Histórico
15 febrero 2011Francisco Ortí

La conexión ‘Cudicini’ de Milan y Tottenham

Después de cinco años defendiendo con brillantez la portería del Milan y una dilatada trayectoria profesional a Fabio Cudicini (Trieste, 1935) le llegó la hora de colgar los guantes. Dejaba atrás una innumerable colección de títulos entre la que destacaba la Copa de Europa lograda en 1969 a las órdenes del legendario Nereo Rocco. El trabajo Ragno Nero (araña negra) bajo los palos fue crucial para la consecución de aquel trofeo y estuvo especialmente brillante en dos encuentros. Contra el Celtic en Glasgow protagonizó una actuación inolvidable, pero su noche más recordada la viviría en Old Trafford, en las semifinales del torneo.

Cudicini y su Milan se veían las caras contra el Manchester United, vigente campeón de Europa, después de haber empatado a cero en San Siro. Los Red Devils contaban con mitos como Denis Law, Bobby Charlton o George Best y un infierno en las gradas. “Era un ambiente ensordecedor”, recuerda Fabio. Los hooligans la tomaron contra el portero rossonero, hacia el que volaban objetos sin descanso hasta que uno impactó contra su cabeza. Cudicini quedó tendido inconsciente sobre el césped. El doctor Monti logró que recuperara el sentido y le recomendó que abandonara el terreno de juego, pero Cudicini se resistió a hacerlo. No quería perderse una semifinal de Copa de Europa por culpa de una brecha y encontró el apoyo en su entrenador. “Deja de hacer el tonto y vuelve corriendo a la portería”, cuenta el guardameta que le gritó Nereo Rocco.

Cudicini fue el héroe en aquel partido y facilitó la clasificación para la final de Madrid en la que el Milan venció al Ajax (4-1) y se convirtió en campeón de Europa. Por ello Ragno Nero se retiró como ídolo para los tifosi rossoneri. Se despidió levantando la Coppa de Italia, pero con dos cuentas pendientes. La primera fue no haber podido ser nunca internacional -Dino Zoff, Lorenzo Buffon y Enrico Albertosi le cerraron las puertas. Lo segundo, haber dejado escapar la Copa de la UEFA durante su última temporada en activo. El Milan alcanzó las semifinales de la Copa de la UEFA 1971-72 (la primera edición con este nombre) y se veía campeón, pero cayó a manos del Tottenham. De este modo, el conjunto londinense -posterior campeón- birlaba a los rossoneri la oportunidad de levantar la primera Copa UEFA y ponía fin de manera brusca a la carrera europea de Fabio Cudicini.

Casi cuarenta años después este Milan-Tottenham marcado por lo negativo en la memoria de Ragno Nero se reeditará este martes en los octavos de final de la Champions League. Sin embargo, tendrá un sabor especial para Fabio Cudicini puesto que, pese a su corazón rossonero apoyará al equipo que un día fue su verdugo. Esta incoherencia encuentra explicación en la genética. En el actual Tottenham milita el también portero Carlo Cudicini (Milán, 1973), hijo de Fabio Cudicini, por lo que la leyenda del Milan tendrá que apagar por una noche su pasión rossonera para seguir los dictados de la genética.

Del mismo modo que Fabio vivirá un partido especial, también lo hará Carlo. Aunque Carleto nunca pudo ver jugar a su padre como profesional -nació después de que este se retirara- su espigada sombra le ha acompañado durante toda su carrera, especialmente durante sus primeros años de formación en la cantera del Milan. Carlo no llegó a la altura del mito de Ragno Nero y -tras pasar por AC Prato, Lazio y Castel di Sangro- escapó de él emigrando a Inglaterra, donde le acogió el Chelsea para regalarle los mejores años de su carrera, y este verano se mudó al Tottenham. Quince años después de abandonar el Milan y tras muchos kilómetros recorridos vuelve a encontrarse con su pasado.

La genética ha sido caprichosa con los Cudicini. A ambos les preparó para ser porteros de fútbol a primer nivel. Pero más caprichoso ha sido el destino. Para Fabio el Milan-Tottenham significó el adiós a su carrera en el fútbol europeo. Para Carlo, en el ocaso de su trayectoria profesional, puede tener un desenlace similar. La diferencia es que el segundo lo tendrá que vivir desde el banquillo, salvo que Harry Redknapp diga lo contrario.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche