Histórico
3 abril 2011El Enganche

Real Madrid: La virtud, camuflada de necesidad

Por Alberto Piñeiro (especialista Real Madrid)

“Como tengo un día menos de descanso, hay un jugador más en el centro del campo”. Así justificó Mourinho la acertada decisión de jugar con un trivote en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid. No había forma más burda de meter con el calzador una nueva queja pública por el calendario liguero, ni manera más boba de apartar el foco sobre uno de los aciertos propios. Y es que si el Real Madrid logró meterse en el bolsillo un nuevo derbi fue evidentemente por el acierto de cara a puerta, pero también porque en muchas fases del partido el trivote merengue diluyó las ideas atléticas haciendo bueno el lema de que la potencia sin control no sirve de nada. O lo que es lo mismo, la frescura en las piernas es poco útil si no encuentras los huecos para aprovecharla. Ante el Sporting, todo esto dejó de tener lógica.

Pues de hecho, en los tres partidos que Mourinho utilizó con anterioridad el trivote en la presente temporada, el Real Madrid acabó solventando papeletas difíciles, y con bastante dignidad además. Ahí está el partido en el Abbé-Deschamps ante el Auxerre en lo que era la primera salida en la Liga de Campeones (0-1), el partido liguero ante el Valencia en el Santiago Bernabéu después de encajar cinco en el Camp Nou (2-0), o el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey en el Sánchez Pizjuán (0-1). Tres victorias que con el 1-2 en el Vicente Calderón se convierten en cuatro, manteniendo así el pleno de triunfos con el trivote de inicio sobre el campo.

Es por ello que, a la luz de los positivos resultados, parece inevitable el debate sobre la conveniencia de que el Real Madrid utilice más a menudo el trivote como esquema táctico y que el leitmotiv de este equipo pase a ser de vez en cuando los contragolpes en lugar del acoso y derribo al que somete a sus rivales. Y es que, si es cierto que este Madrid tiene uno de los contraataques más letales del continente como dicen, ¿por qué no explotarlo como bien hizo ante el Olympique de Lyon en la segunda parte en el Bernabéu, o ante el mismo Atlético de Madrid? En contra estaría el socio merengue que llena el Santiago Bernabéu domingo tras domingo, aficionado a ver a su Real Madrid avasallando a los contrarios en lugar de esperando sus golpes. Algo más que entendible cuando se trata de un rival menor.

Sin embargo, subrayando que el trivote en la medular no tiene por qué estar conformado sólo por ‘tarugos’, que el calendario que le espera al Real Madrid es demoledor de aquí en adelante con rivales de primerísimo nivel en España y Europa, y que las cualidades de jugadores como Ozil, Di María, Cristiano Ronaldo o Benzema jugando al contraataque en conjunto son inigualables, sería de justicia ir minimizando la algarabía cada vez que Mourinho cambie el dibujo táctico.

“No sólo se puede ganar jugando como lo hace el FC.Barcelona”, me decía hace muy poco Santillana. “Al fútbol se puede jugar de muchas maneras y todas son válidas” me explicaba.Y lo cierto es que en lugar de censurar lo que parece un paso atrás para proteger la bandera, sería más lógico alabar la capacidad de maniobra que tiene este Real Madrid. No tiene sentido seguir camuflando un recurso como producto de la necesidad cuando resulta ser una gran virtud. Eso sí, el Sporting supo aprovechar justamente eso, la ausencia de labores en la medular.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche