Histórico
19 enero 2011Jose David López

Malmoe y la inscripción maldita de Eklund

Suecia 1992, esa Eurocopa casi ignorada desde nuestro país por la no participación de España aunque histórica por el título de Dinamarca, invitada al torneo para suplir a la extinta Yugoslavia, despertó en mí un maravilloso interés por el fútbol escandinavo. Soy fiel admirador de Henrik Larsson, uno de los jugadores fetiche de por vida, así como de los iconos de la época, que respondían a los nombres de Ravelli, Brolin, Dahlin o Kenneth Anderson. Disfruté visionando al crack de los 50, Kurt Hamrin o al killer Gunnar Nordahl, así como los mitos de Rio Kalle o Nacka Skoglund pero, todavía, esta vida de trabajo intenso me frenó los impulsos de viajar a Malmoe.

La ciudad más estética del país, cuyas calles representan un paisaje revitalizante a través de una arquitectura experimental y sensible con el medio ambiente, atrapa cada día a más turistas de exclusividad. La capital de Escania, la provincia del sur más cercana a Dinamarca, es un ejemplo del lujo arquitectónico. Ha renovado la economía del país, pero más allá del placer del Vastra Hamn, del puente Oresund o de la torre diseñada por Calatrava, Turning Torso, los turistas quedan prendados del misterio de Ingemar Eklund y su inscripción maldita.

Y es que el fútbol tiene un papel de relevancia en la vida cotidiana de una ciudad estéticamente tan vanguardista como Malmoe. El Swedbank Stadion, antiguo Himmaborgen, no pudo resistir los aires atrevidos de la ciudad y hace dos años presentó su nueva cara con motivo de la Eurocopa Sub 21. Hoy, en su sala de trofeos, donde pudo estar una Copa de Europa no ganada en la final de 1979 (ante el Nottingham Forest en un hecho histórico para el fútbol escandinavo), hay 14 títulos ligueros y otros 14 de Copa a pesar de que la última Allsvenskan 2010 (nombre del campeonato liguero sueco), representaba el trofeo número 15 de su historia.

El pasado 7 de diciembre de 2010, la victoria por 2-0 ante el Mjallby en la última jornada, devolvía el trono del fútbol sueco al Malmoe, considerado junto al Goteborg y AIK, los tres gigantes históricos del país. Sin embargo, apenas dos días después, la Asociación Sueca de Fútbol (SvFF) indicó que estaba decidida a acabar con los rumores persistentes sobre una inscripción secreta realizada por Ingemar Eklund, un grabador de Estocolmo que había fallecido recientemente. Al parecer, este orfebre, hincha pasional del Hammarby, habría inscrito en el trofeo “Bajen Forever”, ya que a su club, campeón en 2001, se les conoce como los Bajen.

“No sabemos si es cierto, creemos que es un mito, pero estamos decididos a averiguarlo”, señaló el secretario general de la SvFF, Mikael Santoft, con lo que el trofeo empezó a ser examinado minuciosamente en una operación quirúrgica sin precedentes dentro de una copa. Sin embargo, tras una artroscopia realizada a cargo del médico de la selección nacional, Magnus Forssblad, la sorpresa fue mayúscula al encontrar  un mensaje secreto. De manera inesperada, no a favor del Hammarby, sino del Djurgaarden, club de Estocolmo: ¡Djurgaarden resultatet är den bästa! (íEl Djurgaarden es el mejor!). “Vamos a quitarlo. La Copa de Lennart (nombre que recibe el trofeo en honor al ex presidente sueco de la UEFA), debe ser enteramente en su honor”, explicó el portavoz de la federación, Jonas Nystedt, aludiendo al mensaje.

Según los medios suecos, el autor de las inscripciones es el ex colaborador de Ingmar Eklund, cuyo nombre aún permanece en el anonimato. En la sombra y con maestría, ha puesto en jaque al fútbol sueco y ha situado al deporte rey en el atractivo misterio que rodea a la ciudad más vanguardista de Europa. Una excusa más para conocer Malmoe.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche