Histórico
3 mayo 2011Francisco Ortí

Barcelona: Villa, goleando tras el eclipse

Lionel Messi es el poseedor de los dos últimos Balones de Oro, el máximo goleador del Barcelona, el mejor jugador del mundo y aspirante a mejor de la historia. El argentino brilla cada vez que pisa un terreno de juego o acaricia un balón. Brilla tanto que, de manera involuntaria, incluso llega a eclipsar a quien juega a su lado. Él es quien acapara los elogios, las portadas y las miradas, mientras convierte en anónimos a estrellas de la talla de David Villa, máximo goleador del pasado Mundial; Andrés Iniesta, autor del histórico gol para España; o Xavi Hernández, entre otros.

La vida al lado de Lionel Messi es más complicada de lo que parece. Con el paso de los años su figura ha ido creciendo al mismo ritmo que su brillo consumía a sus socios en ataque. Ronaldinho, Samuel Eto’o, Thierry Henry o Zlatan Ibrahimovic han sucumbido en pasadas temporadas ante el fulgor del argentino. Ahora, son Pedro Rodríguez o David Villa quienes deben soportar esa perdida de protagonismo para plegarse en beneficio de la mayor estrella del firmamento azulgrana.

El canario asume sin problemas ese rol de secundario y sería lógico que David Villa tuviera más problemas para digerirlo. El delantero asturiano viene de completar un Mundial a un nivel sobresaliente, proclamándose máximo goleador del torneo, de la última Eurocopa y también de la historia de la Selección española. Además, está acostumbrado a ser el referente del Valencia durante muchas temporadas, disfrutando de absoluta libertad para moverse en la zona de ataque. En el Barcelona su condición de estrella queda a expensas del talento de Lionel Messi, pero Villa ha sabido acatar su paso atrás y convertirse en el socio ideal del argentino.

Cierto es que se ha visto a David Villa discutir con Messi alguna acción durante varios partidos, incluso se le ha podido ver ansioso en determinadas fases de la temporada, pero los números reflejan que el asturiano está completando una temporada a un nivel más que aceptable. El siete azulgrana ha anotado 18 goles en Liga -la pasada temporada logró 22-, tres en Champions League y uno en la Copa del Rey. Un total de 22 goles en 47 partidos disputados como titular, mejorando los registros de sus antecesores en el cargo de subordinado del argentino.

Villa ha sabido reciclarse para abandonar el puesto de delantero centro -zona de influencia de Messi- para mudarse a la banda izquierda y realizar el trabajo sucio en ataque, al igual que por el otro costado lo realiza Pedro. Su cometido es trabajar y Villa se desfonda para cumplir. El asturiano acaba extenuado los partidos, aspecto que queda avalado por el hecho de que haya sido sustituido casi en el 60% de los partidos en los que ha comenzado de titular esta temporada.

Pese a su perdida de protagonismo Villa está siendo clave en la excelente temporada azulgrana, como también lo está siendo en los Clásicos contra el Real Madrid: anotó dos goles en el 5-0 de la primera vuelta, y forzó un penalti -que transformó Messi- durante el último duelo liguero entre ambos. Este martes, llega un nuevo duelo contra el Real Madrid, en la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa. Villa tendrá la oportunidad de agigantar sus estadísticas, mientras Messi acapara las portadas. Al asturiano no le importa mientras pueda continuar goleando tras el eclipse.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche