Histórico
13 abril 2011Jose David López

Tottenham: Desidia que averguenza

En la élite continental, allí donde se mezclan los clubes históricos a base de títulos, no hay sitio reservado para nadie. La competitividad cada campaña, la constancia y el desempeño de los proyectos, reciben su merecido a tenor de los resultados obtenidos. La Champions es la cima de ese test, de esa prueba definitiva donde sólo hay sitio para unos cuantos privilegiados. Es un ‘coto privado’ donde, para entrar a cazar, se necesita una progresión continuista, jugadores de primer nivel, buena salud financiera y una afición que ejemplifique su pasión en cualquier escenario. Pero también carácter ganador y talante victorioso, justo lo que anhela un Tottenham que suspenderá en su primera incursión entre los ‘elegidos’. No por fútbol, sí por inapetencia.

El duelo de Ida (4-0) se rompió en un detalle clave, la expulsión de Peter Crouch por una acción puntual pero imperdonable cuando pretendes sorprender a uno de los gigantes mundiales en su propio estadio. Al Tottenham le faltó solidez, carácter y energía para afrontar semejante tarea y, dejado una imagen muy gris, alejada de su mejor versión europea, acabó goleado sin paliativos. El ya de por sí pesado cartel de equipo revelación (o uno de los candidatos más serios), fue pisoteado por un Real Madrid superior que encarriló fácilmente su eliminatoria. Mucho más accesible de lo que cualquier analista blanco hubiera reflejado en su previa pero real, tanto como la posterior imagen del equipo londinense.

Lejos de buscar una reacción entre los Spurs de la capital inglesa, de crear una atmósfera que empuje hacia una osada remontada y de generar un sentimiento en masa con su afición para dar la vuelta a la eliminatoria, el Tottenham cayó en la desidia. Argumentos nulos, no hermanados con la mística del fútbol inglés y negativos para quien pretendía ‘colarse’ por vez primera entre los mejores clubes de la élite continental. White Hart Lane sí tendrá ambiente de partido especial, de choque entre clubes con buenos jugadores y con la incontestable escenografía de la Champions sobre el fondo, pero no rescatará sensaciones buscando la hazaña de dejar en el camino al Real Madrid más contemplativo de las últimas semanas (se va a jugar la temporada en quince días).

Y es que la plantilla y el cuerpo técnico del cuadro londinense ha sido un continuo baile de declaraciones victimistas y poco ambiciosas desde la derrota en suelo madrileño. William Gallas, líder de la defensa, ya dijo horas después, que necesitaban un “milagro”, a lo que esta misma semana su compañero Ekotto confirmó que es “imposible” eliminar al Real Madrid en estas circunstancias. No ignoraremos que, de conseguirlo, sería quizás la mayor remontada jamás vivida en Europa y ante uno de los auténticos referentes del deporte rey. El resultado siempre esá abierto a sorpresas. Pero si la mística del fútbol inglés no es capaz de generar esa ilusión, de al menos mantener la incertidumbre en los corazones Spurs, mejor que no enciendan las luces esta noche en White Hart Lane.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche