Histórico
4 octubre 2011Jesús Camacho

Barcelona: El homenaje de Messi a Kubala

Un 24 de septiembre de hace 54 años se inauguró el estadi azulgrana gracias a la impactante irrupción en el estadio de Les Corts de un mago venido de tierras húngaras. Un ‘zíngaro del gol’ que quiso aplausos y arrancó entusiasmo y las sonrisas de la gente, un mago húngaro, que regaló sueños que gravitaron entre la ficción y la realidad. Ficción porque su fútbol rayó la divinidad, y realidad porque su magia levantó las abarrotadas tribunas de Les Corts y piedra sobre piedra del Camp Nou. Y un 28 de septiembre de 2011 el destino y un número diez quisieron convertirlo en un día especial para la historia del Barcelona, pues un joven rosarino de 24 años logró alcanzar y sortear una nueva quimera al anotar el gol nº194 que le igualaba a todo un mito del barcelonismo.

Con su segundo gol en un partido plácido para el Barça ante el Bate Borisov, Lionel Messi, el regateador de quimeras, consiguió situarse en aquella atalaya de la leyenda desde la que hace tiempo Ladislao Kubala Stecz, mira a los mortales desde lo más alto. Y en lo más alto está Leo, que va a por una próxima quimera llamada César. Lo del rosarino de La Bajada no tiene precedente, pues con solo 24 años ha igualado a otro genio que en sus piernas de puro músculo encerraba la esencia y la abrumadora magia de Budapest, la intangible sensación que produce un crucero nocturno por el Danubio, su arteria vital, desde donde la luz tenue de la ciudad nos muestra su historia, y nos obsequia con la leyenda de sus puentes y edificios.

De aquellas aguas, de aquella maravillosa “Escuela del Danubio” de la que emergió un mago, un atleta generoso en el esfuerzo, pionero en la preparación, puro en la concepción, malabarista en la conducción y demoledor en el disparo y la definición. Porque Laszy en esencia era eso, un mago por dentro y por fuera, un jugador, un tipo, que merecía mucho la pena y endulzó la vida de los aficionados del Barça. Ese nº9 azulgrana que mantuvo uno de los más bonitos duelos deportivos de la historia de la Liga española con otro genio llamado Don Alfredo Di Stéfano. Hoy Messi hace lo propio con Cristiano Ronaldo pero con los papeles cambiados…

Una irrepetible leyenda que desde un 24 de septiembre de 2009, marca el recuerdo y el camino hacia la memoria histórica de los aficionados con el imponente perfil hercúleo de una figura de bronce junto al Camp Nou, descendencia directa del mago de Budapest. La figura en bronce, realizada por la escultora Montserrat García Rius, está inspirada en una legendaria instantánea de Kubala. De ella sobresalen por encima de todo varios detalles, las poderosas piernas de Kubala, seda y acero, cuádriceps pétreos, capaces de romper y acariciar aquellos balones de dudosa esfericidad con los que trató el mago de Budapest, también la firme espalda del genio sobre la que un tangible y tridimensional nº9 rasga las barras azulgrana de la acerada camiseta, más la grandeza de todo el conjunto. Una obra en la que la artista ha conseguido aunar la historia con la fortaleza y magia del personaje.

Una figura en cuyo pedestal aparecen los escudos del Barça y la ABV, así como el lugar y fecha de nacimiento y muerte del húngaro (Budapest 1927-Barcelona 2002). Detrás, prevalece una frase habitual de Kubala: “Yo no he sido nada sin mis compañeros”. Por lo que en la misma también se incluye la inscripción de los nombres de los jugadores que compartieron plantilla con él. Merecidísimo recuerdo monumental para un genio, un motivo más para que abuelos y padres enseñen a sus hijos quién fue ese personaje que les saluda a las puertas del Camp Nou, y al que Lionel Messi homenajeó con goles, admiración y orgullo.

Y es que como hace tiempo escribí: Paseando por las calles barcelonesas y desde la Riera Blanca divisaremos el Camp Nou, una vez allí rememoraremos que hace exactamente 54 años se inauguró el estadio por la importancia que representó un jugador de leyenda, que había hecho pequeño el antiguo campo de Les Corts. Un hombre que inspiró al arquitecto Francesc Mitjans a construir el Camp Nou y a un genial cantautor como Joan Manuel Serrat a escribir y componer una de sus ‘obras maestras’. En aquellas instalaciones y ahora contemplando la bella obra de Montserrat García, creeremos percibir el sonido de aquel “Temps era Temps” y las históricas estrofas de aquella canción libre y valiente nos situará en uno de los mejores momentos de la historia del FC.Barcelona.

“Fills d’Una, Grande y Libre…Metro Goldwyn Mayer…

Lo toma o lo deja…Gomas y lavajes…

Quintero, León i Quiroga…

Panellets i penellons…Basora, Cesar, Kubala, Moreno i Manchón.”

Y ahora, como entonces, aquel estadio de Kubala parece quedarse pequeño para contemplar a Lionel, y en aquellas instalaciones, mientas Serrat se encomienda a sus musas para componer una nueva canción, un tanguito con melodía de arrabal se cuela en aquella estrofa para colocar la rosarina figura y el nombre de un sorteador de Quimeras llamado Messi.

También te interesa: Kubala, la Roja magiar o Equipos Históricos: El Barcelona de las Cinco Copas

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche