Histórico
30 septiembre 2011Santi Retortillo

Europa League: Dublín, capital de Europa

Pasaban unos instantes de las 21:10 horas de la noche de ayer en Londres cuando el mundo del fútbol ponía su mirada en White Hart Lane. No era para ver en el banquillo de Harry Redknapp con Gareth Bale y Luka Modric junto a la joven promesa española Iago Falqué, tampoco era para ver a los internacionales ingleses sub-21 Danny Rose y Kyle Walker como titulares. La atención estaba enfrente, en el otro equipo. El club que llegaba de turismo a Londres se convertía en un invitado revoltoso.

Semiprofesionales, procedentes de la República de Irlanda y con pocas aspiraciones en Europa, el Shamrock Rovers se metía en la fase de grupos de la Europa League tras eliminar al Partizan de Belgrado en el play-off. Era el primer club irlandés que se metía en la fase de grupos de una competición UEFA. Era histórico para el cuadro de Dublín, pero una alegría extensible para todo el país. Nadie imaginaba algo así nunca, pero el Shamrock lo logró.

Con 16 títulos ligueros, no se llevaban el entorchado desde 1994, pero el curso pasado se impusieron pese a empatar a puntos ante el Bohemians. Este año, a seis jornadas para el final, el Rovers es colíder, aunque con un partido menos, con el Sligo Rovers y está viviendo su mejor momento. Bien es cierto que son cabeza de ratón en Irlanda, y ahora en Europa empiezan a asomar como parte de la cola de león. Tras la hazaña de eliminar el Belgrado al Partizan en la prórroga, parecía que la dosis de protagonismo ya había acabado para el club blanquiverde.

Después de perder en la primera jornada del Grupo A de la Europa League ante el Rubin Kazan, tocaba visitar al país creador del fútbol. Viajaban hasta Inglaterra para vérselas ante un Tottenham repleto de estrellas y con las miras puestas en la conquista del título. Había una numerosa representación de hinchas irlandeses en las gradas de White Hart Lane para presenciar el partido más importante del club, y encima en uno de los campos históricos.

Tras aguantar una primera mitad en la que los Spurs sometieron a un asedio a los irlandeses con Defoe, Lennon, Pavlyuchenko y Giovani dos Santos como estiletes del cuadro inglés. El meta Richard Brush resoplaba viendo lo que se le venía encima, pero cuando el colegiado lituano Mazelka pitó el descanso, el Shamrock respiró tranquilo porque la mitad del trabajo estaba hecho. Desconocemos qué comentó Michael O’Neill en el vestuario, pero el técnico irlandés introdujo dos cambios para que la labor defensiva no se hiciese tan dura.

La cosa no cambiaba y Redknapp contaba los minutos para celebrar el 1-0 que encarrilase el partido y pudiese pensar ya en su próximo envite de la Premier League. Pero en el minuto 50, el Shamrock Rovers iba a disponer de uno de sus pocos acercamientos. Gary McCabe colocó la pelota con mimo en la zona zurda del ataque irlandés a pocos metros de la frontal del área. Disparo al palo del portero y Cudicini rechazó el balón con apuros. Gesto de contrariedad en la hinchada visitante al ver que la hazaña se escapaba.

Pero no. Todavía estaba viva. La pelota, tras el despeje del meta italiano, pasó entre seis hombres (tres por equipo) hasta que fuera del área apareció la pierna diestra de Stephen Rice, que con el cañón armado golpeó con violencia al balón. Se detuvo el tiempo, de nuevo. Cudicini estaba delante de la pelota, le venía a él. No había problema hasta que apareció la pierna del central Bassong que la desvió y el esférico entró. Se volvía a parar el planeta fútbol. Esta vez de forma eterna porque Shamrock se convertía en la capital de Europa. El resto daba igual. El Rovers estaba en el cielo.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche