Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Archivo Mensual: agosto 2011

El fallido ‘harakiri’ del Fenerbahçe

En la cultura japonesa el honor es más importante que la propia vida. La práctica del harakiri -o seppuku- nació como consecuencia de ello. Se trata de un ceremonioso suicidio -ya en desuso- por desentrañamiento con el que los samuráis se quitaban la vida ante la posibilidad de que su vida se viera deshonrada a causa de un delito o una falta. El harakiri estaba considerado como entrega de la propia vida al honor de una muerte gloriosa, aunque en algunos casos no lo fuese tanto. Masakatsu Morita sufrió en sus propias carnes el ‘deshonor’ de un harakiri mal ejecutado.

El escritor japonés Yukio Mishima eligió a  su joven amigo Morita como kaishakunin -ayudante en el harakiri. Su labor era decapitar al suicida durante su agonía. Así que cuando Mishima realizó un discurso ante Japón para criticar el abandono de las tradiciones nipones regresó al despacho del General Kanetoshi Mashita, perforó su vientre con la katana y suplicó a Morita que le decapitara. Morita lo intentó hasta tres veces sin éxito y fue un tercero quien tuvo que decapitar al escritor. Deshonorado por no haber ejecutado su misión, Morita decidió quitarse también la vida mediante el harakiri y volvió a fallar. Las heridas que se produjo fueron poco profundas para ser mortales. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Arsenal: El día que Wenger decida irse…

Ciento quince años atrás, allá por 1896, el fútbol iniciaba su caminar lento pero seguro y expandía tentaciones por todo el planeta. En Inglaterra, donde ya tenían clubes, competiciones y jugadores mediáticos a escala nacional, se vivió una de las mayores goleadas de la época (8-2). El bando ‘humillado’ era un grupo de amateurs, pertenecientes a la segunda división y afincados en el sur de Londres, arrinconados y aislados del crecimiento global de la capital. El conocido como Royal Arsenal, disputaba sus partidos en el humilde Manor Ground, en el distrito de Plumstead, siendo casi imposible completar el aforo por la falta de acondicionamiento del mismo y por las complicaciones para llegar hasta allí. Aquella tarde,  supuso el primer golpe moral a la dedicación desinteresada de un grupo de amigos que, sólo compartiendo su hobby, acababan de crear un precedente. Hoy, más de un siglo después, de nuevo con un 8-2 en la mente, es momento de recordar.

Retroceder en el tiempo para entender que aquél bando acabaría mudándose al norte de Londres en busca de mayores ingresos económicos, que nunca fue un club que actuara como dominador nacional y que incluso vivió tramos eternos sin conocer título alguno en su palmarés. Una institución que vivió sus mejor época allá por los años 30, que se dejó ver de manera discontinua durante medio siglo y que revolucionó su estilo-imagen (hasta entonces era un club rudo y físico) con la filosofía avanzada de un sólido pilar. La base del Arsenal que despertó de su letargo (siete títulos entre 1998-2005), que se convirtió en un club de record (ganó la Premier 2003-2004 sin perder un solo partido) y que sigue luchando contras sus incapacidades económicas (por ello se trasladó a un Emirates Stadium que sigue pagando cada mes y que limita sus finanzas) mientras intenta mantener un estatus irreal, de equipo ganador y atractivo, al que le llevó un solo hombre, Arsene Wenger. Seguir leyendo…

Comentarios (2)

La indescriptible ‘despedida’ a Lugano

Mientras Diego Forlán se despedía del Atlético de Madrid con titulares y opiniones dispersas en la prensa pero acompañado fielmente de su presidente en un acto de agradecimiento en el Vicente Calderón, otro ‘charrúa’, Diego Lugano, hacía lo propio en Estambul. El caos administrativo que ha sumido al Fenerbahce en su peor crisis histórica (lo vamos a diseccionar este miércoles), está generando la huída de sus mejores jugadores a clubes de mayor nivel competitivo y su capitán, el central internacional uruguayo, es el principal icono del equipo.

Como si de un semi-dios se tratara y entendiendo los condicionantes que llevan a Lugano a marcharse del club con destino al PSG, la afición consideró que la despedida a su líder debía ser monumental y, desde luego, consiguieron sorprender hasta al propio jugador, absolutamente desencajado. Lo de los hinchas fue increíble. Cuando llegué al aeropuerto de Estambul había como doscientas personas esperándome, con carteles y todo. Apenas me bajé del auto me subieron en andas y me llevaron hasta el check in“. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Granada: La noche de los 35 años

Era solo una jugada en los últimos minutos de un partido. Únicamente la opción de obtener un punto en la inmensidad de un campeonato de casi cuarenta jornadas. Un mal despeje y una derrota en casa, 0-1. El error de Manuel Lucena, capitán del Granada CF ante el Real Betis en la primera cita liguera, seguro que resultó doloroso para el futbolista y para toda la afición de Los Cármenes; pero, con un poco más de perspectiva, el encuentro supuso el regreso del Granada a la primera división, tras más de tres décadas. Para Lucena, jugador de la casa desde 2005, con otro par de años de experiencia antes, presente en los duros y aún muy recientes cursos en tercera y segunda división b, la noche del pasado sábado ha de ser motivo de alegría y orgullo. Al menos una, porque la competición de élite no perdona y deberán sudar sangre para mantenerse un año más.  Pero sí, al menos una.

Los buenos viejos tiempos. Aquellos en que al Granada se le conocía como “el matagigantes, ocho años seguidos en la élite del fútbol español entre 1968 y 1976, derrotando a todos los grandes y clasificándose sexto en un par de ocasiones. Compitiendo con dureza, si era necesario. Para hacernos una idea, aquel día de octubre del 73 en que un flacucho con flequillo llamado Johan Cruyff vestía por primera vez la camiseta azulgrana en partido oficial, fue el Granada CF el equipo que compareció como testigo. Para enfrentarse a Cruyff, había que estar en primera. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Luis Enrique: Juicio en la arena

La eliminación el pasado jueves frente al Slovan de Bratislava fue un mazazo en toda regla para el club capitalino. La Roma se quedaba fuera de Europa tras el empate 1-1 ante los eslovacos, que licenciaron al Olimpico con el gol de Stepanovsky en el minuto 82. Si el trago ya iba a ser duro, se tornó en mortal al ver que Luis Enrique se atrevió a quitar al símbolo del club. En el minuto 74, y con un 1-0 en el electrónico que abocaba la eliminatoria a la prórroga, el asturiano osó a sustituir a Il Capitano en una acción que sorprendió y enfureció a la grada a partes iguales, por no hablar del cabreo que generó en Francesco Totti. Y como este tipo de historias de amor-odio suelen tener un desenlace trágico, tras ocho minutos llegó el zarpazo del Slovan.

La llegada de Luis Enrique a la Roma supuso voces críticas al apostar por un técnico con la única experiencia como técnico en el Barça B. Tras hacer un grandísimo año en Segunda División con el filial azulgrana, el club italiano vino a por él. La comparación inicial era la más simple: El nuevo Guardiola. Y para ponerle más picante al asunto, se podía argumentar con la diferencia ostensible que el actual preparador del primer equipo concluyó con el ascenso del Barça B a Segunda División antes de la apuesta de Laporta por él, mientras que el asturiano iniciaba su gran aventura tras triunfar en Segunda en un año muy plácido y lleno de fútbol de quilates. Seguir leyendo…

Comentarios (4)

Sampdoria: Debutando en Serie B …

Hace sólo unos meses, el gran capitán Palombo, estremecía al mundo del fútbol acudiendo a los graderíos de Marassi para pedir perdón de manera desconsoladora por el descenso de la Sampdoria. Con un bloque no demasiado renovado, manteniendo una buena base de la que decepcionó el pasado curso, con un español en sus filas en el once inicial (el mediocentro Pedro Obiang) y hasta reforzándose con alguna que otra sorpresa (Sergio Romero es ahora el portero titular), el cuadro genovés regresó a la Serie B 9 años más tarde. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Real Madrid: Coentrao, reconversión a gaseosa

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

“Quiero una plantilla corta. Tenemos una plantilla equilibrada ahora, con dos jugadores por posición, pero con algunos que pueden jugar en varios puestos. Con lo que en realidad ‘son’ más de 20 jugadores”.  El que firma estas declaraciones es José Mourinho hace apenas dos semanas, en la rueda de prensa del pasado 13 de agosto justo antes del partido de ida de la Supercopa. Toda una declaración de intenciones de lo que pretendía el técnico este verano con fichajes como los de Callejón, Altintop o Coentrao, jugadores éstos capaces de emplearse en varias posiciones. Lo que a la larga, y dados los muchos contratiempos que van surgiendo en la temporada, termina por aportar muchos recursos y soluciones al entrenador.

Sin embargo, esta polivalencia puede ser un arma de doble filo de cara a la afición. Así le está pasando al propio Altintop sin que haya jugado ni un minuto aún. Y es que el madridismo no termina de entender muy bien su fichaje por el Real Madrid si no es única y exclusivamente porque puede desenvolverse en varias posiciones saliendo a coste cero. Y Coentrao es otro que está cada vez más cerca de esa línea que separa lo que es una virtud de lo que es una losa. Y es que el portugués aún tiene mucho que demostrar en el Real Madrid, y las circunstancias que se ha encontrado en este inicio de campaña no están siendo precisamente las más favorables para ello. Seguir leyendo…

Comentarios (2)

Soldado, el héroe anacrónico

El tiempo es una unidad de medida confusa y más en lo que se refiere a esta Liga BBVA tan anacrónica. La segunda jornada es la primera. La primera abrirá la segunda vuelta y se disputarán partidos los domingos al mediodía. El Valencia-Racing (4-3) fue una extensión de este confuso calendario que parece construido por la surrealista pluma de Julio Cortázar y su héroe fue Roberto Soldado, autor de tres goles decisivos en la épica remontada del conjunto valencianista en Mestalla para sumar sus primeros tres puntos de la temporada.

El mismo día que Juan Mata debutaba con gol en el Chelsea, Soldado disputaba su primer partido como nueva bandera del Valencia, vistiendo el brazalete de capitán, y no decepcionó. Como si el verano no hubiese existido para él, el delantero valenciano inició la nueva campaña al mismo nivel que terminó la anterior, trabajador, voluntarioso y, sobre todo, letal cara a gol. Asumió el reto de ser el encargado de tirar del carro del Valencia y lo superó con éxito. Seguir leyendo…

Comentarios (3)
Un desarrollo de Pedro Puig