Histórico
14 septiembre 2011Jose David López

Dinamo Zagreb: El campeón de los Balcanes

El desmembramiento de la antigua Yugoslavia, rompió una de las mejores canteras europeas de la historia. Sería un sueño imaginar hoy juntos, defendiendo una misma bandera, a los jugadores de Serbia, Macedonia, Croacia, Bosnia, Eslovenia y Montenegro, pero hasta el estallido en los años 90, era una realidad absoluta. Un constante hervidero de futbolistas técnicos, una escuela talentosa, correctos y aseados en el mecanismo con la pelota. Dos subcampeonatos europeos, medalla de oro en los Juegos Olímpicos (1960), dos europeos Sub 19, una Sub 21 y, sobre todo, un Mundial juvenil en 1987 con la mágica generación de Suker, Mijatovic, Boban, Prosinecki… Muchos de aquellos jugadores llegaron al más alto nivel y, aunque separados por una lucha ilógica entre ‘vecinos’, sólo Croacia llegó a mostrar su potencial en una fase final mundialista en Francia 2008 (semifinalista). Y es que es la bandera ajedrezada la que sigue dejando mayores alegrías en la zona, algo que demuestra el Dinamo de Zagreb, principal club en ese hervidero de talentos arrasado por las armas.

Dominador absoluto en su país, donde ha logrado imponerse al Hajduk Split (su acérrimo rival con el que viene de empatar 1-1 el pasado fin de semana en el llamado Derby Eterno), se ha ido convirtiendo poco a poco en el representante más habitual del fútbol balcánico en fases finales. Su clasificación para esta fase de grupos de la Champions, le ha facilitado mantener el bloque, no vender a sus mejores jugadores y apostar por un sueño, el de poder puntuar lejos de su estadio para hacerse inexpugnable en el Maksimir, donde cuenta con un ambiente hostil y tremendamente imponente para los rivales. Un estadio que cumplirá el año que viene un siglo de vida y que habla por sí solo de noches históricas en el fútbol balcánico pues, además, desde su independencia es el elegido por la selección croata en cada cita nacional.

El Dinamo de Zagreb cumple el prototipo balcánico de plantilla aseada y con buena calidad general , pero las atractivas individualidades que puede mostrar, quedan reducidas en un global que no está aún preparado para competir al máximo nivel con suficiencia. Es el equipo que mayores estrellas acumula pues es impensable para el resto de clubes de la zona poder atraer a jugadores con experiencia en campeonatos europeos como Tonel (ex central Sporting de Lisboa), al lateral diestro Vida (ex lateral Leverkusen) o al zurdo Cufré (ex Roma). Además, para acumular buenos efectivos en su defensa, cerraron a un habitual de la selección, el veterano central Simunic (ex del Hoffenheim), aunque no podrá jugar ante el Real Madrid por haber llegado esta misma semana. Una defensa con experiencia, de gran nivel para su campeonato, pero aún inestable para frenar las acometidas de toda una Champions League.

La estrella sigue siendo Sammir, un enganche brasileño que juega con muchísima libertad, que ha crecido muchísimo en el país y que está considerado el mejor jugador del campeonato nacional (Prva HNL). Es capaz de adaptarse a cualquier posición de ataque, tiene un golpeo terrible y suele acumular llegadas desde segunda línea a lo largo de un partido pero su mayor talento sobre el resto, la capacidad de romper partidos por sí mismos en acciones personales, le ha llevado a ser incluso tanteado por la propia selección croata. Él, convertido en ídolo, ha recalcad que pese a ser brasileño sí jugaría con la bandera ajedrezada que tanto le ha dado (lleva seis temporadas y en la última marcó 20 goles).

Acompañando al crack, está una de las perlas de la cantera, el mediocentro Badelj (siempre sonó para dar un salto a un club potente), el veterano Leko (ex del Mónaco) y uno de los jugadores más seguidos en los últimos campeonatos juveniles, el diestro Vrsaljko (que saldrá en breve según el mercado actual), aunque tampoco podrá estar listo este miércoles ante el Real Madrid por molestias. Rukavina debería jugar por banda derecha y por la izquierda el argentino Ibañez (que marcó el tanto ante el Hajduk esta semana). El único punta, que juega por delante de Sammir, suele ser el montenegrino Beciraj, un punta de área, con buen remate pero que no llega a cifras escandalosas. Las dos recomendaciones de quien escribe son dos canteranos que están entrando poco a poco en el equipo y que ya han sido perseguidos en los últimos meses por clubes más poderosos, Kovacic (sólo 17 años) y Situm (punta de 19 años que suma cuatro goles este curso).

El entrenador es Krunoslav Jurcic, ex mediocentro internacional croata, de sólo 41 años, que pese a ganar dos campeonatos ligueros y una copa en su anterior etapa, salió cabreado con la directiva de manera sorprendente. Un año más tarde, ambas partes cedieron, se llegó a un nuevo acuerdo y desde este verano ha regresado al Maksimir. Su planteamiento es un 4-4-1-1, sobre todo ante clubes más poderosos, donde el Dinamo sigue mostrando debilidades y precauciones previas. El ‘gigante’ croata, el líder de los Balcanes pero un acompañante más en esta Champions donde busca ingresos, un salto global como entidad y soñar con seguir vivos en la siguiente fase. Hoy, es fiesta en Zagreb.

Te interesará: Orgasmos en el Maksimir

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche