Histórico
28 abril 2011Santi Retortillo

Oporto: Guarín, la mejor lección escolar

En plena fase de formación, cuando debes definirte como futbolista, la peor sensación es que te digan que no vales para hacer tu trabajo. Precisamente este es el resumen de uno de los platos más amargos que tuvo que saborear Freddy Guarín. Eduardo Lara, seleccionador colombiano juvenil, le comunicó al prometedor delantero (posición que ocupaba en sus inicios) nacido en Puerto Boyacá, que no tenía hueco en el plantel de atacantes de los cafeteros. Lejos de venirse abajo, Guarín encontró acomodo unos metros más atrás.

De aquel momento complicado a la situación actual, han pasado algo más de seis años. Pasó de ser un estorbo sobre el campo a pieza básica de una de las máquinas europeas que mejor funciona, el Oporto. El impulsor de la posibilidad de que Alejo (como se le conoce en su familia) pueda estar hoy en día en la disputa de la Europa League, es el Profesor Lara. Le probó en varias posiciones de la medular hasta encontrar su sitio idóneo en el eje. Con una nómina en la que destacaban Wason Rentería, Hugo Rodallega, Dayro Moreno o Radamel Falcao, Guarín llegó al Mundial Sub-20 de Holanda en 2005 con esa nueva demarcación. La que hoy le sitúa como uno de los cracks del mercado tras su explosión en 2011.

En una primera fase en la que hicieron pleno de victorias (los tres triunfos fueron por 2-0), Guarín anotó dos dianas. Ambas en las dos primeras jornadas, en las que fue suplente y aprovechó los 15 minutos que le ofreció Eduardo Lara para sentenciar ambos envites con el 2-0. En el cierre del grupo fue titular, así como en el cruce de octavos ante la Argentina de Messi, Biglia o Paletta que les despidió del torneo al caer 1-2. Malas noticias para la Tricolor, pero Freddy salió de tierras europeas con un nuevo contrato bajo el brazo. Boca Juniors se hizo con sus servicios en un préstamo con opción de compra. El primer año jugó en el filial, mientras que en 2006 intervino muy poco. Llegó al club argentino por recomendación de su compatriota Fabián Vargas.

Ese verano fue un periodo de muchas negociaciones, ya que los argentinos debían pactar con el Envigado el traspaso de Guarín. Finalmente no llegaron a un acuerdo y entró en escena el Saint-Étienne para darle una oportunidad en Europa con apenas 20 años. Su experiencia en tierras galas no fue mala. Acumuló 18 partidos por cada una de las dos temporadas en las que disputó la Ligue 1. Únicamente con 22 primaveras, el colombiano volvía a hacer las maletas. Esta vez el destino era Portugal.

El Oporto pagó un millón de euros al ASSE en una nueva operación fantástica cuando hay una promesa sudamericana de por medio. Guarín pasaba de un club de mitad de tabla en Francia a un grande portugués. Mientras en la fase de clasificación para el Mundial 2010 era un fijo en el once cafetero, en la Liga Sagres participó en 15 encuentros (con un acumulado de 353 minutos) sin ser titular en ninguna ocasión. La temporada pasada mejoró su contribución en los dragones azules, aunque seguía sin ser un fijo. Entre tanto, ya ostentaba dos Ligas (Boca y Oporto) y una Supercopa Portuguesa. Freddy firmó en el verano de 2008 un contrato de cuatro campañas, por lo que la actual era el punto de inflexión. El pasado verano llegó André Villas-Boas al banquillo del Oporto, en lo que suponía el volver a empezar para Guarín.

Su primera titularidad liguera tuvo que esperar hasta el 7 de noviembre cuando el Benfica visitó Do Dragao. Fue una noche plácida para los locales, que vencieron por 5-0. El colombiano disputó 87 minutos y parecía que su trayectoria iba a cambiar. Se convirtió en un fijo para Villas-Boas, pero enero y febrero se tornó otra vez en banquillo para Guarín y pocas oportunidades para desplegar su fútbol en la medular junto a Fernando, Belluschi o Moutinho. Ante el CSKA de Moscú volvió a subirse al tren de los fijos y ya no se ha bajado. Además de un despliegue espectacular y una diestra envidiable, el exjugador de Boca ha sumado seis dianas en poco más de un mes y medio. Pieza vital para el Oporto campeón portugués.

Su contrato expira en 2012, pero parece que Freddy Guarín sólo tiene la preocupación de conseguir su primer título continental. Se habla del interés de varios conjuntos, entre ellos el Valencia, pero Villas-Boas sabe que el de Puerto Boyacá es una referencia en el Oporto. Es difícil conocer qué sería de él si Eduardo Lara no hubiese decidido darle ese cambión de timón a su carrera. Nunca se ha relacionado con los libros, la tiza o los pupitres, pero el Profesor por antonomasia del fútbol colombiano ofreció una de sus numerosas clases magistrales con el centrocampista del Oporto.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche