Histórico
5 abril 2011Santi Retortillo

Harry Redknapp: USA como tabla de aprendizaje

El técnico del Tottenham Hotspur, vivirá hoy un momento inédito. Cuando Harry Redknapp salte al césped del Bernabéu, disputará por primera vez unos cuartos de final de la Champions League. Jamás iba a imaginar cuando era niño (hasta los 15 años formó parte de las categorías inferiores de los Spurs), que un día estaría al frente de ese club y con la posibilidad de seguir marcando historia en la segunda participación de los londinenses en la máxima competición continental. Pero su vida como entrenador la inició cuando todavía era futbolista y puso rumbo a Estados Unidos para apurar sus últimos años como profesional.

La década de los 70 y 80 (la última NASL fue en 1984) sirvió para que muchas estrellas eligiesen Norteamérica como una experiencia final y diferente para concluir una carrera tan ajetreada y llena de tensión. Todo el mundo recuerda el New York Cosmos de Franz Beckenbauer o Pelé, pero Harry también se hizo un hueco allí. Su destino fue Seattle, en concreto los Sounders, donde pasó cuatro campañas (1976 a 1979), pero únicamente saltó 24 veces al campo. Muchos pueden apreciar que Redknapp fracasó en su periplo en la NASL desde los 29 a los 32 años, pero fue todo lo contrario. Puede presumir de haber compartido vestuario con Bobby Moore, capitán de la Inglaterra campeona del mundo en 1966, tanto en el West Ham United como en su aventura americana en Seattle.

Su objetivo principal no era la de dejar boquiabiertos a los espectadores que se acercaban al Kingdome, sino empezar a labrarse un futuro como técnico. En sus dos primeros años en los Seattle Sounders, Harry participó en 20 choques (de los 24 totales que sumó) de la NASL. Pero lo verdaderamente productivo fue los conocimientos que fue adquiriendo junto a John Best y Jimmy Gabriel, los dos primeros entrenadores de los que aprendió el actual míster del Tottenham. Best no tuvo mucho protagonismo en el fútbol ya que, pese a nacer en Liverpool, sólo jugó siete encuentros en el Tranmere Rovers. Con el que hizo buenas migas fue con Jimmy Gabriel, que en 1977 se estrenó como primer técnico en una temporada magnífica, precisamente en los Seattle Sounders, y con Harry como asistente.

Mientras sus compañeros se peleaban con el New York Cosmos en la final de 1977 de Pelé, Beckenbauer o Carlos Alberto (que tuvo un gol de lo más cómico), Redknapp ya pensaba como técnico. El equipo reserva de los Seattle Sounders sirvió a Redknapp para disfrutar, aprender e inculcar a las nuevas generaciones los valores del fútbol para que intentasen promocionar poco a poco al éxito. Una de las perlas que pulió el británico fue a Jimmy McAlister, que en 1977 fue nombrado como el NASL Rookie of the Year, que en los Reservas tuvo a nuestro protagonista como maestro, aunque tuvo más ejemplos de alumnos aventajados de los que sacó lo máximo.

En 1980 volvió a su país natal para terminar su periodo de formación como entrenador antes de volar en solitario. Y esa oportunidad se  la dio Bobby Moore en el Oxford City, que militaba en la Isthmian League (séptima categoría inglesa). Ahí, junto al campeón del mundo, hizo las veces de segundo entrenador y siguió adquiriendo tablas antes de que en 1983 le llamasen para ser asistente del A.F.C. Bournemouth, uno de sus equipos como futbolista. David Webb era el primer técnico, que cuando fichó por el Torquay United todo el mundo pensó que le darían las riendas a Harry. No fue así, y Don Megson llegó, que duró pocos meses, hasta que Redknapp tomase la dirección de forma definitiva. Harry escribió una página de oro para el club al derrotar al Manchester United en la FA Cup pocos meses después de haber aterrizado en el club.

Al West Ham también llegó como segundo técnico de Billy Bonds en 1994, que estaba dirigiendo al club de su vida, pero en agosto de ese mismo año decidieron darle las riendas a Harry Redknapp. Desde ese momento, el londinense pasó por el Portsmouth (en dos etapas) y Southampton. Con el Pompey se alzó con la FA Cup y poco después sustituyó a Juande Ramos al frente del Tottenham Hotspur. Con todos esos años de aprendizaje en Estados Unidos y sus primeras campañas en Inglaterra, Harry ahora quiere aplicar todos esos conocimientos en un club que sueña con seguir vivo en la Champions League. Hoy saltarán al Santiago Bernabéu, pero Redknapp seguro que recuerda a esos jóvenes de los Seattle Sounders que él aleccionaba con la esperanza de estar en primera línea algún día.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche