Histórico
8 marzo 2011Jose David López

Arsenal: La gran noche de los ‘Wenger Boys’

Sus detractores siempre podrán echarle en cara la poca rentabilidad en palmarés y las mínimas noches de gloria que ha dejado en su trayectoria pese a ser considerado uno de los mejores entrenadores del mundo. Sus seguidores continúan ensimismados ante el virtuosismo de un estilo llevado al césped con chicos, adolescentes que se hacen mayores en el campo y que encuentran su forma de expresión en manos de un técnico que asume el reto junto a ellos. Razones de peso en cada bando pero en Champions, no sirve con la imagen pues la historia es cruel y sólo recordará a los que levantaron la ‘orejona’ año a año.

Y Arsene Wenger, más allá de la aureola mediática que lo envuelve desde que gestara el Arsenal campeón a principios de siglo con Bergkamp, Henry, Pires o Vieira, ha perdido prestigio anualmente por falta de títulos. Por ello, ante la críticas de un estilo preciosista, vistoso y amable con el espectáculo pero incapaz de levantar títulos con cierta regularidad, el técnico alsaciano tiene la oportunidad de oro para reclamar su posición en la esfera futbolística. Ganar al candidato de todos, eliminándolo en su estadio y dar un paso previo para ganar la tan deseada Champions, le coronaría. Sin resultados, su estilo y sus jóvenes promesas seguirán siendo eso, un cúmulo de brillantez inocuo. Hoy es el día de acabar con ese aspecto inocente.

Una de las peores pesadillas de Arsene Wenger y de su proyecto a largo plazo en el Emirates siempre fue la constante irregularidad en sus planteamientos. Nunca por cambios de sistema pues el alsaciano sigue un modelo fijo pero sí es la incapacidad para prolongar la confianza y los automatismos en su plantilla, constantemente golpeada por las lesiones. No recuerdo campaña donde el Arsenal contara desde el principio hasta las fechas decisivas con su bloque intacto para poder competir de tú a tú con cualquier rival, sino un Arsenal siempre obligado a situar ‘parches’. En el Camp Nou la tradición continúa pues sus dos principales estrellas, Cesc Fábregas y Robin Van Persie, llegan tocados y casi hundidos pues su ritmo no es el adecuado y han pasado varios partidos en el graderío londinense. Pero parece que forzarán.

Sin embargo, la realidad del Arsenal es que sus opciones siguen abiertas en todas las competiciones. Siendo sinceros, realistas y hasta un poco futurólogos, los Gunners tienen todo de cara para levantar un título esta campaña. Están a un solo partido del Manchester United en la lucha por la Premier (además, tienen un choque menos aún pendiente), siguen vivos en la FA Cup donde precisamente se cruzan con los Red Devils de Ferguson en los cuartos de final y en Champions, su gran reto, llegan a suelo azulgrana con ventaja mínima (2-1). Tres frentes abiertos pero las mismas sensaciones dubitativas de antaño, las que le persiguen cuando se trata de concretar y definir. La que arrastró hacia el debate hace apenas dos semanas perdiendo de manera inexplicable e imprevisible la final de la Carling Cup ante el Birmingham (1-2).

Ahora los de Wenger suman sólo dos victorias en los últimos cinco partidos (una de ellas ante el modestísimo Leyton Orient en FA Cup), llegan tras un sinuoso caminar sin pegada ante el Sunderland en Premier (0-0) y obligados a cambiar la cara competitiva en un escenario donde ya han sido aleccionados en el pasado. Muchos retos en un solo partido. Muchas cuentas pendientes ante el rival y el entorno menos apropiado. Por eso es su noche. Por eso es su momento.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche