Histórico
22 julio 2011Francisco Ortí

Alexis Sánchez: El ‘Dilla’ de Tocopilla

Tocopilla no es un lugar amable. Ajada por el paso del tiempo y encadenada a un pasado industrial que pasó de ser orgullo a condena. La caída del salitre dibujó un panorama desolador, con altas tasas de desempleo, obligando a emigrar a otras ciudades de Chile. La herencia de las empresas termoeléctricas, en cambio, se traduce en un aire poco óptimo para la salud, contaminado, y que ha aumentado los índices de cáncer y enfermedades cardiacas. Para colmo, en 2007 fue la ciudad más afectada por el terremoto, sesgando todavía el paisaje de la ciudad.

Una realidad dura para una ciudad con un apelativo tan desgarradoramente descriptivo como ‘el rincón del Diablo’. En Tocopilla existen pocos motivos para sonreír. Sin embargo, durante estos días presumen con orgullo de uno de sus hijos. En la zona más pobre de la ciudad, al lado del cementerio, se tambaleaba una torpe construcción de hormigón y palos al que sus habitantes llaman hogar. El techo no cubre toda la casa, mientras que el suelo es el mismo que el del exterior: tierra. En 2007 no resistió el terremoto, pero su anterior inquilino ya había construido un futuro mejor para él y su familia. En aquella desvencijada casa del rincón del Diablo nació Alexis Sánchez, el nuevo fichaje del FC Barcelona.

En ese desfavorecido escenario transcurren los primeros años de Alexis Sánchez (Chile, 1988) cuando todavía no era el ‘Niño Maravilla’ del fútbol chileno, sino el ‘Dilla’ (Ardilla), por ser bajito, delgado e hiperactivo. Desde muy pequeño se dio cuenta que no tenía permiso para ser un niño. Se obligó a madurar. Su padre les abandonó y Alexis alternaba la escuela con su trabajo en el cementerio, lavando y cuidando coches, para ayudar a mantener a su familia. El poco tiempo libre que le quedaba lo dedicaba íntegramente a jugar a fútbol y ese fue su pasaporte para escapar del rincón del Diablo.

Jugando en una cancha de cemento del barrio con sus amigos llamó la atención de Alberto Toledo, un entrenador de las divisiones inferiores del club Arauco de Tocopilla. “Lo vi flaquito, mal alimentado, un pinganilla, pero se puso a jugar y esa misma tarde fui a hablar con su mamá para que lo dejara entrenar en el club“, recuerda Toledo. Su madre dio el visto bueno y Toledo consiguió ficharle. En el Arauco de Tocopilla Alexis llegaba tarde a los entrenamientos, nunca pasaba el balón a sus compañeros y los padres del resto de jugadores no le querían en el equipo, pero él era tan superior al resto que incluso llamó la atención del alcalde de la ciudad, Alexander Kurtovic, quien le regaló su primer par de botas de fútbol.

Ese fue el inicio de su carrera como profesional. Con 16 años fichó por el primer equipo del Cobreloa, mostrando un excelente rendimiento en Calama, anotando nueve goles en doce partidos en su última temporada con los Naranjas. Gracias a sus exhibiciones con el Cobreloa y con las categorías inferiores de Chile se descubrió a Europa y tras una dura pugna con otros equipos europeos el Udinese pagó dos millones de euros para cerrar su contratación. Sabiendo que habían contratado futuro y no presente, los de Friulli lo cedieron un año a Colo-Colo para que creciera cerca de su casa y, posteriormente, a River Plate, hasta que en 2008 consideraron que ya estaba lo suficientemente maduro para debutar en la Serie A.

No se equivocaban. En sus tres temporadas en el Udinese, Alexis Sánchez ha crecido a pasos agigantados, mejorando año tras año, al mismo tiempo que se erigía como la gran estrella de la selección chilena. Su consagración la vivió la pasada campaña, dejando a los friulani en puestos de Champions League y siendo nombrado el mejor jugador de la Serie A por la Gazzetta dello Sport. Con su fichaje por el Barcelona cumple una nueva etapa en su carrera hacia la gloria. El Camp Nou acoge a un extremo desequilibrante, potente y veloz al que comparan con Cristiano Ronaldo, aunque él quiere llegar más alto: “Cristiano es uno de los mejores del planeta, pero yo soy Alexis y quiero ser el mejor del mundo”. Así es Alexis Sánchez, el ‘Dilla’ de Tocopilla que se convirtió en el ‘Niño Maravilla’ del Barcelona.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche