Histórico
5 septiembre 2011Jose David López

Brasileirao: Recuperando estrellas y prestigio

La economía mundial atraviesa un momento de máxima preocupación. La recesión que asola Estados Unidos y Europa ha generado numerosas medidas de urgencia, proyectos salvavidas y efectos dominó dentro de un mercado que únicamente había liberado de sus problemas a varios privilegiados. Entre ellos, está Brasil, pilar económico de América Latina, séptima del mundo y que ha dejado estas semanas sus primeras señales de desaceleración. Sensaciones que, hasta la fecha, han ignorado la tremenda dificultad existente en Europa, cuna para tantos de sus trabajadores y entorno preferido para sus futbolistas, que durante años causaron furor en los estadios europeos.

El deterioro de los estadios, la poca seguridad en los mismos, una pésima organización federativa, así como el descenso de competitividad global en el Brasileirao, desactivó el potencial del campeonato en los años 80, cuando se desató la emigración a suelo europeo. En los últimos años, el auge económico de Brasil y el fortalecimiento de la moneda, lograron un giro absoluto respaldado por la FIFA y sus inversiones para el Mundial de 2014. Suficientes alicientes financieros como para renovar su imagen, mejorar la explotación comercial de su fútbol y lograr el regreso de varias de las estrellas que habían brillado en Europa.

Los ingresos de los principales clubes brasileño aumentaron en las últimas tres temporadas más de un 12% y los salarios crecieron en un 14%, todo ello, producto del fortalecimiento de la moneda brasileña, pues el valor del real subió 74% contra el euro desde mayo de 2004 hasta 2010. Además, en Brasil, la más baja tasa fiscal de la categoría máxima es de 27,5%, en comparación con el 43% en España, y ese es otro motivo, pues disfrutar del ‘sueño europeo’ puede suponer ahora mismo, tener que perder la mitad del sueldo a manos de las autoridades fiscales. Por ello, clubes como Corinthians pudieron pagar a Ronaldo, el mismo sueldo que ganaba en el Real Madrid en 2004, añadiendo la comodidad de vivir en su país, con su familia y en un campeonato que ha progresado a pasos agigantados.

Alex y Liedson en el Corinthians, Ronadinho, Deivid y Thiago Neves en Flamengo, Luis Fabiano y Denílson en Sao Paulo, Renato en Botafogo, Jo en Internacional, Deco y Fred en Fluminense, Gilberto Silva en Gremio, Kleberson en Paranaense, Elano en Santos o Juninho Pernambucano en Vasco de Gama, son ejemplos de súper estrellas consagradas en el fútbol de primer nivel europeo, que han visto con buenos ojos regresar a casa para reactivar su carrera o para divertirse a su ritmo en el tramo final de su trayectoria. Un sello que parece haber logrado un apoyo masivo y un premio posterior en las decisiones federativas, pues la selección brasileña supo leer con inteligencia este crecimiento, apoyándolo desde sus decisiones y argumentándolo en la figura de Mano Meneses, seleccionador y defensor ultranza del fútbol nacional a la hora de completar sus convocatorias para la canarinha. Algo que ha estimulado globalmente a jugadores que tenían opciones de estar en sus planes y que recuperaban positivismo por pertenecer al Brasileirao.

Una línea constructiva, con un futuro espléndido (no sólo atraen sino que mantienen sus grandes estrellas personificadas en Neymar, Ganso, Lucas, Casemiro…) por primera vez en muchos años para el bien de un campeonato que ya es el más potente de América y que renueva sus bases justo antes de recoger el testigo mundialista. Empujón definitivo para que Brasil vuelva a reponerse a su otrora convalecencia, con sus mejores galas y un ritmo pegadizo desde sus graderíos. Este é o futebol.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche