Histórico
12 mayo 2011Francisco Ortí

Barcelona: El campeón, uno por uno

El Barcelona sumó por tercera temporada consecutiva su título de campeón de la Liga BBVA. Los azulgrana han sido unos líderes sólidos de principio a fin, superando momentos complicados a lo largo del año. Ha levantado el título faltando dos jornadas para el final, con más autoridad que en las dos últimas campañas. Repasamos uno por uno el rendimiento de los protagonistas de la 21º título de Liga de la historia del Barcelona.

Víctor Valdés: Su trabajo es el más desagradecido y oscuro en el Barcelona. Durante años ha sido criticado por defecto, pero Víctor Valdés ha sabido abstraerse del entorno para crecer partido tras partido hasta convertirse en uno de los mejores porteros del mundo. El guardameta ha completado su mejor temporada bajos palos, con apenas borrones, demostrando que ya es un jugador maduro y que también es capaz de ganar puntos para el Barcelona. Decisivo en la consecución del título. Sumará su tercer trofeo Zamora consecutivo.

Daniel Alves: El lateral brasileño ha vivido su temporada más dura desde que se mudó al Camp Nou. Ha convivido con los problemas sobre su renovación, con las críticas sobre su excesivo teatro cuando recibe un golpe, y aún así su juego no se ha visto afectado. Daniel Alves se confirma como el mejor lateral derecho del momento y un puñal por la banda derecha. Intenso tanto en defensa como en ataque y generoso en el esfuerzo y en los pases. Suma  catorce asistencias de gol. Fundamental en los planes de Guardiola.

Carles Puyol: Sus constantes problemas físicos han provocado que tenga menos protagonismo de lo que es habitual en él, pero siempre que ha pisado el césped ha ejercido de líder y ha otorgado jerarquía a la línea defensiva. El equipo sufrió en exceso su ausencia durante el segundo tramo de la temporada, quedando patente que Carles Puyol es una pieza clave en los planteamientos de Pep Guardiola. El Barcelona necesita su intensidad y liderazgo.

Gerard Piqué: El defensa catalán ha vivido la temporada de su consagración. Gerard Piqué brilló durante las últimas campañas bajo la sombra de Carles Puyol, pero a causa de los problemas físicos de su compañero ha tenido que ejercer de líder de la zaga y, frecuentemente, acompañando a inexpertos en el puesto. Ha ido de más a menos, protagonizando algunas fallos a lo largo del año, pero ha soportado con entereza su papel protagonista en la prensa rosa. Además, cierra su año más letal en ataque, siendo clave en las jugadas de estrategia.

Éric Abidal: El defensa francés estaba completando su mejor año como azulgrana hasta que su progresión se vio frenado por un tumor en el hígado. Hasta entonces, se mostró como un lateral izquierdo muy serio en defensa y cada vez más participativo en ataque, apareciendo con frescura en ambos lados del campo. Además, también rindió como central cuando Guardiola recurrió a él ante la lesión de Carles Puyol. Su mejor victoria, reaparecer mes y medio después ser intervenido del tumor de hígado.

Sergio Busquets: Su juego no ha sido tan sobresaliente como la pasada temporada o durante el Mundial de Sudáfrica, pero siempre ha rendido a un nivel óptimo. Se ha convertido en indiscutible en el puesto de mediocentro defensivo en la temporada en la que más competencia tenía tras la llegada de Javier Mascherano. Su fiabilidad se puso a prueba con la plaga de bajas que sufrió el equipo y le obligó a jugar de central, pero se desempeñó también con acierto en esa posición. Temporada notable.

Xavi Hernández: Brillante por norma. Nunca baja el nivel a pesar de haberse visto lastrado durante gran parte del año por problemas en el tendón de aquiles. Pese a ello, Xavi Hernández ha vuelto a firmar una temporada espectacular, llevando con aplomo la manija del Barcelona a lo largo de todo el año y apareciendo en los partidos clave. Calmado en la construcción, aunque menos mágico en el último pase. No había duda, pero vuelve a confirmarse como el mejor centrocampista creativo del mundo.

Andrés Iniesta: Después de lo que sufrió la pasada temporada, el manchego ha disfrutado de un año casi perfecto. Su gol en el Mundial le ha convertido en el más querido del país, siendo aplaudido en todos los estadios, pero su mayor victoria es haber completado el año sin lesiones de importancia. Su estado físico óptimo le ha convertido en un flujo constante de recursos para el Barcelona y, además, ha mejorado sus registros goleadores, firmando ocho dianas en el presente curso.

Pedro Rodríguez: No ha alcanzado el nivel de la pasada temporada, pero aún así su campaña se puede considerar notable. El canario suma trece goles, aunque su principal virtud es su despliegue físico en la presión de salida del balón rival. Escudero de lujo de Lionel Messi y David Villa, nunca ha desfallecido en el esfuerzo. El Mundial le pasó factura al comienzo de temporada, pero ha evolucionado de menos a más a lo largo del año. Indiscutible para Guardiola.

Lionel Messi: El mejor del mundo. No hay otro calificativo para el dos veces campeón del Balón de Oro y los que le quedan. El argentino es un comodín para el Barcelona. Cuando los partidos se atascan aparece para inventar una genialidad con la que romper la defensa rival y el marcador. A su magia hay que añadirle unos registros de escándalo: 31 goles y 19 asistencias. Ha firmado un año de ensueño y su progresión parece no conocer límites. Decisivo y genial.

David Villa: El delantero asturiano ha sabido reciclarse para encajar perfectamente en el dibujo del Barcelona. Acostumbrado a liderar el ataque del Valencia, Villa ha cambiado su estilo de juego, aunque sin perder de vista la portería, como demuestran los 19 goles que ha firmado a lo largo de la temporada. Ha ido de más a menos. Comenzó muy fuerte, pero su rendimiento ha decaído con el paso de las jornadas. La temporada se le está haciendo demasiado larga y comienza a escasearle la gasolina en la recta final del campeonato.

-Recambios de garantías-

Adriano Correia: Comodín de lujo para Guardiola. El brasileño ha sabido esperar su momento. Arrancó la campaña como suplente, pero creció su protagonismo con el paso de las jornadas. Supo satisfacer las necesidades del equipo en cada momento.

Javier Mascherano: El argentino ha vivido un año complicado. Estrella en el Liverpool, ha quedado relegado a un segundo plano en el Barcelona, aunque ha sabido aceptar bien su nuevo rol. Echó una mano jugando de central cuando la plaga de lesiones se cebó con la línea defensiva.

Seydou Keita: Otro anónimo con paciencia eterna. El de Mali apenas aparece en las alineaciones de Guardiola, pero siempre que tiene minutos los aprovecha al máximo. El mejor ejemplo de la esencia del Barcelona.

Bojan Krkic: No termina de explotar. El canterano continúa siendo una promesa en ciernes, mientras ve como otros compañeros le adelantan. Desacertado cara a gol, comienza a dar muestras de impaciencia.

Ibrahim Afellay: Aterrizó en el equipo durante el pasado mercado invernal y le ha costado entrar en la dinámica del equipo. Su participación ha evolucionado positivamente, aunque su verdadero examen llegará la próxima temporada.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche