Histórico
16 julio 2011Jesús Camacho

Argentina: Tucho Mendez, ‘Rey’ goleador de América

La pluma de Manuel E. Pose se desliza sobre una hoja en blanco y conecta con las musas que revolotean traviesas por los potreros de la populosa zona del sur porteño y el club Miriñaque. Allá en aquellos empedrados en los que la escasez dibuja los juegos malabares de la pobreza, la música de Víctorio R. Papini colorea con acordes de tango la leyenda de un purrete con sed de vivir que cumplió sus sueños tejiendo sobre el césped muy lindas gambetas y golazos con los que hizo feliz a la gente.

Y acá en estas líneas en las que el tango se hace fútbol y viceversa la leyenda de Norberto “Tucho” Mendez viaja con su pelo renegrido por las canchas de mi imaginación y vuestros recuerdos. Porteño de ley, gran amigo de Aníbal Troilo, bailarín infaltable en el Marabú y el Chantecler siempre llevó la magia, el arte, y la música en la sangre. Nacido un 5 de enero de 1923 en la esquina de Grito de Asencio y Atuel, en el barrio de Pompeya, Buenos Aires, un luctuoso suceso vino a proporcionar a su madrina, el apodo con el que pasaría a la historia. Y es que justo aquel día falleció un señor de apellido Santucho, muy querido en el vecindario. Una historia del que aún hoy, es máximo goleador de la historia en la Copa América.

Su infancia, su niñez, siempre ligada a una pelota, a los potreros de la zona sur porteña, al Club Social y Deportivo Miriñaque, donde a la edad de once años fue descubierto por José Carrero, que lo llevó a Huracán. Y en Huracán, comenzó a perfilar los primeros matices de la que fue una brillante carrera. Debutó en primera división con la camiseta de Globito un 13 de marzo de 1941. Huracán derrotó a Lanús 4 a 2, y Tucho hizo el tercer gol. Aquel día hizo realidad muchos sueños, uno de ellos debutar en Primera y el otro hacerlo jugando junto a su gran ídolo: Herminio Masantonio. Se iniciaba así su leyenda, en el viejo archivo histórico en el que reside la voz y el recuerdo de redactores contemporáneos, se amontonan una tras otra las crónicas en las que se describe su gambeta endiablada, gran manejo, guapeza y capacidad goleadora.

Con la camiseta de Globo en 1946 conformó una tripleta inolvidable formada por Alfredo Di Stéfano (la Saeta Rubia), el Tucho Méndez y el turco Simes. Allí se mantuvo hasta fines de 1947, ganando dos campeonatos nacionales en 1942 y 1947, luego se incorporó a Racing junto con Juan Carlos Salvini y Llamil Simes. Por su transferencia, la Academia pagó una importante suma y cedió cinco jugadores, Méndez, Salvini y Simes pasaron al club de Avellaneda y en contraprestación fueron a Patricios el arquero Ricardo, los zagueros Uzal y Filgueiras y dos delanteros: Waldino Aguirre y Caserio. Fue una operación de un calado importante pero su presencia en la línea de ataque del conjunto de Avellaneda resultó crucial para que Racing viviera años inolvidables. Con Norberto Méndez, y bajo la dirección técnica de Guillermo Stábile, compuso brillantes delanteras que le permitieron al club de Avellaneda obtener el primer tricampeonato del fútbol argentino, los primeros en el profesionalismo de Racing en 1949, 1950 y 1951. Una de las más recordadas fue la que el admirado Tucho integró junto con Salvini, Bravo, Simes y Sued. Con posterioridad y tras la incorporación de Mario Boyé, el Atómico, el brillante ciclo racinguista tomó cuerpo y forma definitivamente.

Paralelamente a su brillante desempeño en el Campeonato argentino, donde dejó su estela de grandeza como jugador y como ser humano, su leyenda se engrandece aún más cuando se repasa su carrera internacional. Con la camiseta albiceleste conquistó tres títulos sudamericanos, en 1945, 1946 y 1947. Méndez debutó en Copa América en 1945 y su actuación fue realmente estelar, puesto que debutó haciéndole dos goles a Colombia, uno a Chile y nada menos que tres a Brasil, que finalmente sirvieron para consagrarlo como uno de los mejores artilleros de la época. Fruto de ello comparte el privilegio junto al legendario Zizinho de ser con diecisiete goles, el máximo goleador histórico de la Copa América. En 1947 y en Guayaquil se consagró campeón de la Copa América por tercera vez con Argentina, que presentó a la cita un equipo de ensueño: Julio Cozzi; Colman, Sobrero; Norberto Yácono, Perucca, Pescia; Boyé, Tucho Méndez, Alfredo Di Stéfano, José Moreno y Félix Loustau.

Entre noviembre y diciembre del 51 y enero del 52 jugó en Nacional de Montevideo. Tras su paso por Racing se marchó a Tigre en 1955 y su llegada coincidió con la mejor campaña en primera división, del club de los “Azules del Norte”, que se clasificaron sextos tras River, Racing, Boca, Independiente y Lanús. Aquel equipo muy recordado por la afición:  Rugilo; Gaggino y Bores; Gianserra, Brunetti e Hidalgo; De Bourgoing, Norberto “Tucho” Méndez, Cesáreo, Simes y Nicolás Gómez. Su último destino sería su querido Globo (Huracán), conjunto en el que finalmente se produjo su retirada definitiva, un  7 de diciembre de 1958, en un encuentro ante el eterno rival en el que hizo un gol. Con una brillante frase y la brillante firma de sus goles y gambetas, puso el mejor recuerdo a su carrera: “Huracán fue mi novia. Racing, mi mujer y la Selección mi amante”.

En su leyenda reside la memoria de un crack que llegó a participar en dos películas, en 1949 en el film: “Con los mismos colores” y en 1953 en “El hijo del crack”. Una leyenda que a diferencia de su corazón –que se detuvo para siempre un 22 de junio 1998- aún sigue latiendo en la memoria escrita y hablada del fútbol argentino. Y es que aunque las crónicas de sus goles, gambetas y hazañas, permanezcan en el desván de nuestra memoria como un puñado de hojas marchitas, estas poseen el maduro sabor añejo del mate curado, el dulce y amargo de su inmortal grandeza. La del Tucho Mendéz, Rey de América, la composición estética, deportiva y musical del que fue irrepetible goleador…

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche