Histórico
23 septiembre 2011El Enganche

Liga: Desmontando el mito de los cromos

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

“Sile, nole, nole, sile, sile…”. Nunca un soliloquio tan simple, y a la vez tan extravagante, encerró tantos sueños. Y es que todo aquel que en algún momento haya coleccionado cromos sabe que en ese intento de diálogo yacía la posibilidad de completar una colección de cromos. Y en este caso, a buen seguro que un altísimo porcentaje de los que están leyendo estas líneas lo hayan hecho. Probablemente no ahora, quizás ya ni se acordaban, pero seguro que en algún momento de sus vidas sí que lo han hecho. Y además no una colección cualquiera, sino casi con total seguridad la de los futbolistas de la Liga española. Esas personas a las que a lo mejor no habías visto nunca jugar al fútbol, pero de las que eras capaz de recordar su nombre. Y a casi todas horas además.

Había varios métodos para llegar a esa meta de completar una colección y tachar todos los nombres que tenías apuntados en una hoja de papel que viajaba siempre contigo –por supuesto, dentro de la goma que aferraba el ‘taco’ de cromos repetidos-.  El primero método de todos era comprar más cromos que nadie, algo imposible con la paga semanal, o si tus padres tenían un nivel de paciencia y/o economía acorde a la media del resto del mundo. El segundo método era el de cambiar los repetidos, que era donde entraba el monólogo de los ‘siles’ y los ‘noles’. Pero no eran los únicos tampoco, pues para aquellos que tenían ya un abultado ‘taco’ de ‘repes’, o para aquellos amantes prematuros del riesgo y las apuestas, también había otros métodos de recolectar cromos. ¿Quién no recuerda juegos como la ruleta, pantalón, equipo, camiseta, colores, porteros, etcétera, etcétera, etcétera? Juegos que podían hacer duplicar tu ‘taco’ en un minuto, o por el contrario, lograr que tus ojos empezaran a hablar por tí.

Pensándolo fríamente, no dejan de ser unas cartulinas con fotos de futbolistas. Pero paradójicamente, nada más lejos de la realidad. Pues los cromos de la Liga forman parte de la vida y la infancia de todo buen aficionado al fútbol que se precie. Son parte de la cultura del fútbol. Igual que los cánticos, las bufandas, las quedadas alrededor de la televisión, las pipas en el estadio o las celebraciones en una fuente. Si es raro imaginar el fútbol sin todos estos ritos que lo rodean, tampoco se entiende el fútbol sin los cromos de la Liga. Y todo el que haya hecho la colección, lo entenderá así.

No en vano, se trata de una industria que produce la friolera de aproximadamente trescientos millones de cromos en una campaña, y con esta temporada son ya 40 años los que se edita la colección en España. Un tiempo más que suficiente como para que haya penetrado en las casas y las vidas de los muchísimos aficionados al fútbol de este país. Un tiempo en el que el número de coleccionistas se ha mantenido estable pese a la revolución tecnológica y los cambios de gustos entre los adolescentes. Y un tiempo más que dilatado como para que varias generaciones hayan compartido las ilusiones de completar un álbum que se guarda en casa como un tesoro, y que cada cierto tiempo se rescata de la estantería para comprobar cómo han cambiado los futbolistas, y también por qué no, cómo hemos cambiado nosotros mismos. Para recordar aquellos jugadores que seguramente si no hubiera sido por los cromos no hubieras llegado a conocer de su existencia, y en muchos casos, comprobar también esos huecos vacíos de cromos que nunca llegaron a pasar por tus manos.

Una angustia que hoy en día puede ser evitable gracias a que desde Panini-Colecciones Este han facilitado un servicio para poder pedir esos cromos que faltan para completar la colección sin necesidad de tener que recorrer toda tu ciudad en busca de familiares, gente, mercadillos o incluso quioscos que pudieran tener ese cromo que te faltaba. Éste es uno de los pocos cambios introducidos en la colección por parte de la editorial, más allá de las mejoras técnicas en conceptos como la impresión, los materiales, las fotos o el color. De hecho, para don Lluis Torrent, director general de Panini España, la mayor revolución en estas cuatro décadas fue “la adquisición por parte de Panini de Colecciones Este”.

Así por ejemplo, se han mantenido en el tiempo otros detalles tan característicos de la colección de la Liga como los montajes fotográficos, esto es, jugadores que a lo mejor no han jugado aún pero cuya cara aparece adosada a un cuerpo ataviado con la elástica de su equipo. También se mantiene la tradición de dar salida a la colección antes de que se termine el mercado de fichajes, con lo que sigue habiendo jugadores que aparecen en dos equipos, o sólo en uno, el que recién abandonó. Fichajes que no aparecen en el apartado de fichajes. O cromos de fichajes que al haber sido realizados en los últimos compases del mercado no estarán en la calle hasta pasados unos meses del inicio de la competición.

Características que siempre han llamado la atención de los seguidores de la colección, y que ahora con el tiempo incluso dibujan una sonrisa al recordar tabús y leyendas urbanas. ¿Quién no ha oído aquello de que “este cromo es más difícil porque fabrican menos a propósito”, “en este quiosco salen mejores cromos”, “en esta ciudad te toca siempre uno de tu equipo”, o “los fichajes llegan antes a mi barrio”? Mitos que son intrínsecos a la colección de cromos, pero cuyo fundamento es dudoso. O al menos, lo ha sido hasta ahora.En el próximo post, charlaremos con Lluis Torrent, director general de Panini España, para que nos saque de dudas definitivamente. Mientras, a seguir disfrutando…

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche