Histórico
10 agosto 2011Francisco Ortí

El pequeño momento de Thiago Alcántara

La historia se construye con pequeños detalles. En base a momentos que parecen intrascendentes y se transforman en decisivos. Para el fútbol español ese momento se produjo el 22 de junio del 2008. Cesc Fábregas anotaba el penalti decisivo ante Italia y clasificaba a la Selección española para las semifinales de la Eurocopa de Austria y Suiza. Ese penalti significó mucho más que un paso adelante en un torneo. Supuso la ruptura de unos complejos que habían encadenado al fútbol español en las últimas décadas.

Una vez superada esa psicológica barrera de los ‘malditos cuartos’, la Selección española inició un camino de éxitos que le han llevado a levantar de manera consecutiva una Eurocopa y un Mundial, además de otros éxitos en categorías inferiores como el triunfo en los Europeos Sub’21 y Sub’19 de este verano. Nunca se sabrá, pero, posiblemente sin ese penalti de Cesc en Viena no habrían llegado los posteriores. Ese instante, insignificante a primera vista, cambió el curso de la historia en términos balompédicos.

Tres años después España vuelve a enfrentarse a Italia (20.45 horas) y, como sucedió en aquella noche austriaca del 2008, el encuentro puede convertirse en histórico. Se trata de un simple partido amistoso que se disputará en agosto, con los jugadores todavía lejos de su mejor forma física, y en el que no hay nada en juego. Sin embargo, un pequeño detalle podría provocar que este partido sea recordado durante muchos años en España. Este partido será en el que Thiago Alcántara debute con la camiseta de la Roja.

Xavi Hernández ha sido la personificación de la envidiada ideología de la Selección española en la época gloriosa. Desde el centro del campo ha mostrado el camino hacia el trono del universo futbolístico, pero los años y las lesiones comienzan a pesar sobre él y su magia ha iniciado una fase descendente. Thiago Alcántara es el elegido para recoger el testigo del de Terrasa. Criado también en La Masía, el mediocentro conoce el libro de estilo del Barcelona que se aplica también en la Selección española y ha demostrado con la Sub’21 que es capaz de liderar con madurez y calidad a un equipo ganador.

Vicente Del Bosque sabe que Xavi no es eterno y que probablemente llegue asfixiado al Mundial del 2014 por lo que quiere encontrarle un recambio cuanto antes y enmarcado en una dinámica ganadora. Italia, rival de este miércoles, es el ejemplo de una regeneración tardía que ha matado una selección ganadora, algo que Del Bosque quiere evitar a toda costa y encontrarle relevo a Xavi es la pieza más importante. Thiago Alcántara es el hombre ideal para asumir el reto de no sólo igualar el trabajo de uno de los mejores centrocampistas de la historia de España, sino incluso mejorarlo.

Genética brasileña, cerebro español y educación azulgrana al servicio de la Selección campeona del mundo. Mestizaje de lujo para un jugador llamado a grandes logros. En Bari, a escasos kilómetros de San Pietro Vernotico, la ciudad en la que nació hace 20 años, Thiago vivirá su debut con la Selección española. Será un momento intrascendente de un partido intrascendente que puede convertirse en histórico. Sólo el tiempo dirá si el pequeño momento de Thiago Alcántara cambió el curso de la historia para el fútbol español.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche