Histórico
27 octubre 2011Francisco Ortí

Milan: El ojo que quiere derrotar a Gattuso

Directo y al grano, como lo ha hecho siempre. “No puedo jugar al fútbol y no sé cuando podré volver a hacerlo”, confesó Gennaro Gattuso, santo y seña del AC Milan, en rueda de prensa. Su carrera pende de un hilo. Concretamente de un nervio. El centrocampista italiano, de 33 años, sufre un problema en el sexto nervio craneal del ojo izquierdo que le impide ver con normalidad y, por lo tanto, jugar al fútbol. Aunque la peor noticia es que no se sabe cuando podrá volver a hacerlo. Gattuso encadena 45 días alejado de los terrenos de juego y los médicos le han diagnosticado que deberá esperar al menos cuatro meses más para que su ojo izquierdo vuelva a funcionar correctamente.

El drama comenzó pocos días antes del Milan-Lazio del pasado 9 de septiembre. Gattuso le comunicó a los servicios médicos del club rossonero que sufría problemas de visión y veía luces donde no las había. Los galenos le desaconsejaron jugar, pero el jugador no les hizo ni caso. “Me enfadé cuando me dijeron que no jugara. No les hice caso, pero a los 20 minutos del partido me di cuenta de que me había equivocado -confesó el italiano- Cuando intenté dar un pase veía a cuatro Ibrahimovics en distintas posiciones y en la siguiente jugada choqué con Nesta porque no le vi. Pensé que si no era capaz de ver a un compañero es que me pasaba algo grave“.

Tenía razón. Las numerosas pruebas médicas a las que se ha sometido Gattuso han descartado que sufra un tumor, pero el diagnóstico fue igualmente doloroso: parálisis del sexto nervio craneal. Su ojo izquierdo ha dejado de funcionar. Gattuso no puede leer, ni ver la tele, ni conducir ni jugar al fútbol. “Me duele no poder llevar a mis hijas al colegio“, confiesa el futbolista de 33 años. Lo que no ha dejado de hacer es correr. Gattuso siempre corre, como en cada partido, como en cada entrenamiento. Correr ha sido su seña de identidad durante toda su carrera y ahora se ha convertido en su principal punto de apoyo. “Correr me ayuda a olvidarme del problema“, reconoce el italiano.

Los médicos le han impuesto un plan de recuperación que incluye inyecciones de botox dos veces al mes y ejercicios oculares. A ese plan, Gattuso ha añadido un ingrediente extra. Correr veinte kilómetros al día. Eso sí, siempre en la cinta y en un entorno cerrado, para evitar accidentes innecesarios por no ver un árbol o un transeúnte. El italiano no quiere perder su prodigiosa condición física, ni tampoco su otra gran virtud: su capacidad de liderazgo. Por eso acude a diario a Milanello para hablar con los jugadores de la plantilla rossonera y aconsejar a los más jóvenes. Quiere continuar siendo el alma del Milan.

Por el momento, la recuperación avanza por buen camino, o eso dice él. “Estoy mejorando. Antes veía triple, ahora solo veo doble“, bromea Gattuso. Los médicos le han dado un plazo de cuatro meses para estudiar la evolución de su ojo izquierdo y dictaminar con mayor exactitud el tiempo de recuperación. “El pronóstico no es acotado. Tenemos que evaluar la evolución de la situación, que de forma espontánea podría volver a la normalidad“, explica Rodolfo Tavana, jefe de los servicios médicos del Milan.

Después de haber ganado un Mundial y dos Copas de Europa y otros muchos títulos tanto en Italia como en Europa, Gennaro Gattuso afronta ahora la gran pelea de su carrera y es contra su propio ojo izquierdo. Sólo Gattuso podría vencer a Gattuso, aunque si alguien piensa que esto podría retirarle está muy equivocado: “Hace falta mucho más para acabar conmigo“. Gattuso promete volver y es un hombre de palabra.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche