Histórico
9 julio 2011Francisco Ortí

Liverpool: Charlie Adam no camina solo

Ian Holloway es un hombre al que podríamos calificar como peculiar y posiblemente nos quedaríamos cortos con el adjetivo. Inventa metáforas imposibles para explicar una derrota, recomienda a sus jugadores no celebrar los goles quitándose la camiseta por no tener un cuerpo diez y anuncia las alineaciones a través de osos de peluche. Siempre está de broma, pero su talante cambió cuando escuchó que Charlie Adam podría abandonar el Blackpool a mitad de temporada. Charlie no irá a ninguna parte, sentenció tajante el técnico de los Tangerines ante los medios de comunicación.

Horas antes, el centrocampista escocés había presentado una solicitud de traspaso a los directivos del club. El Liverpool había llamado a su puerta. Los Reds buscaban en el mercado de invierno un golpe de efecto para resucitar al equipo tras un decepcionante primer tramo de temporada y pensaron en el escocés, que vio una oportunidad única para jugar en un grande. El Blackpool se negó en redondo y Charlie Adam acabó en Bloomfield Road una temporada que se cerró con descenso. Sin embargo, en Anfield no le han olvidado y esta semana se ha consumado su fichaje por el Liverpool.

Su llegada al equipo de Kenny Dalglish supondrá el premio a una carrera repleta de obstáculos. A sus 25 años, Charlie Adam (Escocia, 1985) conoce todos los rostros del fútbol. Explotó pronto y a los 17 años se incorporó a la escuela del Rangers de Glasgow. Un año después ya formaba parte del primer equipo. Durante las siguientes temporadas fue mejorando su nivel, exhibiendo su espectacular llegada al área por Europa con el Rangers, tanto en UEFA como en Champions League. Cerró el 2007 con catorce goles, siendo elegido el mejor jugador del año por los aficionados y firmando la renovación con el Rangers por cinco años más.

Fue el principio del fin de su etapa en Escocia. Su rendimiento descendió drásticamente y el Rangers le enseñó la puerta de salida. “Fue una decepción. Siempre es difícil abandonar un club como el Rangers -explica el mediocentro- Fue un momento duro”. Además, decidió dar un paso arriesgado y buscó un destino inesperado. Fichó por el Blackpool, que en ese momento militaba en Championship (segunda división inglesa). En Bloomfield Road recuperó el nivel mostrado en Glasgow y se convirtió en el ídolo de la afición.

Su momento álgido llegó en la temporada 2009-2010. Coló al Blackpool en los play-offs de promoción a Premier League firmando 16 goles en la liga regular, una cifra escandalosa para un centrocampista, y se encumbró como leyenda del club en Wembley. En la final por el ascenso el Cardiff se puso por delante en el marcador. Los galeses ya acariciaban la Premier, pero faltando 25 minutos para la conclusión del encuentro el colegiado pitó una falta en la frontal del área. Charlie Adam asumió la responsabilidad de lanzarla. Entró por la misma escuadra. “Es el mejor gol de mi carrera”, confiesa el escocés, quien puso la primera piedra para una remontada que llevó al Blackpool a Premier League cuarenta años después.

Charlie Adam es un centrocampista de corte ofensivo, con un portentoso golpeo desde el exterior del área y con un pie izquierdo capaz de lanzar pases a 30 metros con precisión. Posee un talento que escasea en Escocia, aunque él no considera estas como sus mejores virtudes. “El trabajo duro es mi mejor característica. El talento no te garantiza nada. Eso lo aprendí de joven”, cuenta. La fusión entre trabajo y talento es lo que le ha permitido renacer cuando rozó el fracaso. Charlie Adam ha recorrido un larguísimo sendero hasta llamar a las puertas de Anfield, pero una vez las cruce sabe que jamás volverá a caminar solo.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche