Histórico
9 marzo 2011Jose David López

Joe Jordan, el ‘Tiburón’ del Tottenham

El Grupo de Investigaciones CE4, documenta actualmente más de 400 casos en audios y videos. Su dedicación es oscura, surrealista para muchos e insustancial para otros, pues su objetivo diario es detener el crimen de abducción o secuestro inter-dimensional por parte de demonios y Ángeles Caídos. Su director es Joe Jordan, que ha demostrado a lo largo de 15 años de profesión, que los crímenes son de carácter dimensional y que el objetivo es aterrorizar a las víctimas con un fin específico. Esos temores, sensaciones de cobardía ante situaciones lejanas a nuestro razonamiento lógico, tienen su epicentro de análisis en Florida. A muchos kilómetros de allí, en el norte de Londres, otro Joe Jordan calma desde un segundo plano su carácter, su temperamento rígido que atemorizaba rivales y aquellos días en los que él mismo reflectaba un ‘diablo’ sobre el césped.

Veinte años de anécdotas, dos décadas siguiendo un estricto programa de entereza, renovando su aspecto en pro de la rudez, la firmeza y el carácter enérgico. Un temperamento alejado de amistades, inflexible ante cualquier situación y de naturaleza intransigente. Capacitado para perder cuatro dientes cuando aún era juvenil y crear de aquello un mito que encajó perfectamente con su estilo de juego, pronto paso a las páginas de sucesos deportivos. El instigador de Gatusso no era casual. Áspero, físico y encarnado en un personaje impulsivo aunque con éxito internacional, que aún hoy, ya fuera del foco de atención, reclama su lugar en la historia de un Tottenham vanguardista que también necesita las artes del viejo ‘Tiburón’ Jordan.

joejordan

Dejando su personalidad a un lado, cambió drásticamente el guión de su vida deportiva cuando a los 19 años, en el tercer partido profesional que disputaba en el creciente Leeds de los años 70, perdió varios dientes en un choque frontal ante un rival. Debió dolerle mucho, aprendió la variable de un fútbol que aún desconocía como ‘novato’ que era tras llegar del humilde Greenock Morton de su Cleland (Escocia) natal. Esa tarde transformó su mentalidad en el césped y se alió con Norman Hunter y Billy Bremner (junto a tres escoceses más, David Harvey, Gordon McQueen y Eddie Gray, se les conocía como la ‘Maia Escocesa’) ordinarios y toscos ejemplos de agresividad en el terreno de juego de aquél Leeds histórico. Porque, pese a su apariencia, picardía y dureza, Joe Jordan pasaría a la historia del fútbol escocés y lograría vestir las camisetas de los clubes más importantes del planeta.

Vivió los ‘Glory Days’ en Elland Road, con títulos históricos en el equipo imbatible y odiado de Don Revie (1 campeonato de Liga, 2 FA Cup y 2 Copas de Feria, ahora Europa League) y atravesó la crisis con el mítico Brian Clough. Eran sus mejores momentos, aquellos en los que ejercía de referencia ofensiva en el equipo de moda y en los que brillaba como internacional escocés. Y es que aún hoy, es el único jugador del Tartan Army, que ha logrado anotar en tres Mundiales y de manera consecutiva (1974,1978 y 1982). Hubiera pasado al primer plano, al top de la época, de no ser por la mala suerte que arrastraba en las finales. Perdió la Recopa en 1973 y también repitió desastre dos años después en la finalísima de Copa de Europa ante el Bayern. Necesitado de nuevos retos, se marchó tras ocho años al Manchester United, donde mejoró sus estadísticas goleadoras pese a ser un jugador más físico, de buenos movimientos y no un killer. Eso sí, su carácter seguía inalterable, como demostró en un Replay de FA Cup ante el Tottenham, cuando una serie de disputas con el portero Milija Aleksic, desencadenó una posterior fractura de mandíbula. Del meta Spurs, faltaría más.

Con semejantes maniobras, perdió crédito en Old Trafford pero iba a convertirse en uno de los pocos escoceses que han militado en el Milan. Saltó a un fútbol muy diferente al que emanaba su cabeza y, además, las cosas no le salieron bien porque aunque parezca imposible, el equipo rossoneri descendió en su primera campaña en suelo azzurro. Jordan sí fue determinante para ascender al año siguiente, con cifras de máximo goleador rossoneri. Sus cualidades iban a ser valoradas en Verona, pues en la ciudad norteña estaban preparando un equipo competitivo una ve que habían conseguido plaza europea esa temporada. Aquello terminó en desastre y Joe decidió regresar a Inglaterra para finalizar su carrera en Southampton y Bristol, donde acabó siendo jugador-entrenador para iniciar así su periplo en los banquillos.

El hombre nombrado en 2007 como el jugador número 34 en dureza sobre un terreno de juego (valoración de The Times) y el mismo que se atrevió a reírse de sus años en Inglaterra asegurando que sus mejores años los vivió en Italia, sacaba pecho. Y es que según su versión, engañó al mundo porque podía “‘chulear’ de haber jugado en los mejores clubes del mundo mientras la gente pensaba que sólo era un jugador violento y sin cualidades”. Después de salir del banquillo del Hearts en 1993 asegurando que su presidente era una ‘llaga molesta en la boca’, conoció a Harry Redknapp en el banquillo del Portsmouth y desde entonces actúa de ‘mano derecha’ del míster del Tottenham. En White Hart Lane ya conocen su personaje pues esta campaña se ha enfrentad a varios entrenadores y hasta a Andy Woodman (entrenador de porteros del Newcastle), le gritó a la cara irónicamente: “Como te gusta. En cualquier lugar te gusta que te follen”. Ahora estructura el nuevo proyecto Spurs, ése que esta noche y tras enseñar los dientes en la Ida, pretender morder al Milan. El ‘Tiburón’ londinense siempre está preparado.

Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche