Histórico
11 mayo 2011Jose David López

Libertadores: La imprevisibilidad es espectáculo

Joao Batista Artigas había pensado con exquisito detalle soluciones ante cualquier imprevisto. Pero aquella noche, el estadio de Morumbí que él había proyectado, botaba temblorosamente pese a sus cálculos. 80.000 entusiasmados hinchas de Sao Paulo y una finalísima de la Copa Libertadores, derrotaban cualquier esquema previo del mejor arquitecto brasileño que se recuerda en la Escuela Paulista. Desde su casa, a pocos kilómetros del pasto donde el Tricolor buscaba su tercer entorchado continental consecutivo, disfrutaba con la victoria tras gol de Muller. Pero esa noche de 1994, los corazones paulistas estaban predestinados a la tragedia con una derrota en la tanda de penaltis ante el Vélez (1-0) posterior campeón del mundo.

Aquél Sao Paulo había hecho historia y no sólo por defender su doble corona, sino porque aquella edición, había sido el único equipo brasileño en llegar a las instancias finales. Hoy, nada menos que diecisiete años más tarde, los cuartos de final de la Copa Libertadores vuelven a mostrar un paisaje prácticamente desierto de clubes brasileños. Son el país con mayor potencial de cracks por metro cuadrado, el que goza de un campeonato en plena regeneración y el que es capaz de hacer regresar a sus grandes estrellas desde Europa. Sin embargo, las noches continentales no entienden de supuestas superioridades, sino de razones y resultados, aquellos que de manera imprevisible, hacen de la Libertadores el espectáculo más espontáneo del planeta.

Y es que tras caer Internacional de PA (campeón de la última edición), Fluminense (actual campeón brasileño), Cruzeiro (mejor equipo de la primera fase) y Gremio, sólo Santos ha podido mantener, y con muchos sufrimientos, la bandera brasileña en el cuadro de estos cuartos de final que arrancan esta madrugada. Peñarol, Libertad, Once Caldas y Universidad Católica respectivamente, fueron sus verdugos, reflejando el enorme equilibrio reinante en la competición pero también el poder de la garra, el sacrificio y la enjundia interna del fútbol sudamericano. No todo es magia, talento técnico y derroche de elegancia. Esta Libertadores prima el trabajo global, los ajustes de sistemas y los detalles ante cualquier despiste.

Y en ese contexto de sorpresa, con siete nacionalidades diferentes entre los últimos ocho aspirantes (sólo repite Paraguay con dos representantes), el panorama es mucho más esperanzador para quienes partían desde el segundo o tercer escalón de favoritismo. Santos, por el poder mediático de su pareja de futuros ‘occidentales’ Neymar-Ganso, así como la fortaleza de Elano o la experiencia de Muricy Ramalho desde el banco, puede ser el protagonista principal hasta el final. Su rival es Once Caldas, un equipo coordinado, con una delantera de muchísimo nivel formada por Dayro Moreno-Rentería y que llega crecido tras dar la gran sorpresa ante Cruzeiro.

Muy cerca partiría Vélez, que superó el gran escollo de la altitud de Quito en la pasada eliminatoria contra LDU y que ahora ha encontrado estabilidad. Gareca maneja un bloque al que conoce perfectamente tras varios años juntos y al que sigue otorgando mayor estabilidad que ningún otro club en el continente. Talento en Morales, pegada en Burrito Martínez o el Tanque Silva aunque un rival peligroso como Libertad enfrente. Los paraguayos llevan años asomándose con solidez hacia la gran sorpresa y llevan una fase final casi inmaculada con Pavlovich, Samudio o Canuto como protagonistas.

Más imprevisibles serán los dos cruces restantes. Peñarol-Universidad Católica llegan igualmente confiados tras su gran participación y quieren recuperar prestigio perdido. Martinuccio, Aguiar o Olivera por los Manyas y la Cato de Juan Antonio Pizzi ha sido infranqueable hasta ahora con Pratto como referencia y el trabajo de Ormeño o Valenzuela. Cerro Porteño y Jaguares, por su parte, tienen poco o nada que perder. Sorprendente el equipo azteca, que de invitado puede pasar a protagonista en cuestión de meses y que no tiene figuras estelares tras el segundo plano de Damian Manso. El veterano Nanni, el potente Fabbro y la perla del momento, Iturbe, deben ser suficientes para acceder a semifinales de una Copa Libertadores que hace de la imprevisibilidad, el mayor de los espectáculos.

Síguenos también desde TwitterFacebook



Hazte socio de El Enganche FC

Somos un club independiente que lucha por ascender. Nace con una plantilla profesional, competitiva, y llena de energías para el futuro. Con una 'caja de cerillas' como estadio y una afición fiel que confía en auparnos hasta la élite. El sueño ya ha empezado pero necesitamos tu apoyo. Para mantener el Fair Play financiero y evitar las deudas que consuman nuestros ánimos, necesitamos tu entrada cada 15 días, tu abono de temporada, tu aliento...

Únete a El Enganche

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche