Histórico
22 febrero 2011Francisco Ortí

La segunda vida de Jesper Gronkjaer

Dame N’Doye nunca olvidará el 2 de noviembre de 2010. Es la fecha en la que volvió a nacer. Todo sucedió en cuestión de segundos. El Copenhague se enfrentaba al Barcelona y el encuentro transcurría con normalidad hasta que a los doce minutos la realidad se tiñó de negro para el delantero senegalés. Tras recibir una brutal entrada de Víctor Valdés cayó inconsciente, debatiéndose entre la vida y la muerte sobre el terreno de juego. El pánico poseyó al Parken Stadion, pero alguien reunió la calma suficiente para salvar la vida a su compañero, evitando que se tragase la lengua.

Cuando vi que Dame no se movía me preocupé. Le revisé la lengua y por suerte se despertó“, explicó el inesperado héroe. El particular ángel de la guarda de Dame N’Doye es Jesper Gronkjaer (Groenlandia, 1977), quien concedió a su compañero el regalo de una segunda vida gracias a su rápida intervención. Una segunda vida de la que también está disfrutando Gronkjaer desde que en 2006 se puso a las órdenes de Staale Solbakken en el Copenhague y resucitó su carrera futbolística.

En la fría Nuuk, capital de Groenlandia, Gronkjaer comenzó a jugar a fútbol por “razones sociales”. “Empecé a jugar a fútbol porque mi madre me quería ver feliz y me obligó a salir a la calle a jugar con los otros niños que lo hacían cerca de mi casa”, relata el futbolista, quien a los pocos años se mudó a Dinamarca. Fichó por el Thisted. Posteriormente, recaló en las categorías inferiores del Aalborg, desde donde realizó su salto al fútbol profesional. Después llegó al Ajax, por petición de su compatriota Morten Olsen, y en 2001 alcanzó el cenit de su carrera: le contrató el Chelsea.

Fue un sueño hecho realidad ir a Inglaterra. Como muchos niños daneses, veía los partidos del sábado en la Premier League. Todos queremos jugar en la Premier League“, confiesa. En Stamford Bridge, Gronkjaer disfrutó de sus mejores años pegado a un balón. Bajo el bastón de mando de Claudio Ranieri, en un Chelsea que todavía no conocía los petrodólares de Roman Abramovich, el danés desplegó todo su arsenal futbolístico, patentando su gol marca de la casa. “Fueron buenos momentos“, recuerda.

Todo se torció durante el verano del 2004. La llegada masiva de fichajes multimillonarios a Stamford Bridge dejó a Gronkjaer sin sitio en la plantilla blue y se marchó al Birmingham. Fue el inicio del declive. En St. Andrews no encaja, y cinco meses después se muda al Atlético de Madrid, donde, a pesar de algunas buenas actuaciones, tampoco logra adaptarse y, por petición de su mujer, vuelve a cambiar de aires seis meses después. Su nuevo destino sería el Stuttgart, pero los problemas de adaptación volverían a impedirle echar raíces y sólo aguantó una temporada en la Bundesliga. Cansado de peregrinar, en 2006 optó por abandonar las ligas de primer nivel y regresó a Dinamarca, para recalar en el Copenhague e iniciar una nueva vida.

Sus primeros pasos en Parken Stadion fueron complicados por culpa de las lesiones, pero con la ayuda de Solbakken logró reponerse y ha liderado al equipo danés hasta la conquista de cuatro ligas, una copa, y convertirlo en un habitual de la Champions League. Una competición gracias a la que Gronkjaer se enfrentará a su vida anterior. El Copenhague disputará los octavos de final contra el Chelsea, un cruce que ha desatado sensaciones enfrentadas en el jugador danés. “Será un partido especial, pero no quería enfrentarme a ellos”, reconoce. En cualquier caso, Gronkjaer tendrá este miércoles la oportunidad de vencer a su pasado y disfrutar de su segunda vida. Y lo hará junto al también ‘renacido’ Dame N’Doye. Ambos han descubierto que siempre hay una segunda oportunidad.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche