Histórico
21 octubre 2011Ariel Judas

MLS: De la temporada regular a los play-offs

En medio de una mediáticamente devaluada World Series y de un frustrado inicio de la temporada de la NBA, el fútbol  intenta sacar provecho de los espacios que todavía no han sido deglutidos por la inagotable atracción que la NFL -la auténtica liga nacional de este país- ejerce en el universo deportivo de los Estados Unidos. En ese escenario, la Major League Soccer tiene todo embalado y a punto para dar comienzo a la definición de la temporada 2011. De entre la decena de equipos que llegarán a los play-offs surgirá el nuevo campeón de un torneo que -dentro de una sociedad diversa como pocas en el planeta- parece por momentos vivir en una auténtica realidad paralela. Todavía ignorada y menospreciada por buena parte del mainstream norteamericano, la MLS persiste con la tozudez de los pioneros. Y es capaz de encontrar razones para creer en algunas noticias que asombran, como los récords de espectadores obtenidos este año por algunos de sus integrantes.

Con un partido por delante para poner punto final a la temporada regular 2011, un puñado de los 18 equipos participantes en la Major League Soccer ya están técnicamente fuera de combate. Uno de los rookies de este año -Vancouver Whitecaps FC-, y cinco franquicias consolidadas dentro de esta todavía joven competición, como Chivas USA, San Jose Earthquakes, Toronto FC, New England Revolution y D.C. United. Apenas por encima de la línea roja están dos pesos pesados de la Conferencia Este -Chicago Fire y New York Red Bulls- y otro de los novatos, Portland Timbers.

A la incuestionable superioridad de los clubes del Oeste, que torneo tras torneo se hace más patente, los representantes de la región atlántica prácticamente no han ofrecido resistencia este año. La excepción a la regla es Philadelphia Union, un plantel que todavía huele a nuevo y que cuenta con opciones de ganar la Conferencia en su partido de este jueves. Su rival será el equipo que tenía todos los boletos para ser la perla del Este y de toda la liga, y que hoy está muy próximo a ser catalogado como la gran decepción del campeonato. Más allá de que consiga la clasificación a la postemporada, New York Red Bulls no podrá dormir tranquilo durante varias semanas. En lo que a ambos lados del río Hudson es considerado como un fracaso bastante rotundo, la franquicia de la bebida energética terminará las 34 jornadas de la fase regular a más de 20 puntos de distancia del líder de la clasificación general.

Sobre el papel los Red Bulls han hecho las cosas bastante bien. Ningún equipo de la MLS habría rechazado la posibilidad de contratar a Thierry Henry o Rafa Márquez, dos jugadores con capacidad de ser determinantes en la competición. Pocas directivas norteamericanas cuestionarían la llegada de un técnico con una interesante trayectoria en Europa, como Hans Backe. Y definitivamente a nadie en esta parte del planeta le sobran jugadores de la talla de Juan Agudelo o Dax McCarty, más que probables exports del fútbol estadounidense en el futuro próximo. Además, la empresa propietaria del club ha construido un estadio modélico en el corazón de uno de los mercados futboleros más potentes del país, y ha comenzado a crear una cultura de cantera inédita en esta sociedad. Sin embargo, NYRB no consigue jugar bien o demostrar superioridad sobre sus rivales, y tampoco termina de conectar con la afición local a gran escala.

En el otro extremo del mapa -en sentido literal y figurado- está Los Angeles Galaxy. Siempre candidato al título, el cuadro entrenado por Bruce Arena ha conseguido hace semanas su pase a los play-offs, además del Supporters’ Shield, el reconocimiento al mejor equipo de la temporada regular. Los Galácticos comenzaron la temporada con Landon Donovan, David Beckham y Juan Pablo Ángel como grandes reclamos y figuras mediáticas, y terminarán el año con el irlandés Robbie Keane en reemplazo del colombiano, quien pasó a Chivas USA. En una liga en el que el máximo anotador lleva de momento 16 goles, Donovan se apunta con 12 tantos en el ranking de artilleros. Beckham -por su parte- comparte a día de hoy la primera posición en la estadística de asistencias. Que dos de sus tres jugadores designados hayan respondido de esa manera a lo largo de la extensa y extenuante carrera por la corona en su Conferencia no ha hecho más que validar las apuestas que desde el pasado mes de diciembre ponían a la franquicia angelina como uno de los tres máximos candidatos a alzar la MLS Cup en la final del Home Depot Center.

Las dos grandes competiciones locales de América del Norte -la Major League Soccer y la primera división de México- definen a sus campeones a través de una liguilla final. Los recientes ganadores a uno y otro lado de la frontera, sin embargo, no han sido los mejores equipos de cada temporada regular. Tanto en la tierra de mayas y aztecas como en el país de Uncle Sam los máximos candidatos se han quedado en el camino al llegar a la postemporada. Ni Colorado Rapids, ni Real Salt Lake (que se adjudicaron los títulos de 2010 y 2009, respectivamente) estaban en las apuestas de los especialistas en el preámbulo de las dos últimas ediciones de la MLS.

De acuerdo con el reglamento vigente, los tres primeros clasificados en el Este y en el Oeste acceden directamente a las Semifinales de Conferencia, la primera ronda de los play-offs. El cuadro de participantes en la postemporada se completa con los cuatro equipos que consigan la mayor cantidad de puntos en la temporada regular y que no hayan finalizado dentro de las tres primeras posiciones en sus respectivas conferencias; a ellos les corresponderá jugar un emparejamiento previo que llevará a sus ganadores a las mencionadas semifinales. A falta de la disputa de la última jornada de la fase previa, nueve de los diez cupos de la liguilla final ya tienen dueño.

En el Este, Sporting Kansas City, Philadelphia Union y Columbus Crew son a día de hoy los tres primeros clasificados, aunque el orden final y su acceso directo a la lucha por el título podrían verse alterados por los resultados de la última jornada. En el Oeste, las cosas son bastante más claras. Los Angeles Galaxy y Seattle Sounders FC serán primero y segundo, respectivamente. El tercer lugar todavía está en disputa entre los equipos de Real Salt Lake y FC Dallas. Tres de los cuatro boletos correspondientes a las wild cards que dan acceso a la fase previa también ya tienen dueño. Antes de que de comienzo la última jornada los clasificados son Dallas, Colorado Rapids y Houston Dynamo. Los resultados de los partidos de la fecha final de la temporada regular podrían colocar a alguna o a todas estas franquicias dentro del grupo de los tres líderes de sus respectivas Conferencias, pero como mínimo tienen asegurado su lugar como comodines en los play-offs.

El cuarto wild card surgirá del trío formado por New York Red Bulls, Portland Timbers y Chicago Fire. El equipo de la Gran Manzana depende de sí mismo, y se juega su pase a la liguilla final esta noche, en el partido que disputará en su estadio de Harrison frente a Philadelphia Union (acabó 1-0). Portland y Chicago tendrán que esperar una derrota de NYRB y luego definir sus chances en los encuentros del sábado frente a Real Salt Lake y Columbus Crew, respectivamente.

No es sencillo resumir en pocas líneas lo que ha pasado a lo largo de todo un año en una competición compleja como la Major League Soccer. Tampoco es fácil avanzar en pocas palabras un simple pronóstico sobre lo que puede pasar a partir del domingo, cuando comience la postemporada. Que esta entrada sirva de preámbulo, entonces, a un análisis más profundo de los diez finalistas que podremos realizar una vez se hayan disputado los encuentros de la jornada 34, que comienza en apenas unas horas.

También te interesa: Juan Agudelo, futuro yankee

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche