Histórico
9 mayo 2011Jose David López

Real Madrid: Sahin, inteligencia prematura

La selección alemana que tan buenas sensaciones dejó durante el último Mundial en Sudáfrica, responde a la renovación de su fútbol en conceptos y estilismos. Trastocadas sus premisas históricas y moldeándose en torno a la capacidad y cualidad de las nuevas generaciones, Joachim Low ha sabido entender la propuesta vanguardista y renovadora que exigían las jóvenes estrellas germanas. Ha venido explotando el gusto por la asociación ofensiva, la clarividencia en la medular y las alegrías de sus carrileros en los últimos tiempos y, lejos de retractarse, muestra orgulloso sus cartas.

Estos días, se disputa en Serbia el Europeo sub 17 y allí, de nuevo, la selección alemana quiere hacer reinar su momento de forma. Una selección que, aunque suene extraño, está formada por un 75% de jugadores de orígenes extranjeros, lo que también refleja perfectamente el valor social y el peso de su cultura en el fútbol. Muchos de ellos tienen origen turco y dejarán a un lado sus sentimientos germanos cuando decidan dar el salto a la selección absoluta, algo que preocupa a la Federación alemana hasta el punto de estudiar posibles cláusulas previas. Estos jóvenes maman el estilo alemán, crecen bajo sus doctrinas y hasta levantan sus primeros títulos como integrantes de la Mannschaft, algo que hizo, ‘a medias’, el nuevo ‘organizador’ del Real Madrid, Nuri Sahin.

La escuela del Borussia Dortmund, fiel defensora de la propuesta que la selección alemana, traspasó a sus juveniles ese estilo donde prima la clarividencia y la técnica por encima del resto de cualidades futbolísticas. Todo ello, en su justa medida y con algunos condicionantes exteriores, facilita la llegada de una nueva hornada de jóvenes que respalden con buenos resultados el éxito de tu trabajo previo durante años de entrenamiento. Y así, el chico de Ludenscheid pasó de ser un turco más de Renania, a adentrarse en la brillante ruleta del fútbol alemán. Con sólo doce años el Dortmund lo compró por material deportivo al Meinerzhagen, en una apuesta adolescente que iba a tener sus merecidos frutos con la paciencia necesaria pues no en todos los clubes hubiera encontrado el mismo respaldo y tranquilidad.

Debutó en el primer equipo a los 16 años y sólo tres meses después, llegaría su primer gol. Una tarde que, para entonces, lo colocaba como una de las grandes promesas de un Mundial Sub 17 donde mostró su enorme repertorio técnico. Fue allí donde muchos lo conocimos. Ya como otomano, pues nunca dudó entre elegir la selección alemana o la de sus padres, fue elegido tercer mejor jugador del torneo y su talento iba a servirle para sumar experiencia en su primera gran aventura exterior. Su juventud le abrió las puertas del Dortmund, que pretendía foguearlo, encontrando un destino ideal en el Feyenoord. Club con cultura similar en cuanto a trabajo con cantera, estilo aseado y sin presión mediática para explotar. Dos años con Bert van Marwijk (el mismo entrenador que lo hizo debutar en el Westfalen) en Rotterdam, le hicieron progresar para llegar como líder de la medular del nuevo Dortmund de Jurgen Klopp.

Tras un par de campañas esperando su gran impacto en la Bundesliga, este 2011 lo ha colocado en lo más alto. Muy técnico, organizador definido y concreto, no demasiado recorrido pero sí mucha precisión en sus desplazamientos. Perfecto lanzador de faltas por su gran toque, superior en la lectura de situaciones durante el partido y con un carácter competidor bien inculcado durante los últimos tiempos. Le hemos marcar seis goles esta temporada en Bundesliga, liderar a su equipo desde la medular y hasta polemizar con Podolski en partidos de máxima tensión. Joven con proyección, preparado técnicamente y que encarna el rol de organizador-creador que tanto anhelan la gran mayoría de plantillas de Europa. El Real Madrid tiene un clon aún más joven de Xabi Alonso (aunque sin su experiencia) y suma dos conductores de juego. Mucha claridad y limpieza en la salida de balón está asegurada aunque la alineación de ambos suena a utópica con José Mourinho, partidario, en principio, de otras doctrinas en busca de victorias.

10 millones son, pese a todo, suficiente excusa para cerrar una contratación al estilo ‘Ozil’ (llega de Alemania y terminaba contrato en breve) y con enorme margen de éxito.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche