Histórico
15 diciembre 2010Jose David López

Mao Molina, el ambulante de la pelota

En Talavera, donde nací y crecí, el día del denominado ‘mercadillo’ siempre se estableció en los miércoles. No soy muy afín a este tipo de aglomeraciones comerciales de perfil básico, tan ordinario en algunas ocasiones por el nivel de calidad de lo que se expone en venta, pero aún mantengo recuerdos de cuando apenas levantaba un metro del suelo. Frutas cultivadas en los terrenos de aquellos vendedores con más labia que apariencia, prendas con singular parecido a las que vendían cinco veces más caras en la tienda deportiva de enfrente y cd’s musicales de incierta originalidad, eran el patrón universal que se sigue repitiendo hoy en día (supongo desde la distancia).

Este miércoles, a miles de kilómetros, en Zayeb (Abu Dhabi), otro exponente de la venta ambulante estará practicando su oficio en uno de los escenarios más apetecibles para todo aquél que se inicia en esta cruzada: El Mundial de Clubes. Su lugar de venta es el césped de un campo de fútbol y su producto, una destacable calidad con la pelota, su materia prima. No existen gritos del que vende, sino de los que lo disfrutan. Tampoco hay quejas por la garantía de su género, sino aplausos por lo regular de su empeño. Su nombre, Mauricio (Mao) Molina.  Su profesión, ambulante de la pelota.

Y es que a Mao le enseñaron el oficio al norte de su Medellín natal, en Antioquía, en los naranjas del Envigado. Tuvo que hacerse mayor y saber dominar sensaciones ante jugadores mucho más aguerridos y agresivos, sin miramientos pese a tener delante a un pequeño delantero de apenas 16 años. Fue vendido a Santa Fé para foguarse a nivel nacional ya como referencia de futuro, aunque una grave lesión le frenó, reapareciendo ya como referencia ofensiva del Independiente de Medellín. Sólo estuvo en año en el DIM, porque fue el killer de una institución que volvía a liderar el fútbol colombiano tras 45 años de sequía. Ante su explosión, la fuerza económica de México le hizo abandonar su país rumbo al Monarcas Morelia, donde inició una gira mundial que aún hoy sigue siendo su ADN, el del ‘trotamundos’ más carismático del fútbol actual.

Al Ain de Emiratos Árabes, San Lorenzo de Almagro en Argentina, Olimpia en Paraguay, Estrella Roja en Serbia, Santos en Brasil y, desde 2009, estrella absoluta del Seongnam sur-coreano (ocho países, once equipos). Ha tenido tiempo de marcar cuatro goles en un partido de la Libertadores, se asomó a las competiciones internacionales en el mítico ‘Pequeño Maracaná’ y ha levantado la Champions de Asia siendo el eje central y el jugador clave en uno de los epicentros asiáticos de mayor crecimiento futbolístico en la última década. Ahora, con 30 años, su último reto es mantener la esperanza coreana en el Mundial de Clubes, donde ya ha logrado anotar (en cuartos de final) y donde hoy será la gran amenaza al futuro interista de Rafa Benítez.

Sabe que la ‘espinita’ a su carrera está en Colombia, pues con la selección ‘cafetera’ apenas ha podido mostrar su nivel, sólo aprovechado en mínimas proporciones en la Copa América 2001 precisamente celebrada en Colombia y con victoria final para los de Pacho Maturana. “No sé qué pasa en la selección pero evidentemente, hace tiempo que no voy y me gustaría contribuir, dejó caer hace pocas fechas. Podría hacerlo con goles, carácter ganador y una cultura balompédica que nadie en el planeta puede igualar porque, tomando gotitas de cada una de sus aventuras, este bohemio vendedor de balones, es capaz de hablar cuatro idiomas lingúisticos y uno planetario, el del fútbol, su vida.

Entrevista a Mao Molina esta semana en el Mundial de Clubes desde Play Futbol

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Hazte socio de El Enganche FC

Somos un club independiente que lucha por ascender. Nace con una plantilla profesional, competitiva, y llena de energías para el futuro. Con una 'caja de cerillas' como estadio y una afición fiel que confía en auparnos hasta la élite. El sueño ya ha empezado pero necesitamos tu apoyo. Para mantener el Fair Play financiero y evitar las deudas que consuman nuestros ánimos, necesitamos tu entrada cada 15 días, tu abono de temporada, tu aliento...

Únete a El Enganche

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche