Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Bundesliga: Arranca el show 2011-2012

Hace casi un año, sentado en esta misma silla y con la idéntica sensación de apurar horas para el arranque de la Bundesliga, la realidad del fútbol alemán quedó constatada en una serie de apuntes y detalles que la siguen haciendo especial. Nada ha cambiado, todo sigue su curso inteligentemente estructurado con una acertada base organizativa, una puesta en escena envidiable cada fin de semana con el mejor ambiente del fútbol europeo (quizás mundial) y con la salud intacta pese a las dificultades financieras que abundan a su alrededor. El poderío germano, país referencial actualmente por su solidez institucional, se refleja minuciosamente en sus estadios. Fiesta a precios accesibles, pasión creciente ante equidad del campeonato y exportación de sensaciones que el resto estaría encantado de clonar.

La Bundesliga logró recuperarse de su ostracismo noventero y encontró un punto ideal de espectáculo en base a un equilibrio global en todas sus secciones. No existen deudas injustificadas en los clubes (y salvo casos aislados, huyen de accionistas millonarios), se estudia detalladamente cada percance para mejorar (desde hoy, todos los jugadores se someterán a una serie de estudios médicos para evitar problemas en su salud), ha logrado creer en la cantera como camino hacia la progresión (sus categorías inferiores son referencia mundial) y, con ello, han logrado una sección alemana más atractiva y ofensiva que nunca. Sumando una lucha competitiva y sin las estridentes diferencias económicas de otros torneos, Alemania disfruta del campeonato más abierto y respetable del mundo. El resto, les acompañamos sonrientes.

Bayern Múnich: Acumula rivales cada temporada, es el gran enemigo a batir y el único ‘gigante’ habitual que jamás cede en su empeño por seguir la estela de éxitos europeos. Un año gris, donde los resultados dubitativos obligaron al fin de la época de Van Gaal y a reestructurar un nuevo proyecto con el eternamente muniqués Jupp Heynckes, obligan más que nunca a un título y los bávaros no encontrarán satisfacción sin recuperar su trono germano. “La Bundesliga verá al auténtico Bayern”, dijo el presidente Uli Hoeness esta semana, buscando ese respeto y temor hacia los rivales, que hace años no logra experimentar el público del Allianz. La base sigue siendo la misma, con los intocables Schweinsteiger, Lahm, Muller, Robben o Ribery como estrellas, aunque se les suma el portero más mediático, Manuel Neuer, cuyo fichaje (18 millones de euros), se convirtió en el show veraniego. Se suman a la causa el internacional Jerome Boateng (12 millones), el brasileño Rafinha para el lateral diestro, el goleador de la Bundesliga 2 el curso pasado Petersen y el japonés Takashi Usami, joven estrella nipona. Obligado a disputar una fase previa de Champions, en Baviera no hay margen de error. Sólo sirve ser campeón.

Borussia Dortmund: Jóvenes talentosos, hambrientos de éxito y dirigidos bajo la batuta inteligente del fútbol asociativo y técnico. La larga lista de elogios recibidos el pasado año por el campeón alemán, sigue siendo su mejor aliado para defender trono y sensaciones este curso, donde pocas cosas han cambiado en el Westfalen pero donde se multiplican las obligaciones para un club, pese a todo, basado en una línea quizás demasiado joven. El carismático Jurgen Klopp sigue siendo director del proyecto BVB, el que mayor tevelación y sorpresa levantó hace sólo unos meses y el mismo que ahora pretende consolidarse y readaptarse a las exigencias de compartir competitividad con la Champions League.  Al menos, ha logrado frenar el temible desmentalamiento de su plantilla. Viene de una pretemporada tranquila pero cayó en la Supercopa. Su principal problema es la marcha de Nuri Sahin (Real Madrid), puesto que el turco representaba el pilar sobre el que se sustentaba el guión de juego del equipo. Para intentar mitigar su marcha, ha llegado otro mediocentro con proyección, Ilkay Gundogan, que se sumó a Ivan Perisic (fichaje estrella del verano) y Chris Lowe. La salud debe estar asegurada con la capacidad de Gotze, Barrios (se pierde las primeras jornadas por lesión), Hummels, Subotic y, desde luego, con la recuperación tras grave lesión, de Shinji Kawaga.

Bayer Leverkusen: Fue la alternativa al dominio amarillo el pasado curso, recuperando el prestigio del ‘Neverkusen’ como candidato eterno a levantar un título cuando nadie hubira apostado a ello. Los del Bay Arena mantienen el bloque que les devolvió a la Champions League con su segunda plaza (Sam, Rolfes, Derdiyok, Kiessling), pero han dejado escapar sus dos principales referentes. La salida de Jupp Heynckes supone un golpe moral a un proyecto perfectamente definido que ahora tendrá que intentar mantener en pie Robin Dutt (ex Friburgo), uno de los entrenadores con mayor futuro del país. Tampoco está su mediocentro y líder caracterial, el chileno Arturo Vidal, que tras estar todo el verano coqueteando con el Bayern, decidió marcharse a la Juventus. El refuerzo estrella, André Schurrle, llegador y joven realidad tras su temporadón en el Mainz.

Schalke: La convulsión terminó y, tras ella, la paz debe consumarse en Gelsenkirchen. Cesado Magath y atravesada la complicada relación que mantenía con su vestuario y directiva, los últimos meses del curso pasado, mostraron el camino que pretende seguir el proyecto de Ralf Rangnick. La gloria europea ocultó graves problemas de regularidad y concentración en la Bundesliga, donde fueron meros comparsas, alejados en exceso de sus intenciones europeas. Con la salvación continental de la Europa League tras haber levantado la DFB Pokal (Copa Alemana), la necesidad vuelve a ser responder como merece la nutrida hinchada minera. Raúl vive instalado en una situación dubitativa donde puede estar ante su último año competitivo o su ostracismo, Jurado debe dar un paso adelante como enganche de un club necesitado de creatividad y han llegado refuerzos competitivos como Fuchs-Holtby (pareja líder ex Mainz), el portero Fahrmann o el delantero rumano, Marica.

Tras ellos, una larga lista de clubes que aseguran equidad y equilibrio. Comprobamos que equipos bien trabajados en su base táctica (Nuremberg-Hannover) o atrevidos en sus planteamientos ofensivos (Mainz-Friburgo), ya fueron protagonistas con merecimiento y se muestran capacitados para otorgar un ‘extra’ competitivo cada jornada. Además, pese a atravesar graves momentos deportivos, Werder Bremen, Wolfsburgo, Stuttgart o Hamburgo, conservan individualidades y poderío institucional para renacer en cualquier momento. El regreso del fútbol de máximo nivel a la capital con el ascenso del Hertha de Berlín y la llegada a la élite del semi-desconocido Augsburg bávaro, aglutinan más detalles interesantes a la Bundesliga. Arranca el show. Alemania exporta sapiencia futbolística desde este viernes.

También te puede interesar:  Erzgebirge Aue: Los herederos de Asterix y Así fue la Bundesliga 2011

Síguenos también desde TwitterFacebook

Comentarios (1)

Comentarios

1

[...] Ir al artículo original Leave a Reply [...]

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig