que incentivar a los jóvenes a alejarse de las actividades ilegales y practicar deporte. Sin embargo, nadie se atrevió a utilizarla. Los sicarios de Crea se encargaron de ello e inspeccionaban periódicamente la zona para asegurarse de que nadie disfrutaba de un terreno que consideraban suyo.

Cada cierto tiempo, además, varios encapuchados se acercaban a la zona para destruir todo lo que se pusiera por delante. En 2007 el campo fue inaugurado por segunda vez y volvió a ser destrozado de manera ‘anónima’. “Esta es la tercera vez que lo inauguramos”, comenta el emocionado obispo Luigi Ciotti, uno de los líderes locales de la lucha contra la mafia y precursor de la visita de la selección Azzurri a la zona. El clérigo, con la ayuda de otro valiente como Renato Naso, quien creó una escuela de fútbol para utilizar el campo, han logrado propinar esta “patada a la ‘Ndrangheta” con la presencia de los internacionales italianos.

La jornada fue una fiesta, un grito de liberación de los poco más de 7.000 habitantes de Rizziconi, pero son conscientes de que solo se trata del primer paso de una larga batalla contra la mafia que todavía tienen por delante. “Nos vamos emocionados y enriquecidos, pero no queremos que piensen que hemos estado un día y nos olvidaremos del problema. No es así. No debe ser así. No les podemos dejar solos”, aseguró el técnico transalpino Cesare Prandelli, quien, junto a sus jugadores, se ha sumado de manera incuestionable a la causa de Rizziconi y promete continuar colaborando de manera activa.

Las condiciones en las que Italia se ejercitó en Rizziconi prueban que la guerra se continúa librando. Estuvieron siempre acompañando por niños que les idolatraban, políticos y una amplia representación del pueblo, pero también escoltados por fuertes medidas de seguridad y con un helicoptero sobrevolando constantemente la zona. Ni en un día de fiesta como el de la visita de la selección italiana Rizziconi puede dormir en paz. La amenaza es constante con un gobierno peligrosamente permeable para la mafia y en las calles de Rizziconi se escucha que durante los últimos días se ha visto el lujoso coche de Teodoro Crea merodeando por la zona. El pasado martes Italia se enfrentó a Uruguay, Rizzoconi tiene un partido más importante. Su guerra no ha hecho más que comenzar, pero no está dispuesta a volver a perder. Esta vez no.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche