Histórico
26 junio 2011Jose David López

Copa de Oro: México, rey de la Concacaf (2-4)

Suelo estadounidense, ambiente azteca y rivalidad creciente. El Rose Bowl californiano volvía a cruzar a los dos ‘gigantes’ de la Concacaf en la finalísima de una Copa de Oro y, de nuevo, con sensaciones claramente contrastadas. Estados Unidos llegó por experiencia y pegada, pero no por la superioridad sobre sus rivales, ante los que sufrió a lo largo de todo el torneo (perdió ante Panamá en la fase previa). México, por contra, sí había vuelto a arrollar con goles, velocidad y siendo dominador de todas las fases de los partidos, teniendo que sudar más de la cuanta sólo en semifinales ante Honduras pero nunca perdiendo la propiedad de su estilo.

Con el recuerdo del doloroso (5-0) de la última edición, Estados Unidos pretendía limpiar su imagen recuperando el trono de la Concacaf pero rápidamente la iniciativa, producto del impuslo y carácter ganador de México, pasó a ser azteca. Gio Dos Santos entre líneas, intercambiando constantemente posiciones con Guardado y Barrera, fue el gran desequilibrio del choque, pero pese a sufrir agazapado desde el primer instante, fue el equipo de Bob Bradley quien mostró mayor pegada. Un saque de esquina cabeceado por el propio Michael Bradley y, poco después, una gran combinación de Adu (sorprendió muchísimo su titularidad y actividad) con Dempsey y Donovan, la finalizó con inteligencia el icono yankee, que parecía distanciar demasiado ya a los estadounidenses.Sin embargo, sin perder los nervios, con la paciencia de quien sabe que su lectura y estilo seguirá teniendo alternativas para romper al rival, México prolongó su proposición. Profundidad de laterales, dos extremos que actúan con libertad y un killer como Chicharito Hernández que además, sabe moverse con soltura para aprovechar las llegadas desde segunda línea. Todo ello, bien mezclado, fue suficiente para desplomar la endeble y débil defensa local, que fue incapaz de frenar a Barrera y sobre todo Dos Santos. Ambos, con dos goles por cabeza, desmontaron la línea con mayores déficir de Estados Unidos y pese a que Dempsey tuvo un disparo al larguero que hubiera empatado la final (a 3 goles en ese instante), sólo México propuso, mostró y quiso ser dueño de la finalísima. Su victoria, merecido premio a un estilo que, por desgracia, sólo nos dejan ver con cuentagotas y en la GoldCup. Estarán en la próxima Copa Confederaciones.

También te puede interesar:  Aldo de Nigris: Lágrimas con sentimiento

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche