Histórico
25 julio 2011Jesús Camacho

Uruguay, Rey de América

Si en algún momento pudo haber un instante de duda o vacilación con respecto a la mentalidad genética del futbolista uruguayo, la final de la Copa América se ha encargado de disiparla. Y es que tras ella no me cabe la menor duda de que Uruguay no disputa las finales sino que las gana. El uruguayo esta hecho de otra pasta, sale con el pecho henchido de historia y el corazón a ras del césped. Con sus armas de siempre y la genética del campeón la celeste de Uruguay se comió y no dio opción a Paraguay. Siempre siendo consciente de sus limitaciones, rentabilizando al máximo su entrega, sus virtudes y conociendo en todo momento los elementos sobre los que descansan la responsabilidad de establecer las diferencias.

Y como hicieron en el Mundial, Luis Suárez y Forlán evitaron en parte que esta Copa América pasara a la historia como la de los porteros y las tandas de penaltis, puesto que el ahora futbolista del Liverpool se encargó a los doce minutos de juego de establecer la diferencia en un arranque asfixiante para los paraguayos, que no pudieron salir de su área.

Uruguay llevó el duelo a su terreno, comenzó entonces el partido para Arévalo Ríos y Diego Pérez, que desplegando por el césped las trampas de toda la vida no dieron opción a Paraguay y aguardaron el momento idóneo para poner tierra de por medio entre Paraguay y la Copa de América.

Así llegó el minuto 42, en el que Arévalo Ríos mordió en la frontal para sacarle la pelota a Ortigoza y ceder a Forlán, que con un potente zurdazo no perdonó y fusiló sin compasión a Justo Villar. Dos a cero y la leyenda charrúa se abría paso nuevamente para poner imposible la remontada.  Tan solo unos minutos de duda en los que Uruguay renunció por completo al balón, propiciaron un buen pase de Ortigoza para Valdez, que sin dejarla caer la mandó al larguero y sacó Muslera con apuros. Pero las mínimas fuerzas y esperanzas de remontada que le quedaban a Paraguay murieron en aquel intento.

A partir de ese momento Uruguay comenzó a ser consciente de que se citaba una vez más con la historia, aquella en la que se consagró como uno de los grandes históricos del fútbol mundial y sudamericano, con dos títulos Mundiales y dos medallas de oro de los JJOO sobre su pecho. Un equipo, un pueblo y una selección que con quince Copas de América en sus vitrinas legendarias, puede presumir de ser el Rey de América.

El tercer gol anotado de nuevo de zurda por Forlán, puso el colofón a una gran victoria de una selección que juega y gana con el corazón, pero también el epitafio a un Campeonato que a todas luces quedó apagado por una preocupante mediocridad. Felicidades Uruguay, nuevo Rey vigente de América.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche