Histórico
20 mayo 2011Jose David López

Real Madrid: Altintop, plasticidad turca

Clubes con mucha historia, máxima presión por mantener su estatus ganador, pero golpeados por la delicada situación financiera que los rodea. La realidad económica no es nada positiva en algunos de los considerados ‘gigantes’ continentales y, sobre todo en la Serie A, hace mucho tiempo que entendieron que los gastos en refuerzos debían ser reducidos. Y las principales fórmulas de mercado han llevado sello azzurri en los últimos años, intercambiando jugadores, cediendo derechos con porcentajes al estilo yankee de la NBA y, sobre todo, aprovechando el final de contrato de aquellos jugadores que fueran a convertirse en agentes libres.

Por todo ello y por varios ejemplos que ya tenemos reflejados bajo este formato en las últimas semanas (Mexes y Taiwo llegarán a San Siro siguiendo esta línea), siempre pensé que Hamit Altintop sería jugador de la Serie A en cuestión de semana. El turco reunía varios factores determinantes más allá de su contrato y lo apetecible de un jugador libre de decidir su futuro. Experimentado, con nombre internacional, llegado de un club valorado como el Bayern de Múnich y en la edad propicia para firmar su último gran traspaso. Sin embargo, ni mis previsiones, ni sus palabras hace un año asegurándome (en zona mixta de la final Champions 2010) que tenía pre-contrato el Fenerbahce, encontraron firma. Su destino era otro mucho más inesperado, el Real Madrid.

Y la sorpresa ha sido notoria entre los madridistas, que no entienden la contratación del turco por la supuesta grandeza de un club que, además, necesita reducir el margen respecto al Barcelona. Si Nuri Sahin ha llegado entre opiniones frías e indiferencia, la llegada de Altintop (Hamit es el que más ha progresado y no su hermano Halil) es aún más extraña para ellos. Su perspectiva es simple, pues el otomano no era titular en el Bayern de Múnich, no ha estado jamás entre los centrocampistas más valorados del continente, y si el propio club bávaro permite su salida sin renovación de por medio, algún resquicio dudoso existirá.

Pero indagando y entrando a valorar la verdadera situación del internacional turco, su fichaje responde a un movimiento estratégico acertado. No cuesta absolutamente nada, generará la salida y posterior venta de algunos jugadores que no han terminado de tener continuidad esta campaña o que simplemente no cuentan para el proyecto (Granero o Pedro León) y sí agrega mayor experiencia y profundidad competitiva al proyecto de Mourinho. Y es que Hamit cumple el prototipo que defiende Mourinho en todos sus jugadores, pues no le falta profesionalidad, tiene personalidad ganadora y de líder porque así lo es en la selección de Turquía, sabe lo que es competir al máximo nivel  y ampliará la profundidad de su plantilla.

Puede jugar como lateral y hasta le hemos visto de volante interior ayudando a un mediocentro, pero su mejor posición es la de hombre de banda diestra. Nunca como extremo pues no está capacitado para desequilibrar por velocidad, pero sí por llegada desde segunda línea y por su gran disparo desde media distancia. Un comodín siempre cumplidor, de trabajo silencioso, que evita estridencias cuando ocupa el banquillo y que ejercerá justo el rol secundario y de grupo que se le pide. Gratis, experto y competitivo. Sí, el Real Madrid también puede fichar jugadores complementarios sin necesidad de grandes focos mediáticos. Acierto deportivo.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche