Histórico
19 julio 2011Santi Retortillo

Perú: El milagro de Manco Cápac

Finales del siglo XII. Se extienden dos teorías, tan válidas como puestas en duda por los historiadores. La eterna lucha. La primera versión sostiene que Manco Cápac fundó la ciudad de Cuzco tras ser ayudado por sus hermanos y se convirtió en uno de los líderes de la etnia inca. La alternativa dice que nuestro protagonista y su mujer Mama Ocllo nacieron de la espuma del Lago Titicaca y en el lugar donde el báculo se hundió fue el emplazamiento para fundar la capital del imperio.

Los libros de Historia son reticentes a esta creencia y tienen su propia versión de los hechos que se aleja muchísimo de las dos leyendas de Manco Cápac. Pese a la reticencia a tener fe en él, todo el mundo conoce su vida y el misterio que entraña detrás. En ese sentido, el supuesto fundador del Imperio Inca tiene muchas similitudes con el equipo nacional. Únicamente en 1939 y 1975 los peruanos han celebrado un título de los suyos. Su pase a las semifinales (juegan hoy ante Uruguay a las 02:45 CET) quieren que sea el momento para revivir la leyenda de Manco Cápac.

Sin Claudio Pizarro o Jefferson Farfán en el plantel, Perú llegaba a la Copa América con muy pocas variantes ofensivas. Su baza fue agarrarse a José Paolo Guerrero, que se convirtió en la única referencia atacante con cartel para el certamen en Argentina. Su compañero de batallas debía ser Juan Manuel Vargas (comparte habitación con Guerrero), pero a 15 días de la cita también estaba casi descartado. Bien es cierto que Sergio Markarián tenía en mente el Mundial 2014 como meta, pero perder al de la Fiorentina hubiese sido una terna de bajas implacables.

Vargas, que a los 22 años dio el salto al Catania tras pasar dos años en Colón argentino, ya suma cinco temporadas en el fútbol italiano, las tres últimas en Florencia. Apodado el Loco, a nadie le extraña que en la portada de su web personal aparezca con la casaca viola celebrando un gol simulando disparar una pistola. Las mujeres peruanas están locas por sus huesos en cada concentración, con una forma de andar algo provocativa y muy tranquilo al asegurar que le encanta tomarse unas cervezas mientras saborea el ceviche, plato típico en Sudamérica.

El zurdo de la Fiorentina fue el autor de la sentencia frente a Colombia en la segunda parte de la prórroga para materializar el 0-2. Entró en el minuto 59 del primer partido de Perú ante, precisamente, Uruguay, la rival de esta noche en el paso previo a llegar a la gran final que se disputará en Buenos Aires. Desde entonces, el Loco ha ido progresando poco a poco hasta convertirse en el líder de la Blanquirroja en un sueño que cada vez está más cerca de cumplirse.

A falta de líderes como Farfán o Pizarro, Vargas se erigió en la voz dentro del vestuario, pero también quiso demostrarlo fuera de él. Para ello, hace un tiempo se tatuó al Manco Cápac justificando que en Italia muchos de sus compañeros de profesión tenían tatuado un gladiador. La leyenda inca está dibujada en su piel al lado de un ángel que representa a su abuela: “Ella me cuida y nuestro antepasado me da fuerza”.

Esta noche, Juan Manuel Vargas tendrá que combinar al Manco Cápac, el ángel que emula a su abuela y el fútbol que tiene dentro para tratar de batir el penúltimo escollo. No jugará sólo, pero muchas miradas se dirigirán al de la Fiorentina. Todo jugarán con la mente puesta en los miles de hinchas que quieren vibrar como el 1939 o 1975, pero Vargas protegerá a todos con la imagen del Manco Cápac. Quieren el milagro y los incas ya demostraron que pueden ser los reyes del Imperio. 2011 puede ser su año.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche