Histórico
21 junio 2011Santi Retortillo

River Plate: Odiando las matemáticas

El fútbol puede servir como vía de escape para los quehaceres rutinarios. El trabajo o los estudios llegan a agotar mentalmente en muchas ocasiones. Al menos en mi caso, el sentarme delante de la televisión o acudir a La Romareda era la terapia que me asignaba en mi función de terapeuta amateur. A veces servía, otras terminaba decepcionado, pero el poder cambiar por unas horas los libros por el balón era algo insustituible. Eso sí, a los días solían llegar los efectos negativos. Desconozco si mucha gente seguía esta práctica o eran más responsables, pero en el campo de fútbol siempre veía a la grada entregada con su equipo.

Sería bueno aplicar la estadística entre los aficionados del Monumental. Aunque lo más probable es que cuando vean cuatro números juntos les entre urticaria. Y no será por capricho. Las cifras, caprichosas, avalan este odio del seguidor millonario por Tales de Mileto, Pitágoras, Euclides y una familia que está dejando sin sueño a la mitad de Argentina. Mañana por la noche (02:00, CET) se disputará el choque de ida de la promoción entre Club Atlético Belgrano y River Plate. Lo que para un equipo supone el sueño de volver a la élite, para el otro implica no caer a un abismo que no han pisado en sus 110 años de historia. La noche y el día en 180 minutos. Otra vez aparece un número, mala señal para La Banda Roja.

Grecia, cuna de las matemáticas, no será un destino querido por la hinchada de River. El descenso y la promoción en Argentina siguen unos parámetros inusuales en el resto del mundo futbolístico. Se promedian los puntos conseguidos en las últimas tres campañas (seis campeonatos al ser de una vuelta en este caso). Es decir, que es complicado llegar a esta situación, y más si hablamos del conjunto que más títulos locales tiene en su haber. La salvación parecía un hecho, pero no sumar ni un triunfo desde el 30 de abril ha supuesto este descalabro. Cinco puntos de los últimos 21 para caer en una situación que ni los jugadores, ni la grada, saben llevar bien.

La repercusión no se ha hecho esperar en Europa y en el resto del mundo. Este miércoles por la noche y el próximo domingo, medio mundo mirará a Argentina. Volviendo a la ciencia, las cifras que maneja River en los últimos tres años son esclarecedoras. El Apertura 2008 fue el inicio de esta pesadilla. Sólo sumaron 14 puntos en 19 jornadas (o lo que es lo mismo, ni un 25% de los que había en juego) y, lógicamente, acabaron últimos. En este periodo de infierno para ellos han visto desfilar al Cholo Simeone, Gabriel Rodríguez, Néstor Gorosito, Leonardo Astrada, Ángel Cappa y Juan José López. Pero las miras se ponen más arriba. En concreto a José María Aguilar, que fue el capitán de una nave, que ahora se hunde, desde 2001 y hasta 2009. Así lo reflejó el Diario Olé tras conocerse la noticia de la promoción de River.

En dos de los otros cinco campeonatos que computaron para llegar a esta tesitura River acabó entre los diez primeros, pero la caída libre se forjó por los 14 puntos de 2008 así como un 2010 que se zanjó con 43 puntos entre Clausura y Apertura. La empresa parecía sencilla en la recta final del Clausura de 2011, pero esos siete envites sin vencer condenan a cualquiera, y más a una escuadra que vive en estado de coma desde hace mucho tiempo. Bajo el mandato de Aguilar (ahora está al frente Daniel Passarella) se obtuvieron más de 200 millones de euros, pero el abogado no los invirtió como es debido. Una muestra de la grandeza de los jugadores que han pasado por River en la última década es resaltar algunas de las transacciones que se realizaron: Saviola, D’Alessandro, Cavenaghi, Aimar, Falcao, Higuaín, Demichelis, Mascherano, Lucho González o Fernando Belluschi…

Ahora toca dejar a un lado a esos futbolistas que triunfan en Europa, a José María Aguilar y, si se apura, a Daniel Passarella, que además no viajará a Córdoba para vivir la situación más difícil de Las Gallinas en su historia. Decisión cuestionable y que podría convertirse en incendio si se consuma el desastre para River. Por supuesto, y aunque eso ahora no les importe, la hinchada más acérrima, la de Boca Juniors, ha aprovechado para hacer mofa en una situación tan delicada. Los números que finalmente caen como una losa son los 141 puntos logrados en 114 partidos (hubo 342 en juego). Con ese 41% de efectividad, River Plate va a tener que centrar su futuro en 180 minutos. Como siempre, las matemáticas son caprichosas y dan igual lo realizado durante los tres años anteriores. No hay más vida a partir del domingo. El conjunto de Juan José López debe sacar adelante su doble enfrentamiento ante Belgrano y posteriormente hacer propósito de enmienda.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche