Histórico
28 junio 2011Jose David López

Perú: Despropósitos para Don Marka

Callao, el puerto marítimo de la ciudad de Lima, ha visto pasar por sus aguas miles de balones de fútbol. Los primeros, de origen inglés, instalaron las bases del deporte a finales del S.XIX, pero con los años, el colorido nacional se hizo hueco a gran escala gracias a las habilidades de los chalacos. Y es que los propios habitantes del puerto, de la costa y de la vida cotidiana de Callao, recibieron ese nombre en honor a sus habilidades con la pelota (chalaca es el gentilicio utilizado en Perú para definir el remate de ‘chilena’). Unas cualidades que a lo largo de los años, salvo en contadas ocasiones, han ido mermando a los peruanos respecto a sus rivales continentales, siendo hoy actores terciarios en un entorno que hace tiempo les perdió el respeto.

Exceptuando los años dorados vividos en los 70 y principios de los 80 (Alberto Gallardo, Héctor Chumpitaz, Roberto Challe o Teófilo Cubillas) con tres clasificaciones mundialistas y un título de Copa América, el fútbol peruano deambula sin propiedad hace décadas, esperando que en algún momento su resaca termine. En la Copa América 2011, Perú vuelve a empezar de cero con nuevo proyecto, bases reestructuradas e ideas renovadas. Un perfil habitual cada ciertos años ante la falta de resultados pero que, una vez más, tendrá un rol modesto y una meta futura, la de progresar en busca del milagro en las eliminatorias rumbo a Brasil 2014.

No es un discurso para quitarse presión de encima ni tampoco para avisar de la posible debacle ‘albirroja’, sino una realidad que vuelve a poner de manifiesto las prioridades federativas. Al mando de estas obligaciones que aseguran continuidad en el banquillo suceda lo que suceda en suelo argentino, estará uno de los entrenadores más veteranos y a la vez expertos de la competición, el uruguayo (de origen armenio) Sergio Markarián. Un personaje caracterial, capaz de retirarse del fútbol a los 17 años para ganarse unos cuartos en una distribuidora de combustible o de empezar a entrenar en Danubio sin tener aún la acreditación oficial. Desde que lo lograra, lo han visto dirigir en Uruguay, Paraguay, Chile, México, Grecia y, por supuesto, Perú. Un ‘trotamundos’ con títulos allá por dónde pasó y que, sobre todo, sabe lo que es mantener la tensión en un cargo de seleccionador tras haber llevado a Paraguay al Mundial 2002. Con gran cartel nacional tras sus campeonatos en Universitario y Sporting Cristal, la Federación inca pensó en el Mago después del desastroso y polémico paso de Chemo Del Solar (peleado con la mitad de los internacionales). Un problema, que ya ha lidiado Markarián en sus escasos meses en el cargo, lo que refleja la dificultad e inestabilidad de un puesto con mucho margen de mejora pero también alto porcentaje de error.

“Nos ha tocado rivales complicados, duros, pero tenemos que crecer pensando que la Copa América es un paso hacia las eliminatorias al Mundial de Brasil, nuestro principal objetivo”. Don Marka no esconde sus verdaderos objetivos, sobre todo teniendo en cuenta las enormes bajas y problemas que va a tener que asumir para construir el esquema de mayor competitividad en el torneo. Hasta llegar a los 23 convocados para esta Copa América, realizó los llamados ‘micro-ciclos’, donde fue insertando jugadores del campeonato local durante varios test amistosos que derivaron en más de 40 internacionales. Incapaz de sacar rentabilidad a su esquema base, el 3-5-2 o 4-3-2-1 (como visitante), esas pruebas sirvieron para concienciar al grupo y para seleccionar a aquellos que mejor podrían desempeñar funciones concretas en su esquema.

La baja confirmada de Claudio Pizarro (Bremen), destroza los planes ofensivos, aunque el temor principal está en otras dos de sus estrellas, Vargas (Fiorentina) y Farfán (Schalke), ambos actualmente lesionados y que, como mínimo, se perderían el primer partido (en el caso del extremo seguramente no llegue a tiempo para ser inscrito). Antes, ya se había caído de los planes por problemas físicos su lateral, Rabanal. También llegan con molestias los defensas Zambrano (St.Pauli) y Rodríguez (Sporting Lisboa) y Paolo Guerrero (Hamburgo). Demasiados problemas externos que han llevado a la Federación, a solicitar la ampliación de la lista oficial, ya que, como dijo el propio Markarián “estamos muertos, esto no me había pasado jamás y no se puede prever”. Este cúmulo de problemas, debilitaría enormemente la competitividad de una selección cuyo principal problema es la confianza y la incapacidad para dar equilibrio a su medular.

Las previsiones, más aún con este contexto tan necesitado de buenas noticias y donde sólo se aglutinas problemas deportivos, son difícilmente optimistas. Nuestra apuesta personal no les da opciones de pasar la primera fase de grupos, aunque su límite y posible reto menor, sería no ocupar la última plaza de su ‘cuarteto’.

Te puede interesar:  Camisetas Copa América: Umbro de Perú Mayo del 64, histeria colectiva en Lima

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche