Histórico
27 abril 2011Francisco Ortí

Real Madrid-Barcelona: Hablemos de fútbol

Pep Guardiola tomó asiento en la sala de prensa del Santiago Bernabéu y comenzó su actuación: “No sé cual es tu cámara, Jose”. Fue el inicio de la rueda de prensa más desafiante del técnico del Barcelona desde que hace tres temporadas asumiera el cargo de entrenador. Después de todo un año encajando los dardos que le lanzaba Jose Mourinho, Guardiola explotó -controlada o incontroladamente- en la previa del primer asalto de la semifinal de Champions League que el Barcelona disputará contra el Real Madrid.

Guardiola, el otrora paradigma de la humildad -en ocasiones extrema- y las buenas maneras, se ha visto contaminado por los insaciables gérmenes del panem et circenses para transformarse en la antítesis de sí mismo. Su tranquilidad e impecable elegancia dio paso a un hombre vestido en chandal, con problemas de digestión y más dispuesto a hablar de lo que sucede en las salas de prensa que sobre los terrenos de juego. “Fuera del campo, Jose ha ganado todo el año. En esto, es el jefe, el puto amo. No puedo competir“, respondió Guardiola sin saber que ya estaba compitiendo.

Su némesis, el culpable de esta mutación en la personalidad, es Mourinho. El portugués, maquiavélico estratega, exitoso entrenador y mejor provocador ha bajado a Guardiola de los altares para zambullirle en el fango de las provocaciones. Pero en esta guerrilla de titulares y destacados no sólo se mancha el entrenador del Barcelona, si no también se salpica al fútbol. En concreto al español. En lo que se supone es el mejor escaparate de nuestro fútbol, España ofrece a Europa una cruce de dardos envenenados, tan típicos de las sobremesas televisivas.

Los dos grandes del fútbol español, Real Madrid y Barcelona, disputan este miércoles la ida de una semifinal de Champions League que garantiza la presencia de un equipo español en la final de la máxima competición de clubes del mundo. Este hecho bastaría para llenar telediarios en cualquier país y más en uno que presume de ser campeón del mundo. Sin embargo, España amanecerá cubierta de portadas de periódicos que no hablarán de fiesta del fútbol si no de guerra dialéctica.

Escribo este artículo poco después de la rueda de prensa de Guardiola y desconociendo el contenido de las portadas que lucirán los diarios deportivos este miércoles, pero supongo que todas estarán manchadas con expresiones tales como “Mourinho es el puto amo” o similares. Probablemente, ninguna ensalce la importancia de que dos equipos españoles se enfrenten en una semifinal de Champions o que vayan a verse las caras sobre el césped poseedores del Balón de Oro o campeones de la última Eurocopa y el pasado Mundial.

En la otra semifinal, Manchester United y Schalke han dado una lección de señorío. Jugadores como Giggs o Raúl elevan el fútbol con sus trayectorias y su comportamiento tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. A un Real Madrid-Barcelona, con Xavi, Casillas, Messi o Cristiano, le sobra atractivo sin necesidad de recurrir a fanfarrias. Que Guardiola vuelva a ser Guardiola; Mourinho continúe siendo Mourinho y, por favor, hablemos de fútbol.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche