Histórico
3 marzo 2011Jose David López

Hauke Brueckner, ‘press-player’ en St.Pauli

En el año 46 antes de Cristo, Julio César aprobó el calendario juliano que incorporó el año bisiesto, incluyendo el día 29 de febrero. En el romano existían dos días 29 que no eran tales, puesto que respondían al “sexto día de las calendas de marzo” y al “bi-sexto día antes de las calendas de marzo”. Su sucesor, el Gregoriano, incluyó años bisiestos cada cuatro años, según un ciclo de 400 años. La mayoría de países iba adoptando ese formato como almanaque, fijando el primer día del año en el 1 de enero. El famoso día 29 de febrero se calcula fácilmente pues si un año cuenta con 365 días, 5 horas y 48 minutos (se simplifican a seis horas), genera que, cada cuatro años, sumen un total de 24 horas, es decir, un día añadido.

Se dice que el día 29 de febrero, las mujeres pueden proponer matrimonio a su novio. Si el novio no acepta, por tradición debe compensar a su novia con un beso y un camisón de seda. También es sabido que en Irlanda, los bebés que nacen el día 29 de febrero, recibirán un premio de setenta libras ‘extras’ y que en algunas poblaciones, a los ‘ventinuevefebreristas’, se les denomina Leapers, elemento que procede del término ‘Leap year’, año bisiesto en inglés. Cientos de anécdotas que acompañan vidas como la de Hauke Brueckner, un periodista que logró ser jefe de prensa de un club tan singular como el St.Pauli, al que defiende en los medios y también en el césped. Porque además de ‘leapers’ y de cumplir años el 29 de febrero, también se viste de corto.

Holger Stanislawski, el singular técnico de un club especialmente atípico como el St.Pauli, sufrió en las últimas semanas una auténtica masacre en forma de lesiones en su defensa. El equipo del Barrio Rojo de Hamburgo, esperpéntico en muchas de sus ideas y defensor de sentimientos más allá del fútbol, genera anécdotas casi a diario y al míster, se e iba a ocurrir otra aprovechando el desolador aspecto de su línea defensiva. Cansado de pensar posibles opciones que salvaran momentáneamente su crisis de vestuario y consciente de que en unos días recibía al equipo revelación de la Bundesliga (el Hannover), la solución de emergencia fue, ni más ni menos, que coger el móvil, buscar en la agenda a Hauke Brueckner y llamarle. No buscaba promover una cita con la prensa y tampoco esconder algún refuerzo de los medios, sino convocarle para la lista de jugadores que trabajarían para la cita liguera.

“Contra el Hannover sólo tenemos cuatro defensas disponibles, por tanto, tiene sentido contar con Hauke, dijo Stanislawski, muy amigo de su jefe de prensa, al que aún se le recuerda en su etapa de jugador. Evidentemente, no se trataba de un veterano sin nociones futbolísticas ni de un trajeado hombre de negocios sin artes para la pelota, porque Brueckner, de sólo 31 años, ya sabía lo que es sentirse futbolista. Llegó a disputar 49 partidos con la elástica del club del Millerntor, aun que sólo diez de ellos en Segunda División y hace casi una década. Después sumó otra treintena en el modestísimo Holstein Kiel, aunque sus dotes no le dieron para alargar su carrera y abandonó en 2010.

Un año más tarde, volvió a sentirse profesional, un emocionado de la profesión a la que tantos sueños le dedicó de niño y la que, pese a todo, le abrió las puertas a la que practica a diario como empleado del St.Pauli. “Cuando entré en el vestuario con mi bolsa, los chicos me miraban como si no pudieran creérselo. Me gastaron unas cuantas bromas, pero les conozco bien y después ya todo fue bien”. Fue convocado, se sentó en el banquillo pero no tuvo minutos. Lo peor fue la derrota (0-1) pero Brueckner se convirtió así en el primer ‘press-player’ de la historia del fútbol. Curiosamente, dos días antes de su cumpleaños. Sí, el famoso 29 de febrero. El ‘press-player-day’ en St.Pauli.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche