Histórico
6 abril 2011Santi Retortillo

Shakhtar: Formando talentos en Mariupol

El 20 de mayo de 2009 se coronaba en Estambul el Shakhtar Donetsk como campeón de la Copa de la UEFA. Una partida de ajedrez en la que Mircea Lucescu se impuso al Werder Bremen en la prórroga, con un gol de Jádson en el minuto 97. El Samba Donetsk saludaba al mundo como una alternativa a irrumpir entre los clubes españoles, alemanes, ingleses e italianos. Muchos los tomaban por locos, pero esos cinco brasileños que jugaron en el Şükrü Saracoğlu de inicio (Fernandinho, Ilshino, Jádson, Wilian y Luiz Adriano) eran un motivo muy serio para tenerlos en cuenta desde ese instante. Amén de ellos, otros como el capitán Srna o el meta Pyatov.

Rinat Akhmedov tomó las riendas del Shakhtar en 1996. Su filosofía no sólo se centra en fichar a emergentes jugadores sudamericanos (casi en su totalidad brasileños), sino también aspira a configurar una buena base ucraniana para contar con los mejores futbolistas locales y demostrar a Europa que son algo más que esa sinfonía de toque y fantasía en la zona de ataque con el acento brasileiro. Amén de la inversión en su club, Akhmedov también ha logrado ser una de las 150 personas más ricas del mundo.

Con mucha más humildad subsiste el Illichivets de Mariupol, que un año antes de la consecución de la Copa de la UEFA por parte del Shakhtar firmó un convenio con los de Donetsk para ser su club satélite. Esta gran noticia coincidió con el ascenso de este modesto club (que volvía tras 12 meses en Segunda) a la máxima categoría ucraniana. Su vuelta a la Ukrainian Premier League se tradujo en una salvación agónica. A falta de dos jornadas, el Illichivets marchaba penúltimo a tres del FK Lviv, por lo que debía ganar en casa al Zarya Lugansk y esperar que el FK Lviv cayese ante el Dinamo Kiev a domicilio. Se dieron ambos resultados y los de Mariupol igualaban en la clasificación, pero por el goalaverage salían de la agonía. En la última jornada ambos equipos perdieron y nuestros protagonistas se salvaron.

Pero una de las bases del éxito del Shakhtar, amén de adelantarse a otros grandes clubes europeos para amarrar a nuevas perlas, es trabajar y hacerse con la cantera ucraniana. Actualmente, el once de gala de los de Donetsk tiene tres caras locales: el meta Pyatov, y los centrales Rakitskiy y Chygrynskiy. Con estos datos, podría parecer que el trabajo de cantera no funciona, pero desde luego que trabajan por ello. En la actual temporada, el modesto Illichivets saca cinco puntos al Sevastopol a falta de siete jornadas. Y la conexión con el Shakhtar hace que hasta 15 integrantes de su plantilla estén a préstamo por parte de los de Mircea Lucescu.

Lo que ya es una constante es que futbolistas del Shakhtar se fogueen en el Illichevist con el objetivo de poder recorrer los 110 kilómetros hacia el norte que dista ambas ciudades y dar un salto de calidad en una plantilla que la próxima semana disputará los cuartos de final de la Champions League ante el Fútbol Club Barcelona. Además de los jugadores, desde el 27 de noviembre del pasado año, el técnico del Illichevist también tiene raíces del Shakhtar. Valeri Yaremchenko estaba entrenando al filial del club de Donestk hasta que recibió la llamada desde Mariupol. Sin duda, para Yaremchenko la llamada le supo como viajar a su segunda casa, ya que en el Illichevist iba a coincidir con viejos conocidos. Son hasta 15 hombres los que están a préstamo aprendiendo en un club más modesto.

El pasado viernes, Illichivets y Shakhtar Donetsk se enfrentaron en Mariupol. Hubo sensaciones extrañas, ya que cinco de los titulares de los locales eran cedidos por el Shakhtar, así como los tres cambios que se introdujeron en el partido también tenían origen de la oranjinha. Como no podía ser de otra forma, el goleador del Illichivets (en una derrota por 1-3) fue Pylyp Budkivskiy: ariete espigado (1.94 metros) que el Shakhtar se lo birló a un modesto club de Kiev y ya ha cumplido el ciclo en las selecciones ucranianas sub-16, 17, 18 y 19, precisamente la edad que ahora tiene.

Hoy, el Shakhtar se enfrenta al Fútbol Club Barcelona con la misión de seguir haciendo historia. Mientras, en Mariupol muchos salones apoyarán a los de Lucescu en el primer asalto de los cuartos de final de la Champions. El Illichivets seguirá trabajando para mantener su plaza en la primera categoría ucraniana con esa sensación de tranquilidad de saber que tienen el apoyo de un club de primer nivel europeo. El Shakhtar deposita a sus futuros talentos en el desconocido club de Mariupol para que en un futuro pueda estar en la élite continental.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche