Histórico
27 noviembre 2011Jesús Camacho

Granada: Carlos Martins, por el camino de la solidaridad

Carlos MartinsUna vez más por el camino de la solidaridad el suelo se agrieta a nuestros pies. Hoy los tropos literarios están ausentes, hoy las musas del recuerdo se muestran huidizas sobre el papel, hoy la poesía se siente perdida, hoy los renglones son torcidos al contemplar a aquellos poderosos que viajan por las autopistas ignorando las carreteras secundarias por las que circula la solidaridad. El fútbol se estremece muy de cuando en cuando, pero en los momentos en los que lo hace logra captar la atención de millones de personas, haciendo un trabajo social con un calado tan trascendente, que ni mil campañas publicitarias. Por ello estas sencillas líneas que brotan de mi corazón, ni pretenden, ni aspiran, en convertirse en una loa gratuita sino todo lo contario, pues en mi opinión el fútbol, los medios, y en especial sus dirigentes y jugadores, deberían involucrarse mucho más en aquellos temas sociales que nos afectan en nuestra vida diaria.

Y digo todo esto porque me parece muy bien que se sensibilice a la gente cuando un futbolista sufre la lacra de alguna de las duras enfermedades que nos rodean y afectan a nivel personal. Me parece muy acertado que la gente conozca que los futbolistas son personas y como tales están sujetos a las leyes no escritas de la humanidad, por tanto de la mundanidad, pero creo que nos equivocamos cuando esperamos a que Puerta pierda la vida en el Sánchez Pizjuán, Jarque deje sus sueños pericos en un hotel de concentración, Miguel García juegue el partido de su vida en el césped de El Helmantico, Abidal y Miki Roqué batallen contra el cáncer o el hijo de Carlos Martins necesite una médula, para volcarnos con historias anónimas que salpican las familias de todos y cada uno de nosotros. Y aunque existen honrosas excepciones, que todos tenemos en nuestra mente, creo injusto que un mundo en el que tanto dinero se mueve y tantas horas de televisión acapara y protagoniza, no encuentre segundos de oro en los que solidarizarse con los problemas de nuestra sociedad.

Ya va siendo hora de que la desgracia no pinte nuestros recuerdos de partidos homenajes, que están muy bien, pero que no valen esos minutos de oro en los que el fútbol se muestra como una ventana al mundo. Una ventana de concienciación social que debería funcionar de forma constante y dejar en ocasiones en un segundo plano a la marca publicitaria estrella. Soy consciente de que todo esto puede que os suene a uno de aquellos discursos utópicos de Tomás Moro, pero creo que ha llegado el momento de dejar de apoyarse en desgracias propias para percatarse de que la vida tiene mucho más valor que todo lo que hacen y por tanto deberían luchar por ella dedicando más minutos a todos nosotros. Pues nosotros que entregamos toda la ilusión por unos colores, como ellos batallamos con la lacra de la enfermedad en el seno de todas y cada una de nuestras familias.

Y como dije en un artículo que hice sobre Messi noventa minutos no bastan, queremos más. Queremos más futbolistas, dirigentes y entrenadores, concienciados e implicados, en nuestros problemas sociales. Una visita a un hospital resulta muy visual y bonita pero no es suficiente, hay segundos de oro en el fútbol y la televisión, en los que por ejemplo la AECC debería tener su merecido protagonismo. Por todo ello desde estas líneas apoyo al máximo a Carlos Martins, a su hijo, y aplaudo el bonito gesto de Cristiano y sus compañeros, pero reivindico la implicación del mundo del fútbol en nuestros problemas cotidianos. Por ejemplo necesitamos ver a Messi, entre quimera y quimera, pidiendo donaciones de sangre además de promocionar botas, necesitamos ver a Cristiano expresar su apoyo y alineación con la AECC además de promocionar bancos, necesitamos que los dirigentes se percaten de que el altavoz del fútbol es uno de los vehículos más eficaces para llegar a la concienciación social en el tema de las donaciones. Y así una larga e interminable lista de necesidades sociales que reivindican segundos en el minutero de oro de este monetariamente ostentoso deporte.

Y es que una vez más hemos tenido que aguardar a la aparición de una triste noticia para que el fútbol reaccione y responda con la grandeza con la que lo ha hecho en el caso Martins, pero en mi opinión la solidaridad social del fútbol sigue quedando muy lejana a lo que realmente debería ser. Ha sido un hecho muy bonito, idéntico al que hacen muchos compañeros en el anonimato pero seguimos queriendo y solicitando mucho más. El fútbol nunca debe esperar a una desgracia para mostrar su solidaridad, pues jamás vi escaparate igual, jamás vi semejantes segundos de oro y jamás vi mayor oportunidad de cambiar un poco nuestro mundo a través del rodar de una pelota. Algo de lo que no duda una leyenda como Mandela y, que siempre tuvo muy claro Mahatma Gandhi, cuando se acercó al fútbol a través del Passive Resisters Soccer Club para transmitir su mensaje por el camino de la solidaridad, igualdad y paz.

También te interesa: Granada, la noche de los 35 años

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche