Histórico
4 mayo 2011Jose David López

Schalke-Bayern: Koan Neuer

Los derechos laborables mínimos de todo trabajador legal tienen carácter irrenunciable y, cualquier cambio, no podrá afectar los mínimos garantizados por la legislación laboral. El empleado debe seguir las reglas de la empresa que lo representa y regirse por sus horarios y fechas, algo que en el fútbol tiene un calendario perfectamente estipulado. Todos los contratos se firman hasta el mes de junio (con mínimas excepciones en forma de cesión en Inglaterra) y sólo seis meses antes del final del mismo, el jugador puede permitirse negociar un cambio de aventura laboral.

Son semanas de libertad para buscar un acomodo ante una situación negativa o para crecer profesionalmente. Sea cual sea el motivo, representa un riesgo. Si la situación no es agradable, la puerta de atrás representa una escapatoria para empezar de cero, aunque siempre tras haber fracasado inicialmente y sin gozar de la confianza apropiada. Si, por el contrario, ejerces de estrella y tu rol es el canterano que lidera un bloque desde la capitanía, los implicados se multiplican y la libre opinión siempre asegura golpes y especulaciones dolorosas. Ese riesgo lo asumió hace días Manuel Neuer, oficializando su adiós. Amado en su pasado y odiado en su ‘nuevo’ futuro muniqués.

La interminable sombra del mito de la portería del Bayern de Múnich, el escandaloso aunque sólido Oliver Kahn, sigue generando dudas a quienes intentan ocupar el perímetro del área en el Allian Arena. La primera oportunidad la tuvo el que había sido su eterno suplente, un aún joven Michael Rensing que estaba preparado para la transición pero al que la presión le pudo. Tras una serie de errores, el banquillo aparición en escena para él y tal fue el desprecio al que fue sometido, que transcurrió varios meses sin contento esperando ofertas que, finalmente, lo llevaron a Colonia, donde ahora es indiscutible sin tensiones bávaras.

Para solventar temporalmente esos problemas, el Bayern entendió que necesitaba un portero más veterano y con mayor experiencia, por lo que acudió al rescate el ya curtido Hans-Jorg Butt. Capaz de lo mejor y lo peor, tuvo un año pasado bastante completo y fue importante para el ‘doblete’, pero le falta futuro y su rol siempre fue considerado secundario. Van Gaal lo retiró de escena después de un mal arranque de campaña y situó por sorpresa y sin previa consulta global, al canterano Thomas Kraft. Con la crítica constante hacia el técnico holandés, el joven dio la cara pero tras ciertos partidos en Bundesliga, disipó sus opciones con errores garrafales que propiciaron (entre muchas otras cosas), el cese de Van Gaal, su principal defensor.

Kraft ha sido la última ‘marioneta’ de la maquinaria muniquesa, pues ha pasado en semanas de ser el portero del futuro Bayern (merece, al menos, oportunidades) a quedar aislado y obligado a marcharse. Estos días las negociaciones para renovar a Butt se multiplicaron, convencieron al veterano para que guarde su sitio como suplente sin grandes aspiraciones y, de paso, mandaban el mensaje definitivo a un Kraft que, como el novato de Rensing en su día, ha vuelto a ser el gran perjudicado. Y es que, pese a estos movimientos y discrepancias, el único deseo institucional del Bayern para su portería es Manuel Neuer, endiosado por sus futuros directivos y compañeros pero considerado enemigo absoluto para una afición que lleva semana gritando el Koan Neuer.

El presidente de honor, el mito Franz Beckenbauer, admite que pagaría hasta 50 millones por el portero del Schalke y Schweinsteiger presiona a su club para que fiche al que considera “mejor portero del mundo”. No hay que esconder que los líderes de este Bayern, Hoeness y Rummenigge, son enamorados del internacional alemán (sobre el que se ciernen numerosas dudas por los analistas globales) ni tampoco que algunas de sus últimas actuaciones han evidenciado que se trata de un portero de gran nivel.

Sin embargo, la hinchada bávara decidió hace meses ignorar e increpar cualquier noticia al respecto. Neuer, que jamás ocultó ser hincha del Schalke desde su infancia, celebró efusivamente (agarrando el palo del saque de esquina como había iniciado Kahn años antes cuando arrebató la Bundesliga al Schalke (ver Video)) una victoria de su equipos en el Allianz en 2009. Así, mientras la directiva se esfuerza en avanzar en las negociaciones, la afición no cesa en su empeño. En los últimos partidos en suelo bávaro, las pancartas han sido el reflejo real del rechazo hacia este fichaje: “Mia Brauchan Koan Neuer Torwart, mia han Scho Kraft” (No necesitamos un nuevo Neuer, ya tenemos a Kraft). ¿Por qué tantos enemigos, Neuer?

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche