Histórico
20 abril 2011El Enganche

Real Madrid: Confundir historia con ciencia

Por Alberto Piñero

El fútbol es estados de ánimo reza un dicho popular. Y se trata de uno de los tópicos más acertados del mundo del fútbol, con miles de ejemplos a sus espaldas para corroborarlo. El estado de ánimo de un equipo, junto con la confianza, la suerte y más, son algunos de esos imponderables que intervienen en los deportistas y que dejan al deporte a cientos de kilómetros de distancia de lo que podría ser entendido como una ciencia. Y es que las reglas de tres no siempre son válidas en el mundo del deporte, dos ecuaciones iguales no siempre dan el mismo resultado, y multiplicar exponencialmente un factor no siempre te da un valor mayor al inicial.

Es por ello que apelar a la historia de un club antes o después de un partido de fútbol es una fórmula tan inútil como la de multiplicar a un número por uno. Y es que el hecho de que hace diez o veinte años se hicieran bien las cosas, sólo puede servir para pedir responsabilidades en caso de que en la actualidad no se hagan igual, pero nunca debería condicionar el desarrollo de un encuentro. ¿Debe jugar el Alavés con el mismo esquema que lo hizo en aquella final de la UEFA que disputó? ¿Debe el Deportivo de la Coruña seguir jugando con el mismo concepto de fútbol como cuando tenía en sus filas a Rivaldo, Makaay, Djalminha, Bebeto o Tristán, jugadores desequilibrantes per se?

De ahí que no se entienda que muchos apelen al escudo y a la camiseta que defienden Mourinho y el resto de su plantilla cuando ven al Real Madrid jugar al contraataque con un trivote ante el FC.Barcelona. Cierto es que nunca fue el estilo del Real Madrid, acostumbrado a arrollar a todos sus rivales. Pero no es menos cierto tampoco que intentando imponer su juego fue goleado hace tan sólo cuatro meses y medio.

El fútbol también consiste en saber adaptarse lo mejor posible a las circunstancias que lo rodean, y a día de hoy el que juega contra el FC.Barcelona debe saber que lo más probable que le suceda es que esté a merced del fútbol rápido y combinativo de los blaugranas. Mourinho ha sabido adaptarse al intentar anular primero el fútbol blaugrana antes de apostar por imponer el suyo, al dibujar un trivote en la medular, al arengar a los suyos a dejarse la piel en defender, a esperar el fallo culé para lanzar ese contraataque tan potente que atesora.

Y por lo visto en el Clásico de Liga, mal no le ha salido al Real Madrid. Siendo once contra once sujetaron más que notablemente al FC.Barcelona, llegaron a tener el doble de oportunidades de gol, y al final del encuentro certificaron lo que resultó el primer partido que no se perdió desde que Guardiola aterrizó en el banquillo culé. Es por ello que más allá de que sea “legítimo” como bien dice el propio Guardiola, sería hasta acertado para el Real Madrid volver a apostar por esa táctica en la final de la Copa del Rey.

Mal síntoma sería que el Real Madrid recurriera a eso contra otros equipos que no fueran el FC.Barcelona, pero no ante los blaugrana. Y es que, aunque le pese al madridismo, sería necio negar que el conjunto barcelonista está a día de hoy muy por encima del Real Madrid. Al menos tan necio como negar que la historia del club blanco sigue siendo aún más lustrosa que la del club blaugrana. Y ambas condiciones pueden convivir mientras no se confunda la historia con la ciencia.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche