Histórico
20 julio 2011Francisco Ortí

Paraguay: Valdez, corazón de león

Con motivo de la semifinal de la Copa América entre Venezuela y Paraguay recuperamos el artículo dedicado al delantero guaraní Nelson Haedo Valdez.

Llueve. Una noche más. Desde que comenzó el invierno en la ciudad paraguaya de Ypané el sol se pone acompañado por el incansable compás de las gotas de lluvia rompiéndose contra el suelo. Ya está tan acostumbrado al crepiteo del aguacero que empieza a pensar que no podría dormir sin él. Pero ese no es el problema. En cambio, el frío sí lo es. Esta noche la temperatura roza los cero grados. Tirita. Ni siquiera la manta que encontró el pasado mes en el cuarto de mantenimiento le ayuda a entrar en calor.

Cuanto daría el pequeño Nelson por poder dormir en una casa como el resto de sus amigos.  Acaba de cumplir 16 años, y no tiene hogar. Lo abandonó hace un año para ganar dinero con el que ayudar a sus seis hermanos. No puede costearse un lugar en el que pasar las noches, así que el club para el que juega a fútbol, el Club Atlético Tembetary, un humilde equipo que se pasea por las divisiones inferiores del fútbol paraguayo, le permite dormir bajo la tribuna del estadio.

Así fueron los primeros años de la carrera de Nelson Haedo Valdez en el mundo del fútbol. Entrenando por las mañanas y durmiendo bajo la grada por las noches. Pronto ese esfuerzo tendría su recompensa. En 2001, con 18 años, recibió una inesperada llamada. Al otro lado del telefono se encontraba Klaus Allofs, ojeador del Werder Bremen, quien le ofreció una prueba en el club alemán. Valdez no se lo pensó ni un segundo. Recogió todas las pertenencias que tenía en su “habitación” del estadio y puso rumbo a Alemania. No brilló en la prueba, pero el presidente de Werder, Juergen Born estaba casado con una mujer paraguaya y decidió darle una segunda oportunidad.

No se equivocó. Valdez desembarcó en las categorías inferiores del club bremense y pronto comenzó a perforar las porterías rivales sin piedad. Sus 15 goles en 30 partidos le valieron el salto al primer equipo de la mano de Thomas Schaaf.Quiere imponerse y va allí donde duele“, dijo el técnico alemán de él. En el Weserstadion fue un habitual junto a Ailton y Klasnic -con mal recuerdo para el Valencia- hasta que la llegada de Miroslav Klose le redujo ostensiblemente la ración de minutos y decidió emigrar al Borussa de Dortmund, donde se asoció con su compatriota de pasaporte Lucas Barrios.

Mientras tanto, Valdez logró hacerse un hueco en la selección nacional entre nombres como los de Santa Cruz, Cabañas, Cuevas o Cardozo, aunque también sufrió para conseguirlo. “Me extraña que Ruiz no me llame. Soy, junto a Santa Cruz, el único futbolista de Paraguay que juega en la Liga de Campeones y se ha impuesto en el país anfitrión del próximo mundial. Y mientras Roque es titular, yo ni siquiera soy citado. Sé que hay otros buenos delanteros pero, lejos de la polémica, reconozco que me gustaría estar“, declaró Valdez antes de que el por entonces seleccionador Anibal ‘Maño’ Ruiz le citara para un partido clasificatorio de cara al Mundial de Alemania 2006. Con Los Guaraníes se ha convertido en uno de los jugadores más querido, anotando goles clave para el combinado nacional, como el que supuso el billete para Sudáfrica 2010.

Su sueño mundialista murió ante España en cuartos de final y precisamente en España continúa su carrera, donde este verano se convirtió en el fichaje más caro en la historia del Hércules de Alicante. Un dinero bien invertido, según presume el presidente Valentín Botella, después de que el paraguayo fuera, con dos goles, el protagonista de la ya histórica victoria del Hércules frente al Barcelona en el Camp Nou. “Este día será inolvidable para mí. Debutar con el Hércules en el Camp Nou y marcarle dos goles al Barcelona. Puedo decir que mejor es imposible“, relató sonriente el paraguayo en la zona mixta del estadio barcelonés. Esa fue su carta de presentación en España, acompañado por la garra y el esfuerzo de los que ha presumido a lo largo de toda su carrera.

Al sur, muy al sur de Paraguay, se encuentra la humilde ciudad de San Joaquín, uno de los 22 distritos del Departamento de Caagazú. Se trata de una de las zonas más pobres y deprimidas del país sudaméricano. Una zona castigada durante décadas y acostumbrada a sufrir. Cuentan que ha alumbrado a poetas y músicos, aunque su mayor orgullo es el haber dado a luz a un niño que nació con un don especial. Ese niño tenía un corazón de león y se le bautizó Nelson Haedo Valdez, el verdugo del Barcelona.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche