Histórico
13 octubre 2011Francisco Ortí

Francia: Kostadinov, Dzeko y 1993

Cuando un francés escucha el nombre de Emil Kostadinov un frío temblor recorre su cuerpo. El delantero búlgaro personifica el peor momento de la historia de la selección de Francia. El atacante, en esos momentos del Oporto, fue el autor del gol de la victoria de Bulgaria en aquel partido de funesto recuerdo para los galos y que les dejó sin opciones de disputar el Mundial de 1994.

La pesadilla francesa comenzó mucho antes a ese desgraciado 17 de noviembre de 1993. Israel marcó el inicio. Francia caminaba con autoridad en el grupo 6, clasificatorio para el Mundial de 1994. Faltando dos jornadas era líder y tendría la oportunidad de rubricar el pasaporte para Estados Unidos disputando los dos últimos partidos como local, frente a Israel y Bulgaria. Los galos recibieron a los israelíes confiados después de haberles ganado 0-4 en el primer partido. Faltando 10 minutos para el final del partido ganaban por 2-1, pero los locales, entrenados por Gerard Houllier, se vinieron abajo e Israel le dio la vuelta al marcador con goles de BerkovicAtar.

La inesperada derrota frente a Israel fue asumida por Francia como un accidente y se recibió con la tranquilidad de quien sabe que podría sanar la herida frente a Bulgaria. Los galos se sentían superiores a los búlgaros, les valía el empate para cumplir con su objetivo, y confiaban en que el Parque de los Príncipes de París les ayudara a levantarse del tropiezo sufrido contra los israelíes y les llevara en volandas al Mundial de 1994. Por eso París se convirtió en una fiesta para el encuentro contra los búlgaros y Houllier alineó un once con algunos de los mejores jugadores que ha dado Francia.

Lama, Desailly, Roche, Blanc, Petit, Le Guen, Deschamps, Sauzée, Pedros, Papin yCantona fueron los elegidos por Houllier para una noche con aroma a fiesta. El partido arrancó según el guión esperado y a los 32 minutos Cantona adelantaba a los franceses en el marcador. Ese gol, sin embargo, se convirtió en el inicio del declive de Francia. Los galos se dejaron llevar por los nervios y allanaron el camino a Bulgaria, quien a los 37 minutos devolvía la igualdad al marcador a los 37 minutos. Lo peor todavía estaba por llegar, con el reloj dibujando el final del tiempo reglamentario, Kostadinov recogió un balón sucio en el área que se convirtió en el definitivo 1-2 que dejaba a Francia sin Mundial.

Estos fantasmas reaparecieron este martes con distinto protagonista. Emil Kostadinov ha cedido el testigo a Edin Dzeko, el delantero de Bosnia y Herzegovina. Francia recibía a los bosnios como líder de grupo y sabedor de que un punto les valía para asegurar la clasificación para la Eurocopa. Una situación calcada a la que se vivía en 1993 contra Bulgaria y el desenlace estuvo cerca de ser idéntico. Dzeko provocó que sobre París sobrevolara el fantasmas de 1993.

En los últimos minutos de la primera mitad, Francia se quedó petrificada cuando Dzeko se inventó un golazo. El pesimismo cundió en el Stade de France, pero en la recta final del encuentro el colegiado echó una mano a los galos y pitó un penalti a su favor que Samir Nasri convirtió en el definitivo empate a uno. El gol espantaba a los peores fantasmas de Francia y conducía a los galos a la Eurocopa de 2012, mientras que condenaba a Bosnia a jugar la repesca.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche