Histórico
11 mayo 2011Francisco Ortí

Barcelona: Ciutat de títulos

El Barcelona al completo fue recibido por una Valencia lluviosa que podría convertirse en el escenario de su nuevo triunfo liguero. El técnico azulgrana ha convocado a todos los miembros de su plantilla para el decisivo encuentro ante el Levante. La nutrida expedición la completa la junta directiva, liderada por el presidente de la entidad, quien voló junto al resto del equipo. A los culés les bastará con sumar punto en el Ciutat de València para proclamarse campeones y ya se han puesto en marcha los preparativos del festejo. “No me molestan los preparativos, pero nosotros tenemos que centrarnos en el partido“, explicó el entrenador culé.

Siguiendo la tónica de ese discurso -y  del de toda la temporada- el técnico apeló a la humildad. Recordó que todavía no son campeones y adelantó que ante el Levante alineará su once de gala: “Sólo haré cambios si algún jugador se lesionara porque, con independencia de lo que haga el Real Madrid (si los blancos hubiesen perdido el Barcelona ya sería campeón) debemos ganar al Levante. El equipo necesita a todo el equipo. Lo importante, como durante todo el año, es que el equipo funcione, es el triunfo del equipo”.

La realidad descrita en los dos primeros párrafos -declaraciones incluidas- pertenecen al 14 de mayo 2005, pero podrían encajar en el escenario actual. Al igual que sucedió hace seis años con Frank Rijkaard en el banquillo, el Real Madrid no ha fallado en su partido y el Barcelona de Pep Guardiola necesita sumar un punto ante el Levante en el Ciutat de València para proclamarse campeón de la Liga BBVA y levantar su vigésimo primer título de Liga.

Pese a las similitudes de ambas escenas, la situación del Barcelona de Rijkaard y la del actual son casi antagónicas. Este miércoles, los de Pep Guardiola lucharán por sumar su tercer título de Liga consecutivo, pocas semanas antes de disputar su segunda final de Copa de Europa en tres años. El Barcelona del 2005, en cambio, encadenaba fracasos. Los azulgrana fallaban tanto en Europa como en España y arrastraban una sequía de cinco temporadas sin títulos. La Liga que levantaron ante el Levante supuso “el fin de una larga travesía por el desierto” -así lo definió el entonces presidente Joan Laporta- y el inicio de una nueva sucesión de éxitos que llevaría al Barcelona a levantar su segunda Copa de Europa.

Cómo había prometido en la previa, Rijkaard alineó un once sin rotaciones. Valdés; Oleguer, Puyol, Márquez, Gio; Xavi, Iniesta, Deco; Giuly, Ronaldinho y Eto’o fueron los elegidos del holandés. Pese a todo, el encuentro resultó más complicado de lo esperado. El Levante -que competía por la permanencia y acabó descendiendo- se adelantó a los 34 minutos gracias a un gol de Alberto Rivera y no fue hasta los 59 minutos cuando apareció Samuel Eto’o para cabecear un saque de esquina que suponía el 1-1 definitivo y, por lo tanto, la consecución del título de Liga 2004-2005.

Mucho ha cambiado el Barcelona desde entonces Sólo cuatro jugadores de ese once continúan en la plantilla actual. Lo que no ha cambiado son las intenciones del técnico. Guardiola ha anunciado que apostará por su once ideal: “Hay que ganar la Liga ante el Levante y saldrán los que creo que van a ganar. Si alguien se lesiona, mala suerte. El partido de mañana es muy importante como para reservar a gente“. Así que los azulgrana saldrán con todo ante el Levante. Ya habrá tiempo para pensar en la final de la Copa de Europa de Londres, donde, por cierto, el Barcelona también sabe lo que es levantar un título.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche