Histórico
25 julio 2011Jose David López

Copa América: Héroes y sorpresas

Uruguay: Un grupo, un proyecto y un premio

Cuando acabó el pasado Mundial de Sudáfrica 2010, los análisis finales otorgaron enorme trascendencia a lo que había logrado Uruguay. Una selección con más historia que presente, con iconos pretéritos y con resultados de otras épocas, había regresado a la élite con una misma seña de identidad que permanecerá siempre innegociable y perennemente en su ADN competitivo, el sacrificio colectivo como piedra angular de su estilo. Un cuarto puesto en suelo sudafricano y, sobre todo, la imagen de ser la selección sudamericana con mayor cartel, les impulsó en la idea de dar continuidad a Oscar Washington Tabárez.

El técnico que había llegado años atrás sin mucho protagonismo y buscando un renacer que parecía improbable, ganó adeptos poco a poco y acabó siendo renovado al alza por petición nacional y doblando ingresos. Hasta empresas afiliadas a la federación charrúa, tuvieron que poner plata de su mano para evitar que Tabarez huyera y que su proyecto limitara frentes, algo que no ocurrió, sino que se multiplicó porque el seleccionador ganó plenos poderes y dominio sobre categorías inferiores.

Aprovechando su cartel de ‘tapado’ tras Brasil y Argentina, la Copa América ha destacado por encima de todos un bloque sólido, con un estilo definido, con futbolistas sacrificados por el bien global y con profesionales que entendieron perfectamente la función establecida según el ‘profesor’. Abajo, sacrificio, trabajo e intensidad. Arriba, presión, desequilibrios y estrellas que deciden partidos. Todos a una, ahora el pueblo les adora. “Es la unión total entre fútbol y sociedad”, comentó anoche el mismo Tabárez, que no quiso dar importancia ‘extra’ al título número 15 que supera en el total a Argentina. ¡Enhorabuena¡

Venezuela: La sorpresa fue ‘vinotinto’

Instalado actualmente en una crisis nacional por el estado de forma de su presidente Hugo Chávez y pese a ser una potencia deportiva solamente en el beisbol, el fútbol venezolano ha logrado merecido protagonismo tras una Copa América que definitivamente les conduce hacia la progresión que venían buscando en los últimos tiempos. Dejaron de ser Cenicienta para convertirse en una amenaza real y con un proyecto sin estrellas y sí con humildad trabajadora, César Farías ha logrado la mayor heroicidad Vinotinto en un momento inesperado.

Es hasta la fecha, el único país de la Conmebol que nunca ha logrado clasificarse para un Mundial y, evidentemente, tampoco ha logrado levantar una Copa América. Registros trasparentes, inmaculados y ansiosos de positivismo, que han sido avergonzados y goleados durante décadas y que hoy, gracias a un trabajo cada vez más conciso y definido, encuentra sonrisas y premios. Ser capaz de empatar ante la todopoderosa Brasil sin arrugarse, vencer en un choque sin tregua a Ecuador, eliminar a una de las alternativas como era Chile y sólo marchándose por penaltis en semifinales y sin haber perdido un solo partido hasta la final de consolación, es un resultado mítico, fantástico y prometedor. Hay fútbol y toca explotarlo.

El renacer: Perú y su regreso a la élite

Anclado en sus gestas de los años 70, cuando aparecían como una de las selecciones sudamericanas de mayor prestigio y capacidad virtuosa, Perú ha vivido etapas grises y alicaídas. Numerosas polémicas, escándalos en su federación y entre sus propios jugadores que fueron colocando en el ostracismo un fútbol que en esta Copa América ha sorprendido a cualquier analista. Era impensable avanzar que, finalmente, los de Markarián iban a colocarse en la tercera plaza porque, entre otras cosas, venían de ser colistas en la última fase de clasificación mundialista.

Sin embargo, afrontando bajas tan importantes como las de Claudio Pizarro o la ‘Foquita’ Farfán, el grupo se alió con el sacrificio global y resucitó con poder colectivo, maximizando un proyecto que tenía todos los visos de un fracaso inmediato. Cayendo en semifinales ante la posterior campeona Uruguay, se sacaron la espina del ‘milagro’, rematando a Venezuela con un hat-trick de su jugador más destacado, Guerrero. No el único porque si algo saca en claro la Albirroja de este 2011, es que han regresado a la elite al menos, de manera temporal. Las eliminatorias rumbo a Brasil 2014, nos sacarán de dudas.

El crack: Luís Suárez, desequilibrio charrúa

Se cansó de meter goles y jugar para la galería en la Eredivisie holandesa y en su salto progresivo, cayó motivado en un Liverpool que ahora se debe estar frotando las manos con esperanza. La que le otorga el haber contratado hace unos meses a uno de los jugadores que, como apuntaba ya en su etapa de Nacional y Groningen, estaba destinado a explotar como un talento descomunal. Rompió redes y estadísticas entre los mitos goleadores del Ajax pero si algo le hacía falta a Luis Suárez, es ser protagonista en la consecución de un título de honores y desde anoche, no sólo posee la Copa América, sino el galardón testimonial de ser el jugador más destacado del torneo.

Cuatro goles en seis partidos, algunos para definir el pase a la final y otros, sencillamente, para romper la propia cita definitiva. Ante Paraguay redobló esfuerzos, ganó n concentración y actividad, para convertirse en la pesadilla de los paraguayos. La defensa rival jamás logró pararle. Se mueve con libertad en zonas ofensivas, sabe romper entre líneas, cae a bandas para sacar de zona a sus marcadores y asiste como nadie a sus compañeros, agradecidos aún hoy de tener al jugador que marcó diferencias. No fueron otros cracks. El gran protagonista fue charrúa.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche