Histórico
11 enero 2011Francisco Ortí

La FIFA cambia de rumbo

El fútbol evoluciona y las reglas cambian, sobre todo cuando es la FIFA quien mueve los hilos. A las discutidas elecciones de Rusia y Qatar como sedes de los Mundiales 2018 y 2022 para ampliar las fronteras del deporte rey hay que sumar otra controvertida decisión de Sepp Blatter y sus vasallos con la entrega del Balón de Oro 2010. El galardón ha caído en manos de Lionel Messi, ciertamente el mejor jugador del mundo, pero la polémica reside en que el premio se otorga al futbolista que mejor rendimiento ha ofrecido en un año natural, y no a quien cuenta con las mejores condiciones para la práctica del balompié.

La entrega del Balón de Oro ha sido más o menos discutida a lo largo de las últimas décadas, pero sus unidades de mesura para elegir al mejor ya estaban aceptadas en gran medida. France Football, revista que entregaba el trofeo, no premiaba al mejor jugador en esencia, si no al que mejor rendimiento había ofrecido en un año y, sobre todo, al que más títulos había cosechado. Así se explica que jugadores como Fabio Cannavaro o Matthias Sammer (no pongo en duda su calidad) cuenten con un Balón de Oro en su palmarés, mientras que otros como Laudrup, Romario o Raúl sólo lo puedan ver en la portada de la revista.

Bajo esa política de France Football tres hubiesen sido los candidatos lógicos a levantar el galardón en este 2010: Wesley Sneijder (Triplete con el Inter y finalista del Mundial), Xavi Hernández (semifinalista de Champions, campeón de Liga y campeón del Mundial), y Diego Forlán (campeón de la Europa League, semifinalista y Balón de Oro del Mundial). A la terna podríamos añadir a Andrés Iniesta, quien dio brilló a su irregular 2010 desde Sudáfrica y en año de Mundial no se puede obviar lo que sucede en la competición más importante de este deporte.

Ellos se hubiesen debatido el Balón de Oro 2010 y así lo evidencian las votaciones. Apoyándonos únicamente en los votos emitidos bajo el antiguo sistema de elección (los votos de los corresponsales de France Football) el premiado hubiese sido el holandés Wesley Sneijder. Sin embargo, el Balón de Oro es ahora propiedad de la FIFA y las normas han cambiado. Al menos eso se extrae del primer ganador elegido desde la unión de France Football y el organismo europeo.

Y es que el encumbrado en Zurich como el mejor jugador del planeta no ha sido ni el que más títulos ha ganado, ni el que mejor Mundial ha completado, ni el que más decisivo ha sido a lo largo del 2010. El FIFA Balón de Oro 2010 reposa simple y llanamente en el mejor, y ese es Lionel Messi. Por mucho que duela en España -y duele mucho-, es innegable que el argentino del Barcelona es el mejor con un balón en los pies. La pena es que las normas del juego han cambiado justo cuando estas más nos beneficiaban.

El Balón de Oro parece negado a manos españolas y Luis Suárez tendrá que continuar esperando para encontrar un sucesor. Pese a todo no hay motivos para la lágrima. Que la FIFA no considere a Iniesta ni Xavi como los mejores no empaña que en conjunto España sí es el mejor equipo del mundo, y el Mundial así lo acredita. Mientras la FIFA sienta un precedente con este trofeo no me queda más que desear que los demás se queden con los Balones de Oro mientras nosotros continuemos ganando mundiales.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche