Histórico
2 mayo 2011Francisco Ortí

Alejandro Faurlin y el ascenso(?) del QPR

El pasado sábado sobre el césped de Vicarage Road se culminó el trabajo de toda una temporada. Los goles de Adel Taarabt -estrella del equipo y de la liga- y Tommy Smith rubricaban la victoria ante el Watford (0-2) y el regreso del Queens Park Rangers a la Premier League. El merecido ascenso pone fin a un calvario de quince años en el que The Hoops -como así se apoda a este equipo londinense- ha llegado a descender a la Second Division (tercera división inglesa) y sufrir una quiebra económica que le dejó al borde de la desaparición.

En septiembre 2007 se rompió la caída al vacío del QPR para iniciar su asalto al éxito gracias a la llegada de unos inesperados inversores. Alejandro Agag, yerno del ex presidente de España José María Aznar; Flavio Briatore, ex dirigente de la escudería Renault; y el magnate de la F1 Bernie Ecclestone se hicieron con la propiedad del club a cambio de 60 millones de euros, salvándolo de la bancarrota. “Cuando llegamos al QPR nos marcamos el objetivo de lograr el ascenso en cuatro años y lo vamos a conseguir”, presume Agag, poseedor del 5% de las acciones de la entidad británica.

Al margen del buen trabajo de Neil Warnock y sus hombres, Agag considera que el ascenso se ha comenzado a gestar en los despachos: “Hemos atraído a nuevos patrocinadores aplicando las técnicas de la fórmula 1, como subir los contratos según los resultados y contamos con una plantilla enorme, de 42 jugadores”. Sin embargo, la virtud de una amplia plantilla a la que alude Agag podría convertirse en un defecto y aguar el ascenso. Y es que actualmente la FA (Asociación de Fútbol de Inglaterra) estudia presuntas irregularidades en el fichaje de Alejandro Faurlín, que de demostrarse provocarían una reducción de puntos.

Alejandro Faurlín (Argentina, 1986) aterrizó en el Queens Park Rangers en julio del 2009, procedente del Instituto de Córdoba, equipo de la Segunda División de Argentina. El club británico anunció en su momento que la operación ascendía a 3’5 millones de libres, firmando al jugador un contrato por tres temporadas. La FA dio el visto bueno a la incorporación, y Faurlín tuvo un impacto inmediato en Loftus Road, siendo elegido mejor jugador del año tanto por sus compañeros como por la afición del equipo.

El idilio entre Faurlín y el QPR resultó perfecto hasta que durante el pasado mes de marzo aparecieron las acusaciones sobre las presuntas irregularidades en su fichaje. Se destapó que el Instituto de Córdoba no recibió ni una libra por el traspaso de Faurlín, encendiendo las sospechas de que el QPR acordó con una third-party el fichaje, y los derechos del jugador continuarían perteneciendo a una empresa externa. Todo ello a espaldas de la FA. El problema radica en que en Inglaterra está prohibido llegar a acuerdos con una third-party desde que el West Ham lo hiciera en 2006 para contratar a Carlos Tevez.

Actuamos de buena fe. Prometo luchar hasta el final para defender la inocencia del QPR”, promete el presidente del club, Gianni Paladini. El Queens Park Rangers se enfrenta a una acusación que podría traducirse en una pérdida de hasta quince puntos. Si se llegaran a demostrar estas irregularidades en el fichaje de Faurlín, el QPR descendería hasta la tercera posición de Championship y perdería su derecho al ascenso directo, aunque todavía tendría oportunidad de lograrlo a través de los play-offs. Mientras en los despachos de la FA estudian el caso, en Loftus Park rezan para que no les quiten lo que se han ganado sobre el terreno de juego. El ascenso está en el aire.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche