Histórico
10 mayo 2011Santi Retortillo

Gent: La Torre de Babel de Francky Dury

Una de las frases más manidas de los padres cuando eres adolescente, es aquella en la que te aprietan las tuercas para aprender idiomas. Abre puertas, suma puntos en el currículum o la globalización, suelen ser las justificaciones habituales. Es indiferente que pases la vida sin salir de tu país. Los idiomas hoy en día son una herramienta excepcional para progresar y estrechar lazos. Pero Francky Dury no compartía esa opinión al 100%. De hecho, su puesto de detective de policía todavía reforzaba más tirar por tierra dicha teoría. Mientras soñaba con ser como Colombo, este belga entrenaba a equipos de divisiones inferiores sin pensar que un buen día se dedicaría a ello de forma profesional.

El pasado 1 de julio, Francky Dury cambió de banquillo. Tras nueve años dirigiendo al Zulte Waregen (lo llevó en cuatro temporadas de Tercera a Primera División), se enroló en el KAA Gent. Fue un salto muy importante para él. De combinar su trabajo de policía (en la campaña 2001/2002 tenía que hacer diabluras para ir de la comisaría al campo de entrenamiento del Zulte Waregem, y pese a ello ascendió a Segunda) con el de técnico, a disputar la Tercera Ronda previa de la Champions League frente al Dínamo de Kiev. Nadie iba a imaginar que este futbolista amateur nacido en Roeselare, acabaría en el futuro dirigiendo un vestuario con estrellas del fútbol belga.

No fue fácil el cambio de una escuadra que conocía a las mil maravillas, a volver a empezar de cero. Al Zulte Waregem lo cogió de la nada y le asentó en la Jupiler League hasta alzarse con la Copa de Bélgica en 2006 (el único título de su historia). La entrada en el conjunto de Gante fue complicada. Un vestuario muy heterogéneo en el que destacaban varios nombres de nivel y que Dury debería domar hasta junio de 2013. La sensación al entrar al vestuario fue que esos idiomas que tan importantes son, le habrían venido genial para poder comunicarse con todos.

Un crisol de culturas, razas e idiomas se daban cita en 50 metros cuadrados. Una legión de futbolistas que debían entenderse para el bien común. La prensa y los analistas futbolísticos señalan a la comunicación entre míster y jugadores como un factor esencial para el buen hacer del grupo. Francky Dury tenía encomendada una ardua tarea. Entre los 26 jugadores que han tenido minutos en esta campaña 2010/2011 se recuentan hasta 18 nacionalidades. Bélgica, como es lógico, es el más representado con siete integrantes, mientras que Eslovenia le sigue con tres (Matija Skarabot, Marko Suler y Zlatan Ljubijankic, los dos últimos mundialistas en Sudáfrica) y Brasil, con dos, completan los países con más de un representante en la plantilla de la región flamenca.

Tras ser segundos en la pasada Jupiler League, y finalistas de la Copa de Bélgica, el Gent afrontaba un nuevo proyecto tras la salida de Michel Preud’homme (mítico portero en la década de los 80 y 90) al Twente. Dury tomó las riendas y, pese a que no consiguió acceder a la Champions, paseó el nombre de Gent por la Europa League durante la fase de grupos. En el campeonato doméstico metió a Los Búfalos (como se les conoce) en semifinales de la Copa de Bélgica y en el torneo por el título tras acabar la Liga Regular en tercera posición. El mayor peso del equipo lo tienen los extranjeros. No en vano, en el último partido frente al Lokeren había dos belgas, mientras que los otros nueve contaban con nacionalidades diferentes.

Esta especie de ONU futbolística que es el KAA Gent también tiene su granito español. César Arzo, jugador salido de la cantera del Villarreal, puso rumbo a tierras flamencas en el mes de enero dejando el Valladolid de Segunda División. Desde que llegó, Arzo ha contado con la confianza de Dury en el centro de la zaga. Un personaje curioso es Elimane Coulibaly. Nacido en Dakar (Senegal) hace 30 años, este delantero emigró a Bélgica con la intención de mejorar una vida complicada que sufría en África. Tras jugar en el KFC Oostakker, club de la zona donde vivía y en el que se divertía los fines de semana, dio el salto al Deinze de Segunda División. En el verano de 2009 añadió otra nacionalidad más al Gante.

Mayor mérito tiene Yaya Soumahoro. Marfileño de 21 años que en plena adolescencia se quedó sin padres y una familia de acogida le recibió. Tras jugar en su país se marchó sorprendentemente al Muangthong United (club convenido con el Atlético de Madrid) de Tailandia. Ahí se convirtió en ídolo con sus goles y el Gent le echó el guante. Y como estas historias, una infinidad en un vestuario que dirige Francky Dury con mucho acierto. Siempre le dijeron que los idiomas eran esenciales, pero nadie iba a pensar que en Gante se iba a encontrar con esta Torre de Babel. De querer ser Colombo a terminar ejerciendo de técnico-intérprete en la élite belga.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche